Perros y recién nacidos, ¿qué tan buena es la fórmula?

Perros y recién nacidos, ¿qué tan buena es la fórmula?

Este tipo de relación hace que los niños sean menos propensos a infecciones.

ICBF investiga muerte de bebé

El experto reconoce que los perros pueden causar alergias a los infantes, debido a su pelo, por ejemplo, y eso detonaría problemas en vías respiratorias, como tos o asma.

Foto:

123RF

09 de octubre 2017 , 04:58 p.m.

Si está próximo a convertirse en padre y tiene un perro en casa, es importante saber qué tan recomendable es que el bebé conviva con el can en términos de salud e higiene. 

“Los recién nacidos no cuentan con muchas defensas, son más vulnerables a infecciones. Su piel es más sensible y necesitan varios cuidados. Lo idóneo es que los canes no se acerquen a ellos durante el primer mes de nacidos”, afirma Víctor Jurado Hernández, médico pediatra y neonatólogo por la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

El experto reconoce que los perros pueden causar alergias a los infantes, debido a su pelo, por ejemplo, y eso detonaría problemas en vías respiratorias, como tos o asma.

“Es factible que transmitan parásitos; para evitarlo no deje que lo huela o lo quiera lamer. Lo que puede parecer una tierna escena, podría provocar alguna enfermedad, por ejemplo, parasitosis, que se presenta con diarrea o vómito, por mencionar algunos síntomas”, indica.

Es fundamental mantener limpia a su mascota y que esté vacunada, desparasitada, con visitas periódicas al veterinario para detectar cualquier anomalía que ponga en peligro al bebé.

Mejores amigos

Quizá, con la llegada del bebé, su perro se puede sentir celoso o desplazado. Por eso, desde un principio es importante que fomente una relación basada en la seguridad y respeto entre ambos. Un principio básico es que nunca deje al bebé y a su mascota sin supervisión; tal vez tenga al perro más tierno y tranquilo, pero muchas veces, los pequeños, por curiosidad, llegan a tomarle la cola, la oreja, o a picarle los ojos, y la reacción del can podría ser muy brusca con el niño, sin medir su tamaño ni fuerza.

Tanto el pequeño como el can requieren su propio espacio, esto para evitar infecciones. Lo ideal es que su mascota no permanezca mucho tiempo en la habitación de su hijo, por lo menos en el primer año; de igual manera, el plato y cama del perro no deben estar al alcance del niño.

“Los animales merecen respeto y tener un lugar digno para vivir. Con la llegada de un bebé no podemos abandonarlos, solo acondicionar la casa y marcar límites, pero sin duda es recomendable la convivencia entre ambos”, reconoció el también especializado en docencia, investigación clínica y administración financiera de hospitales (UNAM), así como en neurosonografía cerebral en niños recién nacidos.

Niños más sanos y fuertes

Si aún le quedan dudas de qué tan buena es la convivencia del bebé con su peludo, el experto enfatizó que “sí es factible que el pequeño cree anticuerpos al estar en contacto con la mascota”. Cabe destacar que diversas investigaciones señalan que este tipo de relación hace que los niños sean menos propensos a infecciones.

EL UNIVERSAL (México) / GDA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA