La salud en Colombia va por buen camino

La salud en Colombia va por buen camino

Pese a las manchas de corrupción, se ha mejorado en cobertura, calidad y acceso a procedimientos.

fg

Entre los colombianos se mantiene la inconformidad al recibir los servicios de salud

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

09 de febrero 2017 , 04:45 p.m.

A pesar de que la gran mayoría de los colombianos seguimos pensando que el sistema de salud en el país es malo y que la crisis es cada vez mayor, los indicadores principales de salud pública indican una mejora sustancial, especialmente en términos de cobertura, equidad y calidad.

Desde el 1 de julio de 2012 se efectuó la unificación del Plan Obligatorio de Salud (POS), permitiendo que las personas afiliadas al régimen subsidiario accedan a los mismos servicios de salud que los afiliados al contributivo (trabajadores y aportantes al sistema). En otras palabras, todos los colombianos tenemos el mismo POS, sin importar el régimen al que pertenecemos, es decir, todos gozamos de los mismos servicios, sin importar la capacidad de pago o la edad.

El Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, en su libro ‘Alguien tiene que llevar la contraria’ demuestra que existen mitos sobre el sistema de salud colombiano reflejo de la desinformación de la mayoría de la población, puesto que los indicadores que presenta señalan una positiva evolución. En su publicación señala: “Basta con mencionar que hace veinte años una tercera parte de los colombianos más pobres afirmaban “no tener ningún acceso a cuidado médico en caso de enfermedad”.

Como resultado de la unificación del POS y de las normatividades establecidas en los últimos años, aumentó la cobertura casi al 100% de la población, acompañada de una mejora en la calidad, puesto que se incrementó el acceso a tratamientos y procedimientos con mayor tecnología. Adicionalmente, los resultados en indicadores de equidad son positivos, ya que todo colombiano puede tener acceso al POS sin restricción alguna, permitiendo además la movilidad de un régimen a otro, cuando surge la necesidad como consecuencia de cambios en las condiciones laborales.

Sin embargo, entre los colombianos se mantiene la inconformidad al recibir los servicios de salud. Esto se debe a que aún existen aspectos en los que urgen medidas de solución con relativa inmediatez. A pesar del aumento en la cobertura, calidad y equidad, o como resultado de éstas, hoy conseguimos con gran dificultad citas con médicos especialistas en un tiempo prudente, es común que tengamos que esperar entre 1 y 2 meses para lograr la atención especializada. Situación que se presenta también en servicios de medicina prepagada como es el caso de Colsanitas S.A. (Lea también: 'En junio eliminarán autorizaciones para acceder a servicios no POS')

Al consultar a algunos expertos del sistema, encontré que la oferta de especialistas en medicina en el país es insuficiente pero lo más irónico es que los médicos sufren una ardua competencia por conseguir un cupo para estudiar una especialización médica en Colombia.

Entonces ¿Por qué es tan limitada la oferta en educación en estas ramas cuándo la demanda es tan alta –no sólo de médicos con ansias de especializarse, sino también de pacientes con necesidad de curarse–?

Algunos dicen… (no tengo cifras, ni citas para demostrarlo) pero esta escasez se debe a que “algunos” no permiten que el círculo de los privilegiados se amplíe, puesto que desean mantener una oferta baja de especialistas en el país, sin importar la necesidad de la población.

Otro gran problema que nos aqueja es el alto nivel de corrupción, sobre el cuál no me quiero extender, no porque no sea de suma importancia sino porque ya siento un inmenso agotamiento de los numerosos casos de corrupción denunciados en nuestro país en los últimos años. No voy a repetir tampoco lo que todos ya saben, ni voy a pedir lo que es ya un obvio requerimiento para nuestra población. Sólo espero que si vamos por un buen camino, se sigan tomando medidas que corrijan los desequilibrios del mercado, que claramente no son resultado de una mano invisible, sino de manos egoístas, ambiciosas y corruptas que no permiten ver los beneficios de los recursos asignados al sistema de salud en nuestro país.

ANA MARÍA OLAYA
Directora Programa de Economía y Finanzas Internacionales
Universidad de La Sabana

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA