Eltiempo Multimedia

La doctora Clown y la terapia de la risa

Por: DIEGO SANTACRUZ REPORTERO GRÁFICO DE ELTIEMPO | 11:18 a.m. | 30 de Abril del 2013

La doctora Clown y la terapia de la risa

Luz Adriana Neira, la Doctora Clown.

Foto:

En las navidades, Luz Adriana Neira no solía recibir regalos. Estrenar un juguete era un sueño para ella.

Esta mujer, nacida en Armenia, tiene los mejores recuerdos de su niñez, porque siempre estuvo rodeada del amor de su familia. Hoy, en su trabajo, ella transmite ese cariño a miles de niños y niñas.

Luz Adriana quiso estudiar fuera del país y así lo hizo. Viajó a Europa con muchos sueños, poco efectivo hablando español y con el idioma universal de la risa. Se matriculó en la Escuela de Movimiento teatral Mimenschule ILG en Zürich Suiza y solo después de un año, y luego de hablar mejor el idioma­, se dió cuenta de que estudiaba en una universidad de payasos. Entonces, entendió que en la vida nada es coincidencia y que el universo se había puesto en orden.

Ella es una payasa transformadora: cambia los momentos de la gente en alegría. No tiene espectadores sentados en un teatro, tiene pacientes. Llega a los hospitales y clínicas sin avisar y siempre es bien recibida. Su energía contagia de alegría a todos los pacientes con los que se cruza. La sonrisa de un niño convaleciente es su mejor salario. Su trabajo, aunque no lo parezca, es una tarea de precisión, pues depende no sólo de un buen y oportuno chiste, sino también de tacto; debe dosificar su energía ya que cada paso cuenta. Levantar el ánimo de los pacientes contribuye a mejorar su salud emocional y con ello, a aliviar su estado de salud. La “Terapia de la Risa”, como ella le llama, disminuye las náuseas y los dolores de los pacientes con cáncer, quienes reciben con mayor disposición los tratamientos al sentirse más contentos.

Luz Adriana Neira, de 43 años, es la creadora de la Fundación Doctora Clown en Colombia. Ella y sus payasos –a su lado trabajan unos 28 clowns– hacen esta terapia a pacientes en los diferentes hospitales y clínicas del país. Su actividad es más que un trabajo. La nariz de payaso es, para ella, una herramienta personal de cambio, para sí misma y para los demás, un objeto mágico que la convierte en un súperheroe. Su clown se llama ‘Glugly’, que viene de la palabra en alemán Glücklich mal dicha, que quiere decir “felicidad”. El personaje que interpreta es una duende; su atuendo de colores azul claro y fucsia, acompañados de su inseparable bata blanca decorada, le permiten encarnar a una doctora clown tierna, irreverente, imprudente, inteligente y sin prejuicios. ‘Glugly’ es el resultado de un proceso que Luz Adriana ha desarrollado durante quince años y, por medio del cual, consiguió darle a los otros lo que se siente por dentro. Cuando ella se viste de ‘Glugly’ es como si cogiera el mundo a dos manos, jugara e hiciera malabares con él.

Diego Santacruz
Reportero gráfico de ELTIEMPO

    Publicidad
    Paute aquí

    Recomendados en Facebook

    Publicidad
    Paute aquí

    Reportar Error

    ¿Encontró un error?

    Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

    Los campos marcados con * son obligatorios.

    *
    *
    *

    Mostrar Comentarios