Hacienda Baza, paraíso escondido en Boyacá

Hacienda Baza, paraíso escondido en Boyacá

Una antigua casona colonial es un remanso de paz, rodeado de naturaleza. Para descansar de verdad.

fg

Esta casona colonial fue construida en 1638 para albergar un convento de los padres dominicos. Hoy es un hotel 'boutique'.

Foto:

Álvaro Triana

07 de diciembre 2016 , 06:11 p.m.

A dos horas y media de Bogotá, en la vereda Lavaderos de Tibaná (Boyacá), se encuentra la Hacienda Baza. Llegar a este lugar es una travesía fascinante. Se toma la autopista Norte y en el sitio conocido como Tierra Negra se desvía hacia Jenesano, municipio frutícola por excelencia; ahí se realiza otro desvío hacia Tibaná, se pasa por el pueblo, y dos kilómetros adelante está la hacienda.

Al traspasar la portada, el visitante se siente transportado al siglo XVII, época en la que fue construida esta casona para albergar un convento de padres dominicos en 1638. Paredes gruesas de tapia pisada, arquitectura colonial donde se mantiene el rigor histórico, paredes blancas, patios con columnas de madera y un personal amigable hacen sentir al huésped como si estuviera en casa. Los jardines suntuosos con flores de múltiples colores, y el sonido constante del agua, invitan a desconectarse, al descanso total. La piscina también es un deleite.

Los cuartos son diversos en tamaño y muy confortables; guardan el estilo de la época, con chimenea hogareña, buen baño y terraza para tener momentos de lectura y privacidad. No cuentan con televisor a propósito, para volver a explorar la conversación, la lectura y el silencio. Todos los ambientes de esta casona mueven a la unión, a la intimidad, al recogimiento.

Las actividades durante el día son atractivas. Cabalgatas con guía por caminos de vereda, caminatas al pueblo de Tibaná y sus alrededores; también se ofrece un paseo al páramo andino, de cinco horas, donde se puede contemplar la fauna y la flora de la región, con almuerzo incluido.

Por la noche, antes o después de la cena, dos ambientes en el bar invitan a relajarse un poco con algunas copas, un buen aperitivo y juegos de mesa. La comida casera, con atención personalizada y menú del día o a la carta, acerca a los invitados a los sabores típicos de nuestra tierra.

Lucía Ospina, dueña y restauradora de la Hacienda, le da su toque de elegancia al lugar. Si usted está buscando un buen plan con sus seres queridos, no dude un instante en visitar la Hacienda Baza y disfrutar de todos los atributos de un buen descanso.www.haciendabaza.com

ÁLVARO TRIANA SOTO
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA