Violencia de género 'sigue siendo un grave problema de salud pública'

Violencia de género 'sigue siendo un grave problema de salud pública'

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, habla de los resultados mostrados por la Ends.

fg

Alejandro Gaviria, ministro de Salud.

Foto:

Juan Ignacio Mazzoni / EFE

18 de diciembre 2016 , 12:38 a.m.

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, reconoció en diálogo con EL TIEMPO que las violencias de género evidenciadas en la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (Ends) 2015 “siguen representando un grave problema de salud pública”.

De acuerdo con el ministro, buena parte de la población desconoce que, más allá de golpes y violaciones, hacen parte de las agresiones “los tocamientos, el exhibicionismo, los chantajes económicos y los maltratos psicológicos”. Además, menciona que la tolerancia hacia la violencia es mayor en las áreas urbanas y en los hombres de estratos altos, “lo que apunta a dinámicas culturales complejas”.

(También: ¿En qué temas se lograron avances en los últimos cinco años?)

Y si bien la Ends 2015 muestra una ligera reducción comparada con la del 2010, en la proporción de mujeres que admitieron haber sido violadas por sus maridos (de 9,7 a 7,6 por ciento); en términos generales, Gaviria reconoce que en este frente, los avances son tímidos y que desde el Gobierno se debe analizar “con cuidado por qué se han reducido los niveles de denuncia”.

“Desde el sector salud nos corresponde brindar atención física y psicosocial a las víctimas, pero a todas luces este tema requiere la participación de la justicia y la educación”, asegura el ministro.

(Además: En Colombia, cedió embarazo adolescente y mujeres tienen menos hijos)

Gaviria cita un estudio de la Universidad de los Andes que cuantificó hace unos años los costos sociales de este problema para decir que la violencia genera no solamente dolor y sufrimiento humano, sino que afecta el desempeño socioeconómico de las mujeres.

“Las maltratadas ven disminuidos sus ingresos aproximadamente en 70 por ciento y tienen una mayor probabilidad de estar desempleadas. El estudio afirma que en el 2005, la violencia contra las mujeres le costó al país aproximadamente 4 por ciento del PIB”, sentencia.

Aunque hay mejoras, el ministro asegura que hay que reconocer que las brechas, en algunos casos muy amplias entre regiones, estratos sociales y nivel educativo, se convierten en un foco determinante para evaluar y orientar políticas sociales con el objetivo de minimizarlas.

“Si las familias y los colegios contribuyen a cambiar los estereotipos en los roles de género y a enseñar desde la niñez que existen diversas formas de violencia, con seguridad podremos dar pasos adelante en este aspecto”, concluye.

SALUD

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA