11 razones para enamorarse de Nueva Zelanda

11 razones para enamorarse de Nueva Zelanda

Auckland está en una región repleta de zonas impresionantes y cercanas entre sí.

11 razones para enamorarse de Nueva Zelanda

El puente AJ Hackett Bungy, en Auckland, se ha vuelto un hito para los amantes del salto al vacío.

Foto:

Auckland Tourism, Events and Economic Development

30 de diciembre 2017 , 07:46 p.m.

¿Sabía que Auckland, la ciudad más grande de Nueva Zelanda, es una de las diez mejores del mundo para vivir en 2017, según ‘The Global Liveability Report 2017’?

Este informe anual de la unidad de análisis e investigación, Intelligence Unit o EIU (www.eiu.com), del grupo británico The Economist, evalúa cuáles son las ciudades, entre un total de 140, que proporcionan a los viajeros las mejores condiciones de vida, teniendo en cuenta factores relacionados con la estabilidad, la sanidad, la cultura, el medioambiente, la educación y las infraestructuras. Auck-land aparece en el octavo puesto de esta lista de la EIU, por detrás de Melbourne, Viena, Vancouver, Toronto, Calgary, Adelaida y Perth, y por delante de Helsinki y Hamburgo.

Imagine un entorno urbano a media hora de hermosas playas, senderos de excursionismo y una decena de islas encantadas, y agréguele un clima soleado, el ritmo subyacente de la cultura polinesia y una pasión por la buena comida, los excelentes vinos y las compras, y podrá comenzar a entender cómo es Auckland, la ciudad más grande y diversa de Nueva Zelanda.

Más que una ciudad, Auckland es una región repleta de cosas que ver y hacer; ¡lo mejor de todo es que todas estas experiencias están muy próximas unas de otras, y es fácil saltar de una aventura a la siguiente y de un descubrimiento fascinante a otro.
Estas son algunas de las actividades que solo podrá hacer en Auckland, según la agencia oficial de Turismo, Eventos y Desarrollo Económico Ateed (www.aucklandnz.com), que impulsa distintos programas para fomentar el turismo, las inversiones y los negocios en esta región de Nueva Zelanda.

1. Descubrir una isla volcánica

Solo hay que alquilar una embarcación y remar rumbo a la isla de Rangitoto, la cual es un volcán inactivo situado no lejos del centro de Auckland y al que también se puede llegar en ferri. En ella se puede dar un paseo hasta descubrir bajo nuestros pies la antigua lava que fluyó de su cumbre, desde donde se aprecian unas vistas espectaculares del puerto y toda la costa.

2.Recorrer un país en cinco horas

El denominado ‘Paseo de costa a costa’ permite cruzar el ‘cuello’ de tierra más estrecho de Nueva Zelanda a pie, a caballo o en bicicleta, comenzando en el viaducto del Puerto, en la costa este de Auckland, y luego viajando hacia el oeste a través de paisajes urbanos, hermosos parques y volcanes inactivos, para terminar la caminata unos 16 kilómetros más tarde en el puerto de Manukau.

3. Disfrutar del agua de este a oeste

Con sus dos líneas costeras tan cerca una de la otra, el viajero puede darse un chapuzón y nadar en una de las playas de la costa este de Auckland por la mañana y, después, tomar su tabla de surf y dirigirse rumbo a la costa oeste, con sus playas de arena dura y aguas ideales para la práctica de ese deporte. ¡O también puede disfrutar de estas actividades acuáticas al revés!

4. Frutos de la tierra

“A solo 50 minutos en automóvil del centro de Auckland, el pintoresco pueblo de Matakana cuenta con vinos galardonados que pueden degustarse en algunos de los viñedos boutique de la región, en medio de un paisaje verde y ondulado”, sugiere a Efe Eileen Pranger, ejecutivo de Marketing Internacional de Ateed. “Adquirir productos locales y orgánicos frescos los sábados en el mercado de los agricultores de Matakana y participar en una visita guiada a la granja de ostras Mahurangi” son dos experiencias imprescindibles si se visita ese sitio, añade.

5. Tesoros maoríes

En el Museo de Auckland se puede descubrir la mayor colección mundial de taonga (tesoros): un millar de representaciones ancestrales de las tribus de Aotearoa (nombre maorí de Nueva Zelanda). Podrá observar desde pequeños y preciosos artefactos hasta una marae (casa de reuniones) original y una waka (canoa), que aportan un fascinante vislumbre de la cultura maorí temprana.

6. Conos volcánicos

Auckland está construida sobre un campo volcánico, pero quienes la visiten no deben preocuparse, porque sus 48 conos volcánicos están inactivos y la última erupción fue hace 600 años. Ahora configuran las características más distintivas de un paisaje repleto de hermosos espacios verdes, senderos para caminar, lugares de excursión y unas grandiosas vistas.

7. Sendero Hillary

Los amantes de la aventura pueden sacar fuera al explorador que llevan dentro en alguno de los tramos del sendero Hillary Trail, de 77 kilómetros, en las montañas de Waitakere, donde pueden caminar o ir en bicicleta a través del primitivo bosque nativo y observar los antiguos árboles de kauri, descubriendo también unas
mágicas cascadas.

8. Degustar vino

Después de navegar 35 minutos en ferri se llega a Waiheke, la llamada ‘isla del vino’ de Auckland, un pedazo de paraíso con hermosas playas y alrededor de treinta bodegas enclavadas en el paisaje, donde el viajero puede unirse a un tour de degustación de caldos y demorarse en un placentero almuerzo en los viñedos, disfrutando de unas magníficas vistas.

9. Redescubir una isla

Después de haber sido un centro de rehabilitación privado del Ejército de Salvación durante casi 100 años, la isla de Rotoroa fue reabierta en 2005 al público, y cuenta con un nuevo parque, un centro de exposiciones y su museo; además es posible contemplar varios edificios históricos: la escuela, la capilla y la cárcel, y caminar por unas hermosas playas de arena blanca y senderos de arbustos.

10. Vida silvestre

En la reserva marina de Hauraki, un golfo donde se practican infinidad de actividades acuáticas, se pueden divisar ballenas y delfines, y una de las islas cercanas, la de Tiritiri Matangi, es un santuario de vida silvestre donde es posible observar aves nativas protegidas y visitar el faro más antiguo en funcionamiento del país, construido en 1864, le cuenta Pranger a Efe.

11. La fauna

Además de poder apreciar de cerca una colonia de pingüinos antárticos en unos hábitats espectaculares, en el acuario Sealife, de Kelly Tarlton, también se puede visitar la única exhibición del mundo de dragones de mar espinosos, unos parientes de los caballitos de mar; descubrir las mayores especies de mantarraya en el globo y observar a los tiburones cuando se alimentan.

Daniel Galilea 
EFE Reportajes

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA