Todo lo que hay que saber sobre la muerte cerebral

Todo lo que hay que saber sobre la muerte cerebral

El daño severo en el bulbo del cerebro determina la muerte encefálica y la de todo el organismo.

Paciente enfermo
Foto:

Archivo / EL TIEMPO

05 de junio 2018 , 10:02 p.m.

La muerte, desde el punto de vista filosófico –a partir de Platón–, se define como la separación del cuerpo y el alma. Sin embargo, no existe ninguna prueba específica para determinar esta separación, por lo que la medicina ha definido que la muerte, más que el cese permanente de todas las funciones vitales, es el “cese permanente del organismo como un todo”.

Y ese todo, de acuerdo con Luis Roberto Amador, neurólogo y profesor de la Universidad Nacional, es la unidad mente–cerebro– cuerpo y contexto; es decir, “ya no se concibe al ser humano como una dualidad cartesiana mente-cerebro”, dice Amador.

El médico César Burgos, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, precisa que existen dos formas para diagnosticar la muerte de una persona: la cardiorrespiratoria y la cerebral. “La primera hace referencia a las ausencias irreversibles de respiración y del latido cardiaco; la segunda, a la pérdida permanente de la actividad del cerebro”, aclara.

Aunque, por lo general, la muerte cardiorrespiratoria no tiene discusión, la muerte encefálica o cerebral en el pasado era irrelevante porque cuando moría el cerebro también moría el resto del cuerpo. Pero en la actualidad puede existir confusión, “debido a que existen métodos artificiales (respiradores y fármacos) que pueden mantener la respiración y el corazón funcionado a pesar de que haya cesado toda la actividad cerebral”, dice el especialista.

Daño neural irreparable

En concreto, el profesor Amador define la muerte cerebral como la fase final de un proceso de deterioro absoluto de las estructuras que comandan las funciones vitales básicas del organismo, ocasionado por la restricción de las neuronas por falta de oxígeno.

Este momento final –según el neurólogo– ocurre en el bulbo, una estructura del tallo cerebral en la que se integran las actividades primordiales para la vida como el control de la respiración, el corazón, la deglución y el control vasomotor, entre otros.
Esta disfunción bulbar pude ser súbita, rápida o progresiva, y la que más inquietud produce es la progresiva porque puede presentase mientras la persona está conectada a un respirador que cumple estas funciones. “Lo que puede hacer creer que la persona continúa con vida”, agrega Amador.

Esta forma progresiva se presenta en personas con lesiones cerebrales como traumas, hemorragias, trombosis o infecciones que aumentan la presión dentro del cráneo, “lo que provoca una disminución en la presión de la sangre que irriga las neuronas que reciben menos oxígeno y nutrientes, hasta que mueren, y esto es lo que se llama muerte neuronal difusa o muerte cerebral”, reitera Amador.

En este estado, todas las redes dedicadas a integrar las emociones, el sentimiento, el movimiento, la sensibilidad y las tareas autónomas quedan completamente abolidas. Y sin función bulbar el organismo pierde todas sus funciones de manera “absoluta e irreversible”.

Es claro que al mantener el pulmón conectado a un respirador, y con medicamentos que favorecen las funciones hemodinámicas, solo se están remplazando temporalmente funciones completamente pérdidas, aclara Burgos. 

Así se hace el diagnóstico

El médico, a través de criterios específicos, puede diagnosticar la muerte cerebral sin ningún problema. En el examen clínico se encuentran, entre otros, los siguientes signos: inconsciencia, pupilas que no reaccionan a la luz, ausencia de respuestas a todo tipo de estímulos; no hay movimientos voluntarios y no hay respiración sin la ayuda del respirador. Abolición de todos los reflejos como el de la tos, el nauseoso y corneal.

Al realizar un electroencefalograma se evidencia la ausencia de actividad eléctrica cerebral. Las radiografías (angiografías, tomografías por emisión de positrones) demuestran que no hay flujo sanguíneo en el cerebro.

Organos Útiles

Y como la persona muere cuando su cerebro muere, por muy corto tiempo y en virtud de los equipos a los que la persona está conectada, los demás órganos del cuerpo pueden mantenerse con vida.

Es en esta etapa en la que se sugiere que los órganos y los tejidos viables sean retirados para que sean donados. “Esta es una carrera contra el tiempo porque a pesar de que los respiradores y los medicamentos pueden garantizar la irrigación de los órganos, está condición no se pude mantener indefinidamente y en algún momento el corazón dejara de latir y para entonces ya los órganos habrán dejado de ser útiles”, advierte Burgos.

En conclusión, la muerte cerebral es un estado irreversible. Si hay casos en los que se habla de que en algunas personas se ha revertido esa condición, lo más seguro es que estaban mal diagnosticadas y no tenían muerte cerebral, puntualizan los expertos consultados.

Diferencias con el estado de coma

A diferencia de la muerte cerebral -que es un daño irreversible- el estado de coma es una condición médica que compromete la función de las neuronas que lleva a que el cerebro reduzca su actividad al mínimo, como si se tratara de un sueño profundo.
Recuperarse de un estado de coma depende de la causa que provocó la pérdida de conciencia, explica el neurólogo Gustavo Castro.

“También existe el coma inducido o artificial, que se logra con medicamentos para evitar el sufrimiento excesivo del cerebro ante situaciones o enfermedades que lo puedan poner en riesgo”, agrega el especialista Castro.


CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ 
Asesor médico de EL TIEMPO @SaludET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.