Mérida, una ciudad española al estilo romano

Mérida, una ciudad española al estilo romano

Un interesante recorrido por esta famosa ciudad romana, que hoy sobrevive en el suelo ibérico.

fg

En esta ciudad hay varios monumentos antiguos para visitar.

Foto:

Andrés Hurtado García

29 de septiembre 2016 , 11:18 a.m.

Estudioso yo del mundo grecorromano, llevaba una espina clavada en el alma: no conocía la ‘Muy noble, antigua, grande y leal Augusta Emérita’. Pero todas las cosas llegan en la vida y Mérida también me llegó.

La fundó el emperador Octavio Augusto el año 25 antes de Cristo y fue la ciudad romana más importante de Hispania. Agradecido el emperador con los soldados de sus legiones les fundó está ciudad para que al retirarse vivieran allí tranquilos.

Eméritus en latín significa retirado. Y, por esas cosas de la evolución de los idiomas, Eméritus se convirtió en Mérida. Hay otras dos Méridas en el mundo hispánico, las dos hermanadas con esta: Mérida de Venezuela y Mérida de Yucatán (México).

Pudiendo haber viajado directamente de Madrid a Mérida preferí ir primero a Sevilla y desde allí en dos horas llegar a Emérita. Y llegué en el mejor momento. Era junio, recién iniciado el verano y celebraban las fiestas más importantes de la ciudad, llamadas Emérita lúdica.

La mayor parte de las personas se visten a la usanza romana, con largas túnicas, cinturones, guirnaldas en la cabeza y sandalias. Hermosos niños y niñas recorren las calles ataviados con túnica sueltas, llevando los niños espadas y las niñas flores. Las personas mayores son patricios y matronas y no faltan los senadores, los jueces, los soldados rasos, los centuriones con tremolantes cascos, los gladiadores, los esclavos y alguno vestido como si fuera el emperador.

rtyhfgh

Celebración al estilo romano frente al Templo de Diana.

Foto:

Estos romanos de Mérida hacen su vida ordinaria durante estos días y así ataviados van a la iglesia, a los restaurantes, al trabajo, a las representaciones en el teatro romano y en el anfiteatro.

Y sobre todo se pasean por las calles, atestadas de turistas que vienen de toda España y del extranjero a presenciar las alegres celebraciones y no faltan los que se unen a ellas ataviándose como ciudadanos romanos del siglo XXI.

Emérita Augusta fue capital de la provincia romana de Lusitania, y en el siglo VI fue capital del reino visigodo. En el año 713 la tomaron los moros pero fue liberada por los cristianos el año 1230.

Del pasado glorioso quedan dos poderosos puentes romanos, uno sobre el río Guadiana y otro sobre el Albarregas.

Los formidables arcos han dado paso al agua durante dos mil años y a las huestes romanas, moras y cristianas. Haciendo el contraste un elegante y vistoso puente del escultor Calatrava une los barrios de la ciudad sobre el Guadiana.

Mi primer día lo gocé admirando las tres grandes estructuras que dejó el imperio: el teatro romano, el anfiteatro y el circo. La imagen universal de Mérida es la estampa de su teatro romano, colosal, imponente, bien conservado, dotado de dos pisos de hermosas columnas en el escenario y con la estatua de una diosa que preside el conjunto.

Como en muchos supérstites teatros griegos y romanos de la cuenca del Mediterráneo se siguen celebrando aquí festivales de música y sobre todo se representan las obras inmortales de Esquilo, Sófocles, Eurípides y de los clásicos romanos.

El inmenso anfiteatro con capacidad para 10.000 personas fue escenario de combates de esclavos, gladiadores, fieras y recreaciones bélicas. Perfectamente conservadas se ven las estancias donde enjaulaban a los esclavos y a las fieras.

Visité con emoción todos los rincones del teatro y del anfiteatro. Y bajo un inclemente sol veraniego corrí toda la pista del inmenso circo donde se hacían las carreras de caballos y las pruebas atléticas. Su capacidad era de 30.000 espectadores.

rtyhfgh

El Teatro Romano de Mérida es uno de los monumentos más emblemáticos y mejor conservados de la ciudad. Toda una joya.

Foto:

Entre los varios recuerdos que dejó la Roma imperial en Mérida se encuentran las termas y el acueducto llamado de Los Milagros. Por el asombro que causaba a los que lo admiraban lo llamaron así pues se trata de una obra monumental.

El agua se traía del embalse de Proserpina por un canal que al principio era subterráneo, tallado en la roca viva y que en los últimos 850 metros de los 12 kilómetros totales salía al aire y formaban arquerías de 25 metros de altura.

Quedan en pie 73 pilares construidos en granito y ladrillo rojo. Data del siglo I de nuestra era. Acueductos romanos como este he visitado en Segovia (el más famoso de todos), Tarragona y Estambul.

Ciudad patrimonio

No solamente la ciudad en su conjunto es patrimonio de la humanidad según la Unesco, sino que varias obras por separado lo son, como los puentes romanos. Siendo Mérida hija de la Imperial Roma, esta le ha regalado el monumento de Rómulo y Remo y la Loba.

Los moros que estuvieron 700 años en España también dejaron su huella en Mérida. Abderramán II, el gran califa que engrandeció a Córdoba y se preocupó por las artes, la ciencia, la filosofía y que creó una fastuosa biblioteca, y del cual hay una estatua en Murcia, fue el constructor de la enorme alcazaba de Mérida. Es un cuadrado de 130 metros de lado. Las murallas están sensiblemente intactas y miden 2,5 metros de anchura y 10 de altura y dentro hay un aljibe que les proporcionaba el agua obtenida del río Guadiana.

Regresando a Sevilla pasamos por las famosas ruinas de Itálica, otra ciudad romana. Quedan en pie el anfiteatro, el teatro y un plano de la ciudad. Mérida e Itálica son las más famosas ciudades romanas, muy cercanas entre sí, que hoy sobreviven en el suelo ibérico. Huellas imborrables de Roma en España.

Si usted va

España hace parte del territorio Schengen y los colombianos no necesitan visa. Eso sí, deben cumplir con ciertos requisitos: tiquete con fecha de regreso, reservas hoteleras, dinero en efectivo y demás recomendaciones de la Cancillería: http://www.cancilleria.gov.co/especiales/visado-union-europea/
Se recomienda el AVE, tren rápido, de Madrid a Sevilla; dura dos horas y media y se toma en la estación de Atocha. De Sevilla a Mérida son dos horas en autocar.
En Mérida se recomienda el hotel Velada, excelente ubicación.

Andrés Hurtado García
Especial para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA