Muerte neonatal o intrauterina: una realidad

Muerte neonatal o intrauterina: una realidad

El 15 de octubre se conmemora el Día Internacional del Duelo por Muerte Gestacional y Neonatal.

Foto:

 -

14 de octubre 2015 , 02:52 p. m.

Esta es una realidad frecuente; en Colombia mueren 10 de cada 1.000 bebés y es uno de los fenómenos emocionales más intensos para los seres humanos, ya que es un hecho contrario al ciclo vital esperado, y tiene gran impacto psicológico.

La muerte, en cualquiera de las etapas de la vida del hijo que se espera, es desvalorizada y minimizada. Difícilmente estos padres reciben el reconocimiento social de sus lazos de paternidad y maternidad con un bebé que no nació o que falleció y, si es un aborto inducido, puede ser más difícil aun.

En los intentos de mitigar el dolor propio y el de los padres, no les permitimos hablar de lo que pasó; esperamos de ellos una ?recuperación pronta? o que existan ?tiempos suficientes? para llorar al hijo.

Realmente no es así; es fundamental comprender que las expresiones emocionales en el duelo son necesarias y que el hablar del hijo o recordarlo es la manera que encuentran los padres para honrarlo y darle lugar en la familia.

Es necesario permitir las emociones sin juzgarlas y entender con tranquilidad que la tristeza no siempre es sinónimo de patología o riesgo para la salud.

En medio de los intentos por consolar, sugerimos ?reemplazar? o ?compensar? la pérdida. Por ejemplo, proponemos planes, ideas, otros hijos, objetos o personas en los cuales pensar, cuando el lugar del hijo fallecido realmente no puede ni debe ser encubierto. Lo único necesario es acompañar a estos padres respetuosamente.

Permitir que sean ellos los únicos con el derecho para recoger, guardar o deshacerse de los objetos, regalos o ropa del bebé, a menos que ellos expresen algo diferente; dejar que hablen de sus emociones y de lo vivido, que permanezcan mucho tiempo en pareja y, por algún tiempo, alejados de familia y amigos cuando así lo sientan.

Muy importante será evitar acciones o comentarios que nieguen o desvaloricen el momento por el que se pasa y el pesar por el hijo fallecido, como, por ejemplo: ?pueden tener más hijos?, ?fue mejor que esto pasara? o ?aún era muy pequeño?, etc.

El duelo perinatal es similar a otros duelos, los padres experimentan rabia, tristeza, vergüenza, se perciben a sí mismos como ineficaces y culpables. Las reacciones dependen de cada individuo y, por lo mismo, no existen ?estándares? en los tiempos de evolución o ?recuperación? emocional.

No podremos evitar la pérdida ni el dolor, pero sí podemos ayudar a que el camino sea más respetado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.