Nuquí, el paraíso chocoano de selvas y ballenas

Nuquí, el paraíso chocoano de selvas y ballenas

Este municipio exhibe la biodiversidad propia de los mares y las junglas.

fg

Los recorridos para avistar las ballenas toman aproximadamente dos horas en lancha por mar abierto del Pacífico.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

14 de septiembre 2016 , 11:46 p.m.

Cuando junio se va consumando las ballenas yubarta, esos gigantes de proporciones descomunales, hacen su arribo al Pacífico colombiano. Y uno de sus destinos preferidos es Nuquí, en el departamento del Chocó.

Luego de migrar varios miles de kilómetros, estos cetáceos buscan aguas cálidas para aparearse y dar a luz a sus crías. Y no viajan solos. Manadas de delfines los acompañan en una larga travesía que comienza en la Antártida.

Estas aguas no son solo los corredores y el hogar de paso de estas viajeras. Nuquí, esta joya del Pacífico, también es morada de una infinita biodiversidad marina residente, en la que coloridos peces, moluscos y crustáceos colonizan las rocas resguardadas por el mar. En esta zona, la belleza terrestre es igual de diversa a la que vive en el océano. Justo donde el mar toca tierra con sus olas poderosas comienza una espesa jungla. Un reino distinto donde los tonos verdes dominan, bloquean los rayos del sol y hacen de las caminatas auténticas travesías.

Aquí, sus moradores no nadan, no tienen escamas. Sus cuerpos poseen plumas, patas o su piel es húmeda. Vuelan, caminan, se arrastran o brincan. Viven de la vegetación, se alimentan con ella o la utilizan para camuflarse y acechar a sus presas. Quizás una de las mayores exhibiciones de esta selva húmeda la ofrecen las ranas venenosas.

Sus radiantes colores llaman la atención al instante, pero son una advertencia del poder letal de su veneno. Un miligramo del tóxico que segregan estos anfibios en su piel puede afectar hasta a diez seres humanos.

Avistarlas, a pesar de su colorido, es difícil. Se necesita de un ojo adiestrado para descubrirlas en la jungla. El guía local, Carlos Jaramillo, es el indicado para hallarlas. Cuando se llega al sitio donde tienen su hábitat, poco a poco se dejan ver y se puede admirar su belleza.

En las selvas de Nuquí, aves, gusanos, arañas, ranas y lagartos adornan árboles y caminos; en el mar, ballenas, delfines, peces y miles de otras especies convierten a esta población chocoana en uno de los lugares más hermosos y biodiversos de Colombia.

Si usted va

No se puede perder este plan.
Precio: desde $ 1’695.000 durante cuatro días por persona. Incluye: tiquetes aéreos desde Medellín, alojamiento, alimentación y excursiones.
Actividades: excursión para avistamiento de ballenas, caminata a la Cascada del Amor y a las termales; guianza y servicio de kayak. El precio incluye IVA y seguro hotelero.
No incluye: impuestos del tiquete y tasa Medellín / Nuquí / Medellín, que cuestan $ 72.000. Entrada a termales ($ 13.000 por persona). Entrada de turismo de Nuquí ($ 8.000 por persona). Servicios no especificados en el plan.
Para mayores informes se puede ingresar a: www.nuquinautilos.com, o comunicarse con los teléfonos 322 3625 en Medellín o al 320 596 1477.

GUILLERMO OSSA
Reportero gráfico de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA