Planes alternativos que se pueden disfrutar en San Andrés

Planes alternativos que se pueden disfrutar en San Andrés

Desde bucear hasta cabalgar por montañas, un recorrido por los otros encantos sanandresanos.

San Andrés, los planes que no están en el todo incluido| EL TIEMPO| Octubre San Andrés, los planes que no están en el todo incluido| EL TIEMPO| Octubre

San Andrés, los planes que no están en el todo incluido

06 de octubre 2016 , 06:27 a.m.

Si fuera necesario pintar con un color el mapa de San Andrés, existiría una fina y altísima discusión entre delinearlo de verde o bordear sus playas con el azul. Del azul, la isla que se dibuja al norte del mapa de Colombia tiene la tranquilidad. Del verde, el archipiélago declarado Reserva de la Biósfera por la Unesco posee la armonía.

Si fueran los colores los que a gritos pidieran escoger un lugar para proyectar las 110 tonalidades que el azul puede revelar a los ojos humanos y las cerca de 100 que deja escapar el verde, ese sería sin duda alguna San Andrés. Sin aterrizar en la isla, cuando apenas se sobrevuela, ya puede advertirse una identidad que, si bien pertenece a Colombia, no es del todo colombiana y que, si bien está cubierta por el Caribe, no es del todo caribeña.

Esa identidad, que, forjada por el creole –lengua hablada por la población raizal–, reúne en un mismo escenario recuerdos de una novela de aventuras: historias de colonos europeos, algodón, tráfico de esclavos y piratas.

Narraciones de ingleses, franceses, colombianos y árabes que, como lo expresa Mike Watson, taxista de la isla, no son ni colombianas ni nicaragüenses. Son sanandresanas. “Yo me siento sanandresano”.

Apenas se pisa San Andrés puede escucharse el mar bailar. Olas expresivas danzan al ritmo de músicas nativas que transitan por los sonidos del reggae, el calipso y el socca. Del jawbone, mandíbula de caballo expuesta a la intemperie para que los dientes se aflojen y den música, se desprenden los rayos del sol. Pero la isla va más allá.

Entre tradiciones y memorias cruza el cliché del sol y la playa, logrando envolver al visitante que así lo acepte en un universo mágico donde, como parece cantarlo el artista local Jammin Jam, “la vida se escribe con agua”. Compartimos otros planes que muy pocos conocen y que le dan vida a esta isla.

Hacerse burbuja
rtyhfgh

Los amaneceres y atardeceres de la isla de San Andrés se clasifican entre los más bellos de Colombia. Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Foto:

Un mundo tan fascinante como el universo se esconde en las profundidades del mar. En San Andrés lo saben desde hace 16 años, cuando, en el 2000, recibieron la declaración de Seaflower de la Unesco por tener una de las barreras de arrecifes más extensas del Atlántico occidental.

Este reconocimiento, además de generar un compromiso de los isleños por la conservación de sus mares, también ha despertado la curiosidad de quienes buscan sumergirse y hacerse burbuja en las aguas cálidas y tranquilas del Caribe colombiano.

Tanto principiantes como expertos pueden realizar en la isla –también en Providencia y Santa Catalina– una inmersión. Adolfo Salinas, director del Centro de Buceo Buconos, es un compañero ideal para comenzar este viaje submarino. A los 5 años se enamoró del mar y desde hace 35 se dedica a guiar personas en esta aventura.

Desde 45 minutos –que por la relatividad del tiempo parecen 10– puede habitarse el ‘mar de los siete colores’, ese mismo donde el mirar corales duros, blandos, corales de cerebro, algas y peces coloridos se convierte en un ejercicio que, entre la biodiversidad, nos demuestra que no estamos solos.

La guardería del mar

Desde un kayak transparente se observa la guardería del mar. En un recorrido por el Parque Regional Old Point, los visitantes pueden encontrarse de frente con uno de los ecosistemas más importantes de la Tierra: los manglares.

Estos bosques, que crecen en estuarios y litorales pantanosos, son la base de la alimentación y reproducción de una gran diversidad de especies marinas, y aunque por años en San Andrés fueron basurero, comenzaron a recuperar su brillo en 1990.

EcoFiwi, una empresa familiar que hace alusión a lo propio –Fiwi en ‘creole’ quiere decir ‘lo nuestro’– brinda un ‘tour’ por esta sala cuna que, además de ser gestadora de vida, también captura el CO2 atmosférico, uno de los mayores causantes del calentamiento global. Durante el recorrido se puede conocer la historia de las comunidades costeras y su relación con los manglares como refugios, remar en kayak y caretear.

Caballos y montañas
rtyhfgh

Recorridos en kayak por los espesos manglares. Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Foto:

Una fórmula que combine caballos y montaña parecería incapaz de transportar a un visitante hasta San Andrés. Pero, convencido de la belleza de la zona rural de la isla, esa misma donde los nativos ‘veranean’, Etalberth Howard creó Native Horse, una empresa dedicada al turismo ecológico mediante cabalgatas. “Yo monto caballo desde pequeño, y en San Andrés siempre hemos cabalgado”, les responde Etalberth a quienes, sorprendidos, preguntan: “¿Cómo llegan los caballos a la isla?”.

Como jinetes, los turistas pueden descubrir la flora del archipiélago e identificar árboles como el de la fruta de pan -base alimenticia de la isla-, los almendros, el tamarindo y un árbol de canela cuyo sabor, a diferencia de otros, lo guardan las hojas.

Otros planes
rtyhfgh

Cabalgatas en la zona rural de la isla. Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Foto:

Disfrutar de la gastronomía: no se vaya de San Andrés sin disfrutar de la comida raizal. Puede hacerlo en las mesitas, puestos de mujeres que se ubican en el malecón de la isla, justo cuando cae el sol. Déjese tentar por un pescado frito, una torta de caracol, un pie de limón o una deliciosa torta de ahuyama.

Al ritmo del raizal: los isleños son ricos musicalmente. En septiembre, en San Andrés se realiza el Green Moon Festival. Al ritmo de la música raizal, visitantes y nativos se integran en una hermandad con el Caribe. Si usted no va en septiembre, camine por las calles sanandresanas y déjese sorprender por esos sonidos que, de repente, salen de las casas y centros culturales que, como el del Banco de la República, se convierten en un lugar de encuentro para todos.

rtyhfgh

El restaurante Donde Francesca, ubicado sobre la playa, llama la atención por su concepto ‘del mar a la mesa’. También, por la calidez en el servicio. Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Foto:

Si usted va

Los turistas, nacionales y extranjeros, requieren de una tarjeta para ingresar a la isla. En el aeropuerto desde donde viaja puede adquirirla. Cuesta $ 99.000.
Una buena opción de alojamiento son los hoteles Sol Caribe. Hay tres en toda la isla. https://solarhoteles.com
Para bucear, contacte a Buconos en el celular 3104329977 o el ‘e-mail’ buceaconadolfo@gmail.com. Minicursos desde $ 150.000.
Si desea visitar los manglares, comuníquese con Tammyth Sepúlveda en el celular 3166574988. Planes desde $70.000.
Si el plan es conocer las montañas, puede asesorarse en Native Horse, en el celular 3185500247. Recorridos desde $75.000.
Otras opciones gastronómicas son los restaurantes Donde Francesca, celular 3157701315, o Miss Celia, celular 3164506032.

PERLA TORO CASTAÑO
Enviada especial de EL TIEMPO*
* Invitación de Fontur y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA