Cerro Bayo, montaña de ensueño en la Patagonia argentina

Cerro Bayo, montaña de ensueño en la Patagonia argentina

Es el lugar ideal para aprender a esquiar y disfrutar de una ruta gastronómica variada.

Cerro Bayo

En el centro de esquí se sube a 1.920 metros.

Foto:

Cortesía Cerro Bayo

25 de julio 2018 , 09:15 p.m.

En las entrañas del Nahuel Huapi, el primer Parque Natural de Argentina, una montaña cubierta por una espesa capa de nieve y serpenteada por un lago glaciar de color azul intenso –que tiene el mismo nombre del área protegida– lo está esperando para empezar una aventura inolvidable entre la naturaleza patagónica.

Con vista a la imponente cordillera de los Andes, Cerro Bayo está ubicado en Villa La Angostura, provincia de Neuquén, que en lengua mapuche significa vehemente, impetuoso, audaz. Y sí, así es este paraje gaucho: único, acogedor, vivo.

Durante el verano, el trekking, las cabalgatas, la pesca deportiva, el rafting y el senderismo son los protagonistas en esta tierra del sur. Pero en invierno, el abanico de actividades al aire libre se vuelca al esquí, snowboard, tubing (deslizarse por una pista sobre una llanta inflable), canopy y caminatas sobre raquetas entre los famosos árboles lengas y coihues, tan llenos de loros cachañas revoloteando de un lado a otro en busca de semillas.

Cerro Bayo es el centro de esquí boutique más cercano a un casco urbano y el primero de América en contar con una distinción por buena gestión ambiental. Está a 15 minutos en carro de Villa La Angostura, a una hora y 30 minutos de San Martín de los Andes, a una hora de San Carlos de Bariloche –famoso por sus chocolates artesanales– y a tan solo 30 minutos de la frontera con Chile.

Cerro Bayo

Villa La Angostura es un pueblo acogedor y tranquilo, ideal para desconectarse.

Foto:

Cortesía Cerro Bayo

Cerro Bayo

El centro de esquí es perfecto para familias.

Foto:

Cortesía Cerro Bayo

Cerro Bayo

El parque nacional Nahuel Huapi abarca un área total de 717.261 hectáreas. Está atravesado de norte a sur por la cordillera de los Andes.

Foto:

Cortesía Cerro Bayo

El plan es ideal para la familia. Villa La Angostura está lejos de ser un destino masivo, de tumultos de gente y eternas filas que agobian. Aquí, en cambio, lo que prima es la experiencia personal, los espacios confortables y cálidos, la vista, la oferta gastronómica –gourmet o artesanal–. Todo se trata de la calidad, la exclusividad, la atención casi personalizada.

“Nuestra intención es hacerlos sentir como en casa. Este es un centro de esquí pensado para la familia, donde queremos atenderte a vos para que tengás una experiencia única. No hay ningún otro lugar en Argentina que se le parezca”, dice el director, Pablo Torres García, con un colchón de nubes como telón, a 1.920 metros de altura, en el punto más alto al que se puede llegar. La mejor vista, sin lugar a dudas.

Así que, si nunca ha esquiado pero sueña con lanzarse desde una montaña mientras los suaves copos de nieve rozan su cara y un aire fresco le paraliza la sonrisa, este es el lugar ideal para intentarlo. Cerro Bayo cuenta con 280 hectáreas de superficie para esquiar, un descenso máximo de 6.000 metros sin interrupciones, 15 medios de elevación y 31 pistas con cuatro niveles de dificultad, para novatos y expertos.

Lo ideal para aprovechar cada minuto en la montaña es tomar clases particulares (de dos horas, medio día o un día entero) o grupales, que permiten máximo 12 alumnos. Al principio, seguramente le parecerá difícil. Estará pensando en mantener el equilibrio, en no caer encima de un árbol y no arrollar a alguien en el camino. Es normal. Su cabeza le repetirá la gran pregunta, la de la supervivencia: ¿¡cómo es que tengo que frenar!? Pero rápidamente, como por instinto, se acordará de las instrucciones, de que hay que girar los pies hacia adentro, cerrando las puntas de los esquís sin que se toquen, sin necesidad de juntar las rodillas, como haciendo la figura de un triángulo, una pizza o, como le dicen a los más niños, “imaginando la casa de un pingüino”.

Cuanto más lo intente, sin titubear, la osadía invadirá su ser y querrá deslizarse sobre otras pistas que le ofrezcan dosis más altas de adrenalina. Esto, porque siente que ya no encaja en la categoría de principiante, porque le gusta y lo aterra al mismo tiempo la sensación de libertad que experimenta, porque la tiranía del tiempo desaparece en un instante y las preocupaciones se desvanecen mientras atraviesa el paisaje blanco, tan mágico.

Si en su familia hay alguna persona con discapacidad, Cerro Bayo cuenta con seis instructores especializados en el área. El esquí, dicen, es para todos. Es una actividad orientada a proporcionar instrucción, a estimular el desarrollo de nuevas habilidades en personas con discapacidad física, mental o sensorial, a través del deporte y la recreación.

“Una persona ciega, sorda, con dificultad motriz total o parcial puede esquiar. Fortalecemos su parte emocional para que puedan llegar a hacerlo de manera independiente o con asistencia permanente, sentadas o paradas. Al final, todos pueden disfrutar”, cuenta Claudia Aguirre, tutora de esquí adaptado.

***

Un cielo color cemento, la brisa amable y la lluvia tenue de la tarde refrescan el suelo. Esta mañana tuvimos un amanecer apacible, de un naranja vivo asomándose detrás del lago Nahuel Huapi. Mientras cae la noche, la temperatura baja drásticamente y el cuerpo empieza a pedir refugio, calor.

Cerro Bayo tiene seis sitios diferentes para deleitar el paladar con pequeños placeres. En Amex Snow House, la nueva propuesta del lugar atendido por el reconocido chef Gonzalo Aramburu, encontrará café, chocolate y té fresco, pastelería y tortas caseras, tapas para acompañar con una cerveza o un coctel, fondue para compartir entre familia y amigos, y especialidades hechas en horno de barro y parrilla. La mayoría de los productos que se utilizan son locales, como trucha de río, jabalí, ciervo, embutidos regionales, frutos rojos, hongos, morillas, cordero y centolla. ¡Es una delicia!

Los demás –Oso Café, Altitud, Oso Point, Tronador y El Capricho–, ofrecen comidas típicas de invierno, buenos vinos, sopas, guisados y variedad de quesos para recargar energía y continuar con la actividad en la nieve.

Tómese su tiempo. Sorba con tranquilidad la bebida caliente, sienta cada trago que baña su boca, que resbala por la garganta y cae en la lejanía de un estómago ya satisfecho. Esos pequeños momentos, que parecen tan simples, son los que quedan en la memoria, los que luego, cuando la monotonía regresa amañada, recuerdan un mundo que constantemente perseguimos y queremos alcanzar: el de la felicidad.

Si usted va

* Indispensable usar ropa abrigada. Piense siempre en tres capas y usar materiales sintéticos (no algodón).
* Restaurantes recomendados: Tinto Bistro, Plácido y Amex Snow House.
* Dónde hospedarse: Huenu.
* Los clientes de American Express Platinum, Black y Centurion podrán disfrutar de beneficios exclusivos: 30 por ciento de descuento en paquetes pagos de hasta 12 cuotas sin interés (hotel + pases + equipos); 15 por ciento de descuento en todos los restaurantes de Cerro Bayo; 15 por ciento de descuento en ski rentals; 20 por ciento de descuento en pases VIP Gold y 12 cuotas sin interés.


* Invitación de Cerro Bayo y American Express.

TATIANA PARDO

@Tatipardo2@ViajarET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.