Que sí se les moja la canoa / Sexo con Esther

Que sí se les moja la canoa / Sexo con Esther

Lo dice la ciencia: los hombres heterosexuales se sienten atraídos por otros cuando beben alcohol.

Licor y sexo

Las posibilidades que los señores busquen a otros hombres son mayores cuanto más alcoholizados estén.

Foto:

Milton Díaz / Archivo EL TIEMPO

20 de enero 2018 , 11:30 p.m.

Lo dice la ciencia: los hombres heterosexuales se sienten atraídos por otros hombres cuando beben alcohol. Así como lo leen. Y no es para irse de espaldas, porque no son pocas las historias de machos que, en una noche de copas, parecen desdoblarse en medio de caricias y sugerencias a sus congéneres. Algo que comúnmente se le achaca a la borrachera, pero que al volverse frecuente produce comentarios, casi siempre en voz baja.

El asunto es que los implicados, por lo general, se molestan y reafirman su masculinidad a voz en cuello, e incluso descalifican agresivamente a quienes aluden a dichos eventos. Sin embargo, un estudio de las universidades de Illinois Oeste y Wayne, publicado en el ‘Journal of Social Psychology’, demostró que las posibilidades que los señores busquen a otros hombres son mayores cuanto más alcoholizados estén, independientemente de que sin tragos en la cabeza se manifiesten como varones de pelo en pecho.

Según estos magos, tras remontar la barrera de las diez copas los hombres parecen sentirse igual de atraídos por hombres y mujeres, y aunque algunos creen que después de esta cantidad de alcohol lo normal es no saber si se prefiere a persona, animal o cosa, lo cierto es que esto se diluye al observar que no ocurre lo mismo cuando las mujeres toman trago.

Para comprobarlo, los participantes tenían que observar con diferentes cantidades de alcohol en su cuerpo videos de hombres y mujeres durante lapsos de 40 segundos. Y, en la medida en que se aumentaba la cantidad de trago, se les preguntaba qué actividades estarían dispuestos a realizar con las personas que aparecían en las grabaciones.

Los hallazgos fueron sorprendentes, porque los varones estaban dispuestos a tener relaciones sexuales con las mujeres que aparecían en los videos sin importar la cantidad de bebida que hubieran consumido; sin embargo, a mayor cantidad de alcohol consumido, se les iba despertando un interés significativo en los hombres, al punto de que machos marcadamente heterosexuales revelaban que se irían a la cama con los hombres, sin ningún tipo de distingo. Aunque la explicación no es clara, los autores del estudio infieren que este comportamiento puede ser motivado por la disminución de la ansiedad y de la inhibición que promueve el alcohol, lo que los lleva a preocuparse menos por lo que deben ser o deben querer.

La intención es dejarles estos datos como una mera reflexión, aunque, si prefieren –ustedes, señores– probarse después de diez copas, es un asunto que en lo personal no me conmueve.

Eso sí, como mujer las invito a que curioseen las inclinaciones de sus hombres cuando se pasan de tragos.

Hasta luego.

ESTHER BALAC
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.