El aburrido polvo por compromiso / Sexo con Esther

El aburrido polvo por compromiso / Sexo con Esther

Estos polvos, además de insulsos, son un tobogán expedito a la infelicidad humana.

Sexo con Esther

De manera progresiva e insensible, las parejas van cayendo en ese sopor del sexo rápido.

Foto:

123RF

19 de febrero 2017 , 03:04 p.m.

A la cama se va con ganas, con el empuje que dan las hormonas y con la intención de pasarla bien, de sentirse a gusto y para compartir placer.

Nadie, con las excepciones de rigor, se mete bajo las sábanas a sufrir, porque el aquello, digan lo que digan, está ligado naturalmente al disfrute. Punto.

Deseo, de ese que viene con la dotación de cada persona, es el ingrediente que no puede faltar en ninguna encamada, a riesgo de darle al catre la mera connotación de mueble aburrido.

De ahí que se deben evitar a toda costa los polvos convenientes, forzados o por compromiso, porque además de insulsos, valga decir, son un tobogán expedito a la infelicidad mutua.

En este punto, vale reiterar, la sexualidad es una función vital que exige mantenerse en su punto en todas las etapas de la existencia, y cualquier condición que se oponga a estos preceptos debe ser superada sin fórmula de juicio. Y eso incluye, insisto, la cópula por cumplir.

Me refiero a esos consuetudinarios polvos semanales de las parejas establecidas que solo se aplazan motivo viaje, enfermedad o por las molestias regulares de la cónyuge y que son un atentado aleve al buen gusto.

El problema es que de manera progresiva e insensible, las parejas van cayendo en ese sopor del sexo rápido y con la piyama puesta.

Urge iniciar una cruzada mundial para erradicar de la faz de la Tierra esos coitos, que son más dañinos que el cambio climático y que la disminución de la capa de ozono. Para eso hay que identificarlos de manera precoz y sacarlos en estampida de la cama antes de que se instalen con sus babosos ronquidos del después.

Si su pareja ya no toma la iniciativa, si la ropa se quita en automático sin previos, ni posteriores y después de terminar las espaldas se juntan sin fórmula de juicio, es hora de encender las alarmas y cambiar de libreto porque el sexo por cumplir ya duerme en su catre.

Es hora de hablar con sinceridad y buscar soluciones.

Ahora, si no lo hacen, lo más seguro es que el problema se arregle bajo otras sábanas. Hasta luego.

(Lea también: Los buenos polvos hay que cultivarlos / Sexo con Esther)

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA