Un órgano diseñado solo para el placer / Sexo con Esther

Un órgano diseñado solo para el placer / Sexo con Esther

Por esta razón es que el clítoris posee un significado distinto desde el plano funcional al sexual.

Articulo flavia

No hay excusa para no sentir placer y menos para no valorar las opciones infinitas que para lograrlo nos brinda el clítoris.

Foto:

123RF

02 de junio 2018 , 11:45 p.m.

El clítoris es el único órgano destinado exclusivamente al placer y eso le da un significado distinto desde el plano funcional al sexual. La evolución no dejó este pequeño órgano separado al azar de la tarea reproductiva en las mujeres, sino que más bien le da valor biológico a ese gusto que muchos tratan de desconocer.

Ya es hora de honrar la posibilidad que tenemos de ir a la cama solo para pasarla bien, sin las mojigaterías que invocan al recato y a la prudencia atávica de hacerlo solo para conservar la especie. Nada de eso.

El solo hecho que desde hace solo 67 años se utiliza el término ‘clítoris’, aunque su origen se remonta al siglo XVII, cuando hacía referencia a una modesta “llave”, evidencia las vedas retrógradas que la sociedad le ha impuesto al disfrute femenino. Tal vez por eso muchas mujeres se relacionan con él de manera vergonzante y tardía, mientras que los señores, desde el nacimiento, echan mano de su anatomía, así sea solo para aliviar su vejiga, al punto que sus tejidos eréctiles llegan a convertirse en el centro de sus vidas, mientras que nosotras acudimos a él en secreto.

Por eso quiero exaltar al clítoris, que es incluso más sensible que el pene y cuya conexión con el cerebro es instantánea, a diferencia de las demás áreas involucradas con el aquello, cuyos estímulos siguen caminos tortuosos, antes de producir un efecto grato.

Es el órgano con más terminaciones nerviosas –se calcula que más de 8.000– y funcionan exactamente igual a los 20 años que a los 70. Poseen una capacidad de respuesta neuronal que asegura que funcionalmente no envejece para mantener vigente el placer por toda la vida. Por esto y por mucho más, no hay excusa para no sentir placer y menos para no valorar las opciones infinitas que para lograrlo nos brinda el clítoris. Las mujeres debemos dejar de lado esa actitud pasiva que tenemos con este regalo de la naturaleza que nos permite decir sin recato alguno que en nosotras el goce y el disfrute son funciones autónomas y no vinculadas con ninguna otra tarea dentro del organismo.

El clítoris merece muchos vítores. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para El TIEMPO
En Twitter: @SaludET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.