Un año de polvos para disfrutar / Sexo con Esther

Un año de polvos para disfrutar / Sexo con Esther

En la lista de propósitos para el año debe existir alguno relacionado con sus funciones en el catre.

fg

Hay que aceptar, de una vez por todas, que la sexualidad es parte fundamental en la cotidianidad.

Foto:

123rf

07 de enero 2017 , 04:27 p.m.

Si en la lista de sus propósitos para el año que empieza no existe ninguno relacionado con sus funciones en el catre, es hora de que la rehaga para darles a los polvos y aledaños el lugar prioritario que tiene en su vida. En otras palabras, hay que aceptar, de una vez por todas, que la sexualidad es parte fundamental en su cotidianidad y una valiosa herramienta para adobar todas las aspiraciones que tiene para este 2017, sobre la premisa de que si sus encamadas andan bien, lo demás también.

Para empezar, tiene que revisar con sinceridad el estado de su equipamiento sexual, en términos de salud. Darles la cara a los problemas y buscarles solución urgente debe ser una tarea mandatoria. Escasez de orgasmos en ellas, impotencia y eyaculaciones veloces en ellos; apatía y falta de ganas en ambos, tienen que ponerse sobre el tapete y sin pudor en una consulta con un especialista, a la que también deben llevar todas las inquietudes que tengan sobre el departamento inferior del cuerpo. Eso no da espera.

Ahora, si todo el kit está en forma, láncese a proponerse –pero con intención plena de cumplir– algunas cosas que le granjearán, a usted y a su pareja, un goce genuino sobre la cama.

Deje, por ejemplo, de fingir orgasmos; propóngase mejor buscarlos y si no los tiene, pues es mejor evitar el teatro. Pruebe posiciones nuevas, existen cientos de guías con explicaciones, contraindicaciones y detalles que le ayudarán a sobrepasar la rutinaria posición del misionero.

Conozca y eche mano de la amplia oferta de colores, texturas, sabores y formas que le ofrece el mercado de los condones y si no tiene, es hora de que vaya pensando en hacerse con un buen vibrador y familiarizarse con su uso.

Déjese de mojigaterías y expóngale a su pareja sus gustos y lo que le molesta, de paso que el otro escuche los suyos y procuren complacerse. Si llegado el caso sus fantasías pueden ser llevadas a la realidad con esa compañía, pues manos a la obra. Por supuesto, que no sobre recomendar que las malas parejas y los malos polvos vayan saliendo de su cama.

La idea, insisto, es que su sexualidad tenga un lugar de prioridad en su agenda de vida y hablar más, conocer más y curiosear más sobre ella es un buen empezar. Así que no se prive de nada y, llegado el caso, pregunte y asesórese bien, pero por encima de todo piense que tiene doce meses de polvos para disfrutar y que no se pueden perder. Para todos, felices polvos nuevos. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA