El ritmo frenético de Toronto, centro financiero de Canadá

El ritmo frenético de Toronto, centro financiero de Canadá

Esta ciudad es cultura, gastronomía, circo, acuario y naturaleza.

fg

En cada esquina, su arquitectura sorprende con edificios de más de 50 pisos que tocan el cielo.

Foto:

123rf

02 de febrero 2017 , 02:42 a.m.

Toronto está en la costa este de Canadá, a orillas del lago Ontario –uno de los cinco más grandes de este país–. Es fotogénica, organizada, una de las ciudades más multiculturales del mundo, por lo que la llaman la ‘pequeña Nueva York’.

En cada esquina, su arquitectura sorprende con edificios de más de 50 pisos que tocan el cielo y cortan los fríos vientos que llegan del norte. El más alto, el First Canadian Place (72 pisos), luce imponente en el distrito financiero. Y el segundo es la Trump Tower (70 pisos).

Más allá de sus edificios en forma de vela o de aquellos que tienen las ventanas recubiertas de oro, las miradas se las lleva la CN Tower, con sus más de 553 metros de altura, ícono de la ciudad desde 1975.

Toronto enamora. No solo porque en su vida diaria tiene para sus visitantes una oferta rica en museos, parques, arte, gastronomía, deportes extremos y naturaleza, sino porque en el transporte público, el comercio, el turismo, se ven desfilar ciudadanos de todo el mundo que decidieron anclarse en esta ciudad trazada en los límites de la frontera con Estados Unidos.

Caminando a 365 metros en la CN Tower

La Canadian National Tower es la 5.ª más alta estructura del mundo, desde cuyos miradores se pueden ver la ciudad y el gigantesco lago Ontario, cuyo límite no consigue verse ni a esa altura.

El Edgewalk, una caminata a 365 metros de altura por la cornisa de la torre, se convirtió en la principal atracción turística de la CN, tanto que para realizar esta aventura hay que reservar con meses de antelación. Pagando 195 dólares canadienses se puede vivir esta experiencia extrema y maravillosa.

Con un cable grueso de acero sujetan a cada participante para dar esta caminata de 30 minutos. Desde esa altura, los rascacielos de Toronto se ven pequeños, mientras un guía invita a los participantes –en grupos de hasta seis personas– a acercarse al borde de la plataforma de apenas un metro y medio de ancho.

Más que la caminata por la pequeña cornisa, la prueba de fuego consiste en asomarse a la ciudad desde el borde de la plataforma, abriendo los brazos para sentir el vacío en el estómago que da estar en el piso 116.

La primera propuesta del guía es sentarse en el aire, sostenido por la cuerda, para desplazarse de espaldas, paso a paso, hasta el borde. Ese examen es superado cuando cuelga más del 70 por ciento de las piernas. Entonces el instructor invita a los intrépidos a gritar con todas sus fuerzas: “Hello Toronto!” (¡Hola, Toronto!).

La segunda prueba, quizás la más exigente, es repetir el ejercicio, pero, esta vez, de frente a la gran ciudad. El que logra suspenderse en el extremo de la cornisa, simulando la posición de Rose cuando Jack le extiende los brazos en la proa del Titanic, siente que vuela.

Aunque la adrenalina aumenta con cada paso, esta atracción es completamente segura. Un equipo revisa cada cuerda, correa y seguro, después de realizar una prueba de alcoholemia y despojar a los participantes de joyas o cualquier elemento que pueda vulnerar la seguridad.

Para quienes no quieran vivir esta experiencia extrema, la CN Tower –ubicada en el centro de la ciudad, al lado del Roger Center, el estadio del equipo de béisbol– ofrece planes más tranquilos.

A 342 metros, en su piso de observación principal, hay una plataforma de cristal para que los visitantes se saquen fotografías, y un poco más alto está el restaurante que da un giro de 360 grados sobre su eje cada 72 minutos. Informes: www.cntower.ca/intro.html

La real historia en el museo de Ontario

La sola fachada del Royal Ontario Museum (ROM) sorprende. Fue diseñado con una arquitectura única, por la cual el edificio parece un conjunto de triángulos sobrepuestos, diseñados por el arquitecto estadounidense Daniel Libeskind. Desde 1914, el ROM es el museo de cultura natural e historia más grande de Canadá. Tiene seis millones de objetos y 40 galerías de arte.

Lo que más atrae a los turistas, no obstante, es su colección de fósiles de dinosaurios, que van desde el popular ‘Tyrannosaurus rex’, pasa por el aerodinámico pterodáctilo, hasta un gigantesco brontosaurio.

Vale la pena detenerse en las exposiciones permanentes de las culturas indígenas de América, con cuatro tótems Nisga’a, tallados a mano sobre cedro rojo a lo largo de 24 metros.

116 pisos tiene la Torre Nacional de Canadá, todo un ícono.

