Polvos adelgazantes / Sexo con Esther

Polvos adelgazantes / Sexo con Esther

Estudios señalan que la actividad sobre la cama es uno de los ejercicios más completos que existe.

Sexo con Esther

A mayor frecuencia de relaciones, mayores beneficios.

Foto:

123RF

11 de noviembre 2017 , 11:20 p.m.

Por alguna razón, el autor norteamericano Richard Smith escribió dos libros sobre sexo y adelgazamiento en los que demuestra que el aquello desvanece las ganas de comer, lo que sumado a las calorías que se queman sobre al catre, convierte a los polvos en una grata opción para mantenerse en forma.

Si les queda duda, basta ver los estudios que con irrefutable evidencia señalan que la actividad sobre la cama es uno de los ejercicios más completos que existe, porque pone en funcionamiento no solo los músculos del departamento inferior, sino todo el organismo de la cabeza a los pies.

Y si esto no es suficiente, las encamadas genuinas son una fuente gratuita de endorfinas, esas hormonas amigables que aliadas con el bienestar sacan en estampida el estrés y la ansiedad, y de paso las compulsiones y las ganas de comer. ¿Van entendiendo?

Sin embargo, todas estas maravillas no aparecen así como así y requieren de unas condiciones mínimas en términos de frecuencia, duración y posiciones e intensidad de las faenas.

Por ejemplo, en la Universidad de Quebec demostraron que las sesiones normales de sexo casero y sin parafernalias extras pueden quemar entre 101 y 300 calorías, algo más eficiente que salir a caminar y hasta trotar.

Pero hay más, expertos gringos han verificado que tomarse un buen rato para desvestir a la pareja puede quemar 120 calorías, un orgasmo exige 50 y un buen beso se carga 60 calorías. Ahora, si el asunto es que no se cuenta con una pareja para estas actividades, pues se puede echar mano de la imaginación y recurrir a la masturbación, que, en el peor de los casos, exige algo más de 100 calorías.

Por supuesto que estas son medidas por unidad de catre, es decir por polvo. De tal forma que a mayor frecuencia, pues mayores beneficios. Todo de manera natural, divertida y sin ropa especial.

Así que a bajar de peso en la cama. ¡Ah!, y si por hacerlo con juicio lo califican de adicto al sexo, puede decir que sí es adicto, pero al buen ejercicio.

Hasta luego.

ESTHER BALAC
Especial para EL TIEMPO@SaludET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA