Edimburgo, entre la belleza y la historia

Edimburgo, entre la belleza y la historia

La capital de Escocia deslumbra con sus pubs, museos, monumentos y hermosos paisajes. 

Edimburgo

Dicen que Edimburgo se levantó sobre siete colinas: Calton Hill, Arthur’s Seat, Corstorphine Hill, Castle Rock, Craiglockhart Hill, Braid Hills y Blackford Hill. 

Foto:

123rf

11 de octubre 2017 , 10:00 p.m.

Escocia, el país dependiente del Reino Unido con paisajes fríos y cálidos, fue escogido como el más hermoso del mundo en una encuesta global realizada por la guía de viajes Rough Guides. Su capital, Edimburgo, deja claro por qué: tiene un movimiento constante entre la mañana y la tarde, con sus pubs, museos, monumentos y la historia medieval, moderna y contemporánea.

Edimburgo depende del Reino Unido desde 1707, y, aunque han tenido la esperanza puesta en lograr su independencia, en el 2014 se llevó a cabo una votación luego de la cual la mayoría de los escoceses preferían seguir bajo el ala de Gran Bretaña. Otra consulta podría darse probablemente para el 2019, fecha en la cual quizás el Reino Unido abandone el bloque comunitario.

En las calles, en las esquinas, es común ver a jóvenes tocando instrumentos desde temprano. Las monedas que recauden irán a alguna ONG, según informan los edimburgueses, quienes, además, avisan que hay que tener cuidado al cruzar la calle, ya que los semáforos duran poco y los automovilistas no tienen demasiado respeto por el peatón.

También se podrá ver pasar a un hombre con un búho sobre el brazo, y prestará el ave por unas monedas; y miles de gaviotas posadas sobre los autos, monumentos y edificios.

Al pasar por la antigua cárcel hay que escupir en el interior del corazón, para la suerte

Entre tantas excursiones que hay aquí, los fanáticos de Harry Potter podrán ir tras los pasos de este personaje o seguir las huellas del rey Arturo, Lancelot y Ginebra.

Aunque dicen que la mejor manera de conocerla es caminando, por si se desea ir hacia otros lados la ciudad cuenta con dos compañías urbanas de autobuses que tienen wifi a bordo; también, con los black cabs (taxis) y un tranvía pintoresco con solo 15 estaciones que comunican el aeropuerto con la parte nueva.

Edimburgo

Dominada por su castillo, la capital escocesa tiene construcciones medievales, edificios victorianos y recuerdos de escritores célebres.

Foto:

123rf

Las dos caras

Edimburgo tiene dos distritos patrimonio de la humanidad: la Old Town y la New Town. En el 2004, la Unesco también la declaró la primera Ciudad de la Literatura.

La Old Town (Ciudad Vieja) es de estilo medieval. La Royal Mile es la avenida que conecta el castillo de Edimburgo con el palacio Holyroodhouse, la residencia oficial de la reina Isabel II durante el verano, y en su recorrido hay cuatro distritos importantes: Castlehill, Lawnmarket, High Street y Canongate, los cuales se pueden visitar con facilidad.

En la New Town (Ciudad Nueva), las edificaciones son de estilo victoriano. La calle más famosa es Princes Street, que mira al castillo, y sus jardines son de estilo inglés. Ahí están el monumento a sir Walter Scott y el de Wojtek, un oso que fue un soldado, amante de la cerveza.

Al recorrer la Royal Mile se ven pequeñas calles, denominadas closes. Son estrechas, y se pueden encontrar desde el Mary King’s Close (ideal para hacer un tour y conocer las historias sobre asesinatos, la llegada de la peste a Edimburgo y el fantasma de Annie, la niña que llora porque perdió su muñeca) hasta museos, como el de los Escritores (Writer’s Museum), en un edificio de 1662, de entrada gratuita como la mayoría en este lugar, donde se podrá saber más acerca de Robert Louis Stevenson, sir Walter Scott y Robert Burns.

Edimburgo

Del hotel Balmoral se destaca la torre del reloj. Está ubicado en la ajetreada Princes Street.

Foto:

123rf

A la salida del museo está el monumento Makar's Court, en homenaje a escritores de Escocia, cuyo piso tiene losas en las que se pueden leer inscripciones con citas de los autores. Si uno sigue este circuito, en York Place está el pub The Conan Doyle y, en Picardy Place (en diagonal al bar), la estatua del personaje creado por este escritor: Sherlock Holmes, con su capa, su gorra y su habitual pipa, el sitio obligado para la foto si uno es fanático de sus novelas. La catedral de Edimburgo, la Saint Giles, del siglo XIV, es una de las dos parroquias de la Old Town, y su cúpula tiene forma de corona real.

Algo llama la atención sobre el piso: es el corazón del Midlothian hecho con losas de granito. “En este lugar estaba la antigua cárcel, demolida en 1817. Al pasar por aquí hay que escupir en el interior del corazón para que traiga suerte, pero, ojo, no lo hagan afuera porque pueden multarlos”, dice Borja, guía español que hace tiempo está radicado aquí y, a pesar de la lluvia, no dejará de contar la historia de la ciudad.

Al lado del corazón está el monumento a Adam Smith y a pocas cuadras, la estatua de David Hume, donde los estudiantes se reúnen para frotarle el dedo gordo del pie para que les vaya bien en los exámenes.

En la reja que hay al final del cementerio, Borja explica que la construcción que se ve atrás es el George Heriot’s School, una escuela privada en la cual se inspiró la autora de Harry Potter para el origen del Hogwarts, el colegio de magia y hechicería, cuando escribía en la cafetería The Elephant House.

Edimburgo

El puerto de Leith está al norte de Edimburgo. Es uno de los barrios más caros de esta zona y tiene gran actividad comercial.

Foto:

123rf

Nadie me ofende impunemente

Imponente, en el casco antiguo de la ciudad se erige el castillo de Edimburgo, uno de los más visitados por cientos de turistas, tanto que conviene sacar las entradas antes por internet, y lo más recomendable es recorrerlo con guía, para conocer más de su historia. Está en la Royal Mile, comunicándose a lo largo con el palacio Holyroodhouse. En un rincón de la explanada se encuentra la fuente de las Brujas, construida en homenaje a las que se ejecutaron en Escocia en la Antigüedad.

Edimburgo

En el castillo está el edificio más antiguo de Edimburgo, la capilla de Santa Margarita. Allí se celebran eventos religiosos.

Foto:

123rf

Debajo del escudo de la entrada al castillo una frase advierte: ‘Nemo me impune lacessit’ (‘Nadie me ofende impunemente’), el lema oficial usado en el escudo de armas de Escocia; y a los costados, dos estatuas dan la bienvenida: Robert Bruce y William Wallace (el ‘corazón valiente’).

Como todo castillo, una historia de fantasmas lo recorre: la de David Rizzio, amante de María de Escocia, a quien el rey ordenó matar, y el gaitero solitario, que fue enviado a ver qué había en las profundidades del castillo y jamás regresó.

Si usted va

Los colombianos necesitan visa para ingresar al Reino Unido.

El tranvía comunica York Place con el aeropuerto; el tiempo del trayecto es de unos 35 minutos. El precio del boleto es de 5,50 libras los adultos y de 3 para niños de entre 5 y 15 años.

Paseos: castillo de Edimburgo: adultos, 16,50 libras; niños (5 a 15 años), 9,90. Rosslyn Chapel: 7 libras si se saca en el lugar.

‘Tour’ gratis en español: www.neweuropetours.eu/edinburgh/es/home

ALEJANDRA PÍA GESTOSO
*La Nación (Argentina)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA