Vancouver, en equilibrio entre lo urbano y lo natural
PRESENTADO POR:
Logo Air Canada4

Vancouver, en equilibrio entre lo urbano y lo natural

Vancouver, en el oeste de Canadá, muestra cómo una ciudad puede crecer en armonía con su entorno.

Vancouver
Foto:
17 de mayo 2018 , 10:17 a.m.

En el extremo suroccidental de la provincia canadiense de Columbia Británica, entre las aguas frías del océano Pacífico y las montañas que invitan a los viajeros a explorar la naturaleza, se encuentra Vancouver.

Ubicada casi exactamente a mitad de camino entre Europa Occidental y la región de Asia-Pacífico, esta es una de las ciudades más multiculturales de Canadá. De hecho, se estima que más de un tercio de la población de Vancouver proviene de otros países.

Vancouver aparece con frecuencia en listados de las ciudades del mundo que mayor bienestar les brindan a sus habitantes. Esta es una ciudad para vivirla al aire libre en espacios como el Parque Stanley, el Parque Reina Isabel o el Jardín Botánico VanDusen.

Aquí, algunos de los planes preferidos por quienes llegan a esta metrópoli de Canadá que sabe mantener el equilibrio entre el desarrollo urbano y el cuidado del medio ambiente.

El Museo de Antropología es imperdible

Uno de los mejores museos de Vancouver está lleno de tótems de las Primeras Naciones (los habitantes originales de la zona por miles de años antes del arribo de los exploradores europeos). En el lugar también se exhiben artefactos pertenecientes a culturas de diversos rincones del mundo, desde instrumentos polinesios hasta trajes cantoneses para la ópera.

Es recomendable llegar al museo sin afán debido a que es fácil perder la noción del tiempo mientras se recorren las exhibiciones, que incluyen 530.000 objetos relacionados con la etnografía y la arqueología.

La naturaleza del Parque Stanley

Uno de los espacios al aire libre preferidos tanto por los turistas como por los habitantes de Vancouver es el Parque Stanley, que en sus 400 hectáreas combina atracciones con su esencia natural mística. Allí vale la pena hacer recorridos en bicicletas que se pueden tomar en alquiler cerca de la entrada de la calle Georgia.

El paisaje conformado por 150.000 árboles ofrece un descanso para la vista mientras los visitantes se desplazan por el malecón de 8,8 kilómetros a lo largo del cual es posible ver varios tótems. El parque, en el que se puede jugar golf y tenis, también se recorre en un pequeño tren que atraviesa el bosque.

Las playas de Vancouver

Las playas están por todas partes en Vancouver. Las hay para practicar en ellas múltiples actividades, como jugar voleibol, trotar, caminar o simplemente tenderse sobre la arena bajo el sol del verano. Kitsilano, reconocida porque la frecuentan personas de cuerpos musculosos y bronceados, cuenta con una piscina de agua salada y climatizada.

Otras playas famosas son Jericho, donde se puede pescar y hacer un picnic en el muelle al tiempo que se ven veleros navegando, kayaks y las piruetas de los aficionados al windsurf; y Spanish Banks, la menos concurrida y más tranquila de la ciudad.

¡Ballenas a la vista!

La isla Granville, adonde se llega en carro luego de un viaje de entre cinco y diez minutos desde el centro de la ciudad, es un escenario donde es posible apreciar el espectáculo que ofrecen las ballenas.

Allí se abordan barcos con capacidad para alrededor de 20 personas. Desde estas naves se observan no solamente ballenas jorobadas migratorias y orcas que se alimentan de salmón, sino también marsopas, nutrias y delfines. Es aconsejable tener lista la cámara y llevar un par de binoculares con el fin de captar detalles del comportamiento de estos animales, y para ver aves como patos arlequines y águilas calvas.

Panorámicas desde el agua

Tomar uno de los ferris que navegan por el puerto de Vancouver y remar en un kayak, son planes que permiten apreciar el perfil de la ciudad desde un punto de vista distinto: desde el agua.

Los ferris se mueven entre nueve terminales en la costa que conectan a los pasajeros con sitios como la Plaza de las Naciones, la isla Granville y la Villa Olímpica, que albergó a los atletas que compitieron en los Juegos Olímpicos de invierno de 2010. Una opción más de ver el paisaje desde el agua la brindan los cruceros (de entre siete y 14 días de duración) que unen a Vancouver y a Alaska en recorridos que incluyen paradas en destinos como la península de Kenai y Anchorage.

El acuario de Vancouver

Existen muchas formas de explorar las aguas de Vancouver y una de ellas es visitar el acuario de la ciudad. Allí los viajeros pueden apreciar más de 50.000 animales de todo el mundo, entre ellos tiburones, medusas luminiscentes, marsopas y peces payaso.

Situado en el Parque Stanley, el acuario de Vancouver ha recibido alrededor de 40 millones de visitantes desde su apertura, en 1956. Muchos de ellos disfrutan de programas que incluyen la posibilidad de tener encuentros – siempre bajo la supervisión de biólogos y entrenadores – con pingüinos, leones marinos, tortugas, delfines y nutrias marinas.

Los jardines de la ciudad

Caminar en medio de jardines floridos es un plan que cautiva a quienes llegan a Vancouver. Ya sean rosales ingleses o muestras exuberantes de flora local de la zona del Pacífico noroccidental, en la ciudad abundan sitios donde los turistas pueden verse inmersos en paisajes coloridos.

Uno de ellos es el Parque Reina Isabel, ubicado en el punto más alto de Vancouver. Se trata de Little Mountain, que con sus 150 metros alberga un espacio de 52 hectáreas en el que funciona el invernadero Bloedel. Allí viven aves y más de 500 plantas – muchas de ellas exóticas –. En Vancouver también se destaca el Jardín chino, creado en 1986 por 52 artesanos provenientes de China.

La mirada desde el punto más alto

El Skyride, un tranvía aéreo que recorre 1.600 metros hasta la cima de la montaña Grouse, les proporciona a sus pasajeros la posibilidad de apreciar las montañas de la zona, el centro de Vancouver, bosques de abetos e islas que salpican el océano Pacífico. Durante el verano es posible escoger el Skyride Surf Adventure, una experiencia que permite viajar en el techo de las cabinas del teleférico.

Otras actividades que se pueden disfrutar en la montaña Grouse consisten en asistir a los espectáculos de leñadores, que cortan troncos y prueban su puntería lanzando hachas; desayunar en el territorio de los osos grizzly en compañía de conservacionistas experimentados; y realizar caminatas ecológicas.

¡Participe por dos tiquetes ida y regreso a Canadá!

Los días 26 de abril, 3, 10 y 17 de mayo, encontrará en eltiempo.com 4 contenidos acerca de los destinos más atractivos de CANADÁ. Para poder participar, los usuarios deberán responder correctamente las 4 trivias que estarán dentro de los artículos, dejar sus datos completos y aceptar los términos y condiciones de la actividad.

La persona que complete las 4 trivias con el mejor puntaje, será el beneficiado con este regalo de Air Canada y El Tiempo que consiste en dos tiquetes en la ruta Bogotá - Canadá - Bogotá. Vea términos y condiciones aquí.

¡Mucha suerte!

Quiz Maker - powered by Riddle

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.