La metrópoli más cosmopolita

Con una población de 2,7 millones de habitantes, casi el 50 por ciento de quienes viven aquí son extranjeros, por lo que Toronto es conocida por muchos como la metrópoli más cosmopolita del mundo. La multiculturalidad explota en lugares como el China Town, la Pequeña Italia, York Ville, KoreaTown y Church Wellesley, la zona LGBT.

Recomendadísimos el arte urbano del distrito de la Destilería y St. Lowrence, un mercado al que Nat Geo ha catalogado como el más destacado del mundo gracias a platos como las hamburguesas de bisonte.

38 dólares canadienses por el ‘tour’ en bus. Visite los principales barrios de la capital de la provincia de Ontario, a través de este recorrido de 21 paradas.

En las aguas del increíble acuario de Ripley

Un pez sierra pasa sobre la cabeza de una familia, mientras al frente una raya gigante y un tiburón se pierden entre las algas. Sin importar la edad que se tenga, con escenas como esta, el Acuario de Ripley –de la franquicia Ripley’s, Believe It or Not– resulta una experiencia única. Ubicado al lado de la CN Tower, es uno de los más grandes del mundo. Tiene cerca de 16.000 especies de mar y un sistema de entretenimiento que hace que los más pequeños, y también los adultos, puedan interactuar y sorprenderse con la belleza de los océanos.

rtyhfgh

16 mil especies tiene el acuario de Ripley. Hay otros dos en EE. UU. 123rf

Foto:

Medusas que danzan al ritmo de la música mientras cambian de color, rayas de todos los tamaños, peces de muchos mares del planeta -desde las aguas cálidas del Caribe hasta las más frías del Pacífico- hacen parte de la muestra de este acuario que tiene 5,7 millones de litros de agua. Uno de los momentos más emotivos se vive cuando se aborda una plataforma que se desliza automáticamente por un túnel, desde el cual se observa todo el acuario, entre rocas y algas, con peces de colores. La plataforma recorre el acuario, muy cerca de donde nada tranquilamente uno de los peces más grandes del mundo, y luego se aborda un submarino en el que se puede vivir la experiencia de navegar las profundidades del océano. www.ripleyaquariums.com/canada/

Niágara: las cataratas del trueno

Cada año más de 12 millones de personas van a Canadá para ver esta maravilla natural, a hora y media de Toronto (128 km). Las cataratas del Niágara, que marcan la frontera con Estados Unidos, tienen una altura de 54 metros, y aunque no son las más grandes del mundo, sí las que tienen una mayor caída de agua en el planeta.

Al caer, el líquido golpea con tanta fuerza que genera un ruido impresionante, a la vez que levanta una nube de vapor y partículas de agua que superan incluso la altura de las cascadas. De ese sonido viene su nombre, Niágara, que traducido del lenguaje de las tribus que habitaron estas tierras significa ‘trueno de agua’.

Pagando 75 dólares se puede tomar un bote que pasa cerca de la American Falls y la Bridal Veil Falls –las dos cascadas del lado estadounidense–, para luego llegar hasta la más grande y poderosa, conocida como la Horseshoe por su forma de herradura. Bajo esta cascada, en la orilla canadiense, el bote se sacude por el golpe del agua sobre el río de 51 metros de profundidad.

rtyhfgh

160 mil litros cúbicos, esa es la cantidad de agua que cae cada segundo. El peso de este líquido llega a las 3.000 toneladas. 123rf

Foto:


Y si verlas tan cerca no es suficiente, los más arriesgados pueden realizar un viaje en helicóptero por 320 dólares canadienses para observar las cataratas del trueno desde el aire. Los Niágara Helicopters recorren la zona urbana y van por los lagos que les dan vida a las cascadas. La ruta dura diez minutos, y un guía entrega los datos claves de esta maravilla natural.

Rodeando las cataratas hay comercio, hoteles y restaurantes. Algunos edificios cuentan con miradores ideales para tomar fotos y está la Skylone (pequeña imitación de la CN Tower) que vigila los gigantes saltos de agua.

El Circo del Sol en su natal Canadá

La magia del Cirque du Soleil nació muy cerca de Toronto, en el año de 1984. Por eso la compañía de teatro pasa largas temporadas en la capital de Ontario. Próximamente, en Toronto, el Circo del Sol pondrá en escena ‘Volta’, el más reciente montaje –la producción número 41– que acaba de estrenarse en la ciudad de Montreal. Desde 39 dólares canadienses.www.cirquedusoleil.com/es/canada/toronto/espectaculos

Si usted va

Para visitar Canadá se requiere una visa de turista. Toda la información sobre su trámite en http://www.vfsglobal.ca/Canada/Colombia/index.html

Air Canada opera vuelos directos entre Bogotá y Toronto los días lunes, miércoles, viernes y domingo.
www.aircanada.com

Más información en www.seetorontonow.com

MILENA SARRALDE
Enviada especial de VIAJAR*
* Por invitación de Air Canadá y la Oficina de Turimos de Toronto

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA