No hay mejor forma de trotar que la propia

No hay mejor forma de trotar que la propia

Estudio demuestra que la manera más eficiente para correr es hacerlo de manera automática y natural.

Estilos para trotar

Se trata de trotar de una manera en la que la persona se sienta bien. Forzar el cuerpo a técnicas rígidas puede desembocar en lesiones.

Foto:

123RF

09 de septiembre 2017 , 09:53 p.m.

Los humanos como especie estamos dotados naturalmente para trotar y correr desde la niñez y se mantiene toda la vida, excepto cuando existe alguna incapacidad. Aunque esta habilidad es inherente a la condición natural, siempre ha existido la pregunta de si eso es suficiente para hacerlo bien.

Diferentes estudios y expertos han teorizado sobre la mejor forma de hacerlo y han planteado cómo hacerlo. Basta ver las recomendaciones de Mike Antoniades, fundador del ‘The Running School’, un centro inglés dedicado al análisis biomecánico y a la rehabilitación de corredores, cuando dice que los principales errores al correr son rebotar, alargar las zancadas, aterrizar muy fuerte sobre los pies, no utilizar lo suficiente los tendones de la corva, no prestarles atención a los brazos, girar el cuerpo de lado a lado mientras se corre e inclinar la cabeza y el tronco hacia delante de manera exagerada.

Esto llevó a crear técnicas en las que “se buscaba que el movimiento en la carrera quedara integrado con músculos y cerebro para mejorar la eficiencia y evitar lesiones”. El problema, asegura María Fernanda Pérez, jefe de Fisioterapia del Hospital San Ignacio en Bogotá, es que estas recomendaciones desconocen componentes importantes del funcionamiento muscular y la biomecánica humanas que están ligadas a funciones cerebrales superiores como la propiocepción (percepción inconsciente de los movimientos y de la posición del cuerpo, que no dependen de la visión). “Desconocerlos y tratar de reeducar patrones naturales que los modifique puede ser más riesgoso para el organismo. En otras palabras, hay unas condiciones naturales para cada cuerpo que tornan los movimientos más ágiles y efectivos”, dice Pérez.

En eso coincide Olga Lucía Estrada, médica fisiatra experta en ejercicio, y asegura que “al indicarle a cada persona que debe mantener las rodillas dobladas levemente al momento del contacto con el suelo mientras el pie aterriza debajo del centro de gravedad justo por bajo las caderas, como dice la teoría, se condiciona la activación de funciones de la corteza cerebral y termina por convertir la carrera o el trote en algo torpe, poco armónico, agotador y hasta riesgoso”.

Por estas razones, algunas escuelas de medicina física y de rehabilitación cuestionan las variaciones que algunos preparadores físicos hacen en los entrenamientos para modificar la zancada y la cadencia, con el objeto de promover eficiencia y rapidez. Por ejemplo, “dicen que se deben acortar los pasos para correr más rápido y apuntar a una cadencia por encima de 160 pasos por minuto”, asegura Estrada. Algo que no tiene evidencia científica que demuestre este tipo de sugerencia.

Para verificar cuál es la mejor forma de correr, científicos de la Universidad de Brigham Young en Provo Utah (Estados Unidos) compararon un grupo de atletas calificados y competitivos con otro integrado por deportistas de áreas no relacionadas con la carrera, los cuales fueron sometidos a pruebas que incluían trote y carrera, mientras analizaban variables. Los voluntarios se desplazaron por una banda a la velocidad que cada uno consideraba que se sentían más cómodos. Para los experimentados, esta velocidad era la misma a la que se entrenaban, y para los no corredores, curiosamente esta velocidad era en la que sentían que podían ser más rápidos, al menos manteniéndose durante 20 minutos.

Los investigadores contaron los pasos de los participantes y determinaron la longitud de sus zancadas. Y en una segunda prueba, bajo estas mismas variables, se midió el consumo de oxígeno para determinar la “economía” de su funcionamiento (una medida en la que si un movimiento requiere menos oxígeno es más “económico”, menos extenuante y más fácil de mantener por más tiempo. En ese contexto, los corredores tienden a mantener ese estilo).

En el estudio usaron metrónomos (marcadores de ritmo o de compás) para modificar los pasos de los participantes pidiéndoles que coincidieran sus pisadas con el ritmo del aparato y aterrizaran sobre su pie derecho cada vez que este sonaba. Todo mientras la velocidad de la banda se mantenía sin cambios y se aceleraba o se disminuía la cadencia del metrónomo.

Como era natural, con el fin de mantener el ritmo, los corredores tenían que acortar o alargar sus pasos y mantenerse por dos minutos a la par que se analizaba su respiración. Al terminar se volvió a revisar la economía de funcionamiento y encontraron que cuando los corredores modificaban sus pasos con los que se sentían más cómodos, ya fueran alargándolos o acortándolos, su economía de funcionamiento disminuía de manera notable. Es decir que correr se les tornó físicamente más difícil. Lo curioso es que este hallazgo fue consistente tanto en el grupo de los experimentados, como en el de los inexpertos.

En conclusión, hay que correr con libertad, de manera natural.

El cuerpo sabe lo que hace

El ‘International Journal of Exercise Science’ dice que las personas al correr, independientemente del estilo, eligen el ritmo y la zancada más eficientes, de manera automática y natural, sin que medie ningún tipo de entrenamiento.

Con base en esto, Iain Hunter, profesor de Ciencias del Ejercicio que supervisó el estudio, le dijo al ‘New York Times’ que estos hallazgos indican que “nuestros cuerpos saben lo que están haciendo cuando se trata de elegir la forma de correr, incluso sin el beneficio de ninguna instrucción”.

Este mensaje, dice María Fernanda Pérez, es alentador, si se tiene en cuenta que para correr o trotar cada cuerpo está diseñado para responder a la forma más eficiente y menos agotadora, para lo cual no es necesario aprender de ningún entrenador o de ningún otro experto.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA