Lo bueno y lo malo de dormir con su peludo

Lo bueno y lo malo de dormir con su peludo

Sentir el calor del animal y consentirlo es rico para los dos. Pero hay cosas para tener en cuenta.

Lo bueno y lo malo de dormir con su peludo

Es válido permitir que la mascota suba a la cama; pero lo recomendable es que tenga su lugar.

Foto:

123rf

27 de octubre 2017 , 09:38 p.m.

Compartir o no la cama con el perro o el gato es una decisión muy personal. No es que sea bueno o malo, sino que se deben tener en cuenta algunas consideraciones y saber la clase de mascota que tenemos.

Lo primero que se debe revisar, según Carlos Eduardo Olmos Olmos, alergólogo e inmunólogo del Centro Médico de la Sabana, es si el niño o adulto con quien compartirá tienen alergia a la piel de los perros o gatos, y en ese caso es recomendable no dormir con ellos y asegurarse de consultar con el especialista para recibir un tratamiento adecuado.

Lo siguiente es evaluar que el animal esté sano, que tenga sus vacunas al día, que esté desparasitado y que no presente ninguna enfermedad, por ejemplo, algo de la piel, un hongo u otra afección. También es importante que esté siempre muy limpio.

Para el especialista “hoy está totalmente revaluado lo de alejar al animal de los niños pequeños, es mejor propiciar el contacto. Obviamente, se debe consultar si se produce algún brote o síntoma de alergia. Incluso, se recomienda a las mujeres embarazadas estar cerca de animales durante la gestación del bebé”, explica Olmos.

Disciplina desde el día uno

Por su parte, la veterinaria etóloga Carolina Alaguna, asegura que otro punto a tener en cuenta es el tamaño del animal: “Cuando son cachorros, no nos incomoda dormir con ellos; pero, en el caso de las razas grandes, puede ser un inconveniente cuando crecen, y sacarlos de la cama cuando ya están acostumbrados va a ser muy difícil”.

Para Alaguna, en el caso de los perros agresivos por dominancia (esos que no se dejan regañar, que gruñen cuando los bajan de la cama o cuando les quitan cosas de la boca), no se les debe permitir este privilegio y deben entender que uno es el que pone las reglas, en la posición de líder.

Se ha demostrado que la cercanía con los animales ayuda emocionalmente, genera sentimientos positivos, desarrolla anticuerpos y nos ayuda a ser felices

Cualquiera sea la decisión que se tome, “desde que llegan a casa, cachorros o adultos, en el caso de la adopción, debemos mostrarles su sitio de dormir –recomienda la veterinaria–. Y tenemos que mantenernos firmes. En el caso de los cachorros de dos meses, se les debe asignar su sitio y ser pacientes. Seguramente, van a llorar un par de días o una semana, ya que suelen instrumentalizar el llanto para lograr lo que quieren. Y si lo logran, no van a parar de hacerlo”.

La especialista recomienda un sitio y una cama cómoda y limpia, y consentirlo ahí; que de ninguna manera sea un lugar de castigo, todo lo contrario: un lugar donde se sienta feliz.

“Desde el primer día se deben marcar límites –asegura Alaguna. Si no lo hacemos, en cualquier etapa lo podemos intentar. Debemos empezar a crear el hábito, aunque sea más difícil cuanto más tiempo pase. Lo importante es ser constantes y no hacerlo a veces sí y a veces no”.

Para finalizar, el doctor Olmos asegura que hay personas, como ancianos o gente que vive sola, que necesita la compañía de su mascota. Y no pueden dormir sin el animal al lado. “A ellos les haría más daño quitárselos”, dice.

“Se ha demostrado que la cercanía con los animales ayuda emocionalmente, genera sentimientos positivos, desarrolla anticuerpos y nos ayuda a ser felices”, dice Alaguna.

Dulces sueños

* Si va a dormir con su mascota, es clave mantener las medidas mínimas de higiene, que esté bañada, vacunada y desparasitada.

* Hay que desparasitarla de forma regular (interna y externamente).

* Si prefiere que duerma en otro lugar de la casa, se le tiene que enseñar desde que es cachorro y tratar de no modificar este lugar.

* Para mantener su bienestar, el sitio elegido para que duerma debe ser cálido, tranquilo y seguro.

* Hay que preguntarse qué pasa si nos toca dejar al perro en una guardería y está acostumbrado a dormir acompañado.

CECILIA MONTOYA
cecmon@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA