Después de los 60, ¡fuera de la zona de confort!

Después de los 60, ¡fuera de la zona de confort!

Recomendaciones para emprender nuevos proyectos en este momento de la vida.

Adulto mayor

Una buena actitud le ayudará a cumplir sus proyectos.

Foto:

123rf

24 de enero 2018 , 09:36 p.m.

Más de 40 años después de haber empezado en su primer empleo, usted se encuentra sentado en su casa, tranquilo, quizás hojeando un libro o entretenido en cualquier otro pasatiempo. Comenzó su etapa de retiro y sin duda usted y muchos a su alrededor han dicho que es la hora de no hacer nada y que no es momento para emprender nuevos proyectos. Es más, seguro que se ha repetido una y otra vez la frase ‘ya para qué’.

Aunque está más que comprobado que no hay razón para no tener proyectos de vida, sueños y planes a largo plazo después de los 60 años, hay factores que todavía hacen que pensemos lo contrario. Por ejemplo, el informe del 2017 ‘Derechos de las personas mayores’ de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destaca que la sociedad, en general, aún no ha sabido incluir a las personas mayores en sus planes de desarrollo: hay pocos espacios para el desarrollo laboral, pero también para el personal; hay pocas asistencias para que se sientan con el apoyo suficiente como para ser seres productivos consigo mismos.

Por eso Carmen Lucía Curcio, investigadora del grupo de investigación de gerontología de la Universidad de Caldas, considera un progreso que cada vez pensemos menos en la vejez como una etapa de deterioro y enfermedad.

A partir de una investigación que hizo con sus colegas ‘ Envejecer bien, un estudio sobre el envejecimiento exitoso y sus determinantes’, asegura que uno de los factores para sentirnos plenos mientras envejecemos (proceso que, vale la pena aclarar, enfrentamos desde que nacemos) es la percepción que tenemos de nuestra propia salud y autonomía.

“Si me siento saludable, cambia mi percepción de lo funcional que soy: puedo ser autónomo e independiente”, resume la experta.

En contraste, una actitud contraria genera que las personas mayores de 60 años –opina Javier Restrepo, conferencista de procesos de envejecimiento y estilo de vida saludable– conviertan sus enfermedades crónicas, propias de la edad, en condiciones de vida.

“Entonces surgen excusas: ‘es que tengo que vivir con mi condición de la tiroides, entonces no tengo energía para correr’, o ‘es que como no veo bien de lejos, no me atrevo a salir mucho a la calle’ y esa actitud limita todas sus posibilidades”, comenta Restrepo.


Por eso, le recomendamos tener en cuenta estos pasos para sus proyectos de vida, incluso si se ha dicho a usted mismo que ya ‘está mandado a recoger’.

1. No pierda de vista su propósito de vida

Diferencie este concepto de las metas y objetivos. Según Javier Restrepo, el objetivo es algo que quiere lograr por medio de metas, que deben cumplirse a corto plazo. Por ejemplo, si usted quiere escalar una montaña, una meta debería ser escalar unos cuantos metros primero para entrenarse y lograr llegar al objetivo de alcanzar la cima de la montaña. Por su parte, “el propósito de vida es la respuesta a la pregunta ‘¿yo qué vine a hacer a este mundo?’, que lo llevará a establecer sus objetivos y a establecer sus planes exactos para llegar hasta ahí”, explica Restrepo.

El propósito de vida es la respuesta a la pregunta ‘¿yo qué vine a hacer a este mundo?

2. Participe y hágase oír

No dude nunca de su juicio moral e individual por estar “en una época diferente” de la que vivió mientras trabajaba. Como resalta el informe de la Cepal, es importante que forme parte de la comunidad a la que le interesa pertenecer y que participe activamente en ella. “Esos lazos de empatía nos mantienen activos, pero, además, nos hacen sentir como individuos con propósito”, dice una parte de la investigación.

Otra forma de hacerlo es involucrándose en una comunidad de aprendizaje de alguna disciplina. Carmen Lucía Curcio explica que “con el tiempo las técnicas de aprendizaje se van transformando, pero eso no significa que uno no sea capaz de aprender, sino que puede adaptarse a nuevos modelos o buscar grupos que entiendan su forma de aprender”.

Por eso, si entre sus objetivos incluye aprender una disciplina que antes no conocía, esté abierto a los desafíos que eso pueda generarle y no dude en pedir ayuda. “No debe interpretar eso como una falta de autonomía, sino como una herramienta que le permitirá cumplir sus metas”, recomienda, por su parte, Javier Restrepo.

3. Deje las excusas atrás

Con la edad llegan patologías que deben medicarse y tratarse adecuadamente, sí, “pero hay que tener en cuenta que si uno cambia hábitos puede mejorar lo que parece absolutamente negativo, lo que sí se puede cambiar y afectarán su estilo de vida para bien”, opina Restrepo.

Recomienda que siempre mida sus indicadores de salud para establecer qué puede hacer y qué no puede hacer, porque para cumplir propósitos probablemente va a tener que cambiar muchos hábitos.

Como en cualquier otro contexto, también es importante que sus aspiraciones se ajusten a un presupuesto fijo o, si lo desea, que evalúe las posibilidades de ahorro que tiene para llegar a ellos. “Lo más importante es no crear imaginaciones ficticias; por ejemplo, que de hoy a dos meses vas a ganar una maratón en Santa Marta”, dice como ejemplo. Hay que ser sensato en el propósito que pienses y buscarlo.

Por último, Restrepo recomienda tener en cuenta esta reflexión: “Si se pregunta para qué quiere hacer algo, la respuesta suficiente debería ser ‘para sentirme bien’. Y si va a llegar la muerte, ¿por qué no esperarla estando feliz?”.

REDACCIÓN VIDA MODERNA
EL TIEMPO

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.