‘Lagom’, el secreto sueco para vivir feliz y tranquilo

‘Lagom’, el secreto sueco para vivir feliz y tranquilo

No muy poco, no demasiado y simplemente lo justo es la filosofía de este estilo de vida.

Lagom

'Lagom' es no es la perfección, sino la mejor solución, según asegura Lola A. Åkerström, autora del libro Lagom.

Foto:

123RF

10 de abril 2018 , 11:07 p.m.

Hygge, ese concepto traducido del danés como ‘lo acogedor’, ya no acapara la atención de todos. Ahora lagom es la filosofía de la que todos hablan: las revistas 'Vogue' y 'Elle' la consideraron la palabra de 2017, y medios como 'BBC', 'El País' y 'The New York Times' le han dedicado artículos a esta forma de ser sueca.

Lagom suele definirse como “no muy poco, no demasiado, simplemente lo justo”. Pero, según Lola A. Åkerström, autora del libro 'Lagom', el secreto sueco de la buena vida (Ediciones Urano), es mucho más que eso: “Lagom es en realidad la forma sueca de manejar el estrés".

Piensa en ello como una escala que siempre necesita ser equilibrada. Demasiado causa estrés, y muy poco también. Lagom trata de encontrar el equilibrio entre ambos, con la solución óptima al reducir el exceso.

No es la perfección, sino la mejor solución. Por ejemplo, cuando se trata de la casa, lo que tengas que no sea funcional o que no tenga un gran valor emocional simplemente ocupa espacio y agrega estrés debido a la limpieza y a mantener algo que no necesitas”, dice en entrevista con 'El Mercurio'.

El origen de la palabra –que se ha convertido en un sello sueco– es antiguo. “El mito popular es que vino del acortamiento de laget om (‘alrededor del equipo’) durante la era vikinga, cuando se pasaban entre todos un cuerno con una bebida alcohólica y se suponía que todos debían tomar lo justo. Pero la palabra en su verdadero origen significa ‘según la ley’, y apareció en los siglos XVI y XVII”, explica Åkerström.

Esta escritora y fotógrafa nigeriana lleva ocho años viviendo en Suecia. Cuando se dio cuenta de la existencia de lagom fue en una comida con amigos músicos. “Se desprendía de nuestro grupo una especie de moderación. Brillaba por su ausencia cualquier alusión gratuita a logros personales. Nadie divulgaba por iniciativa propia datos sobre su persona, salvo si se lo pedía alguno de los comensales”, se lee en las primeras páginas del libro.

Para todos 

Cuando tomó conciencia de que ese equilibrio era lagom, comenzó a analizar el fenómeno. Según explica, todo el mundo puede incorporar aspectos de esto en su vida. “Lo primero es identificar fuentes de estrés e intentar reducirlas. Por ejemplo, deshacerse de cosas –menos es más–, tener equilibrio entre trabajo y vida, buscar relaciones basadas en la confianza".

Trabajar demasiado, por ejemplo, es una antítesis de lagom, así que una forma sencilla de aplicarlo en el trabajo es comenzar a tomar descansos regulares. En Suecia se llama fika, que es tomar descanso con un café y quizás comer algo dulce con tus colegas. "Eso te ayuda a equilibrar tu día para que no estés trabajando demasiado. Además, hay que preguntarse: ‘¿realmente necesito trabajar horas extras hoy?’. Si la respuesta honesta es no, entonces no lo haga”.

También se dice que la filosofía lagom es en parte responsable de que solo el 12,3 por ciento de la población sueca mayor de 15 años tenga sobrepeso elevado. “Parecen encontrar más balance entre comida y ejercicio que muchas otras culturas. Cuando me mudé a Suecia estaba sorprendida por cuántos rollos de canela comía la gente, y no engordaba”.

Esta filosofía de vida, inculcada desde niños, “quiere que sigamos dietas realistas, que puedan mantenerse diariamente sin incomodidades”, le dijo Akerström al periódico 'El Mundo'. “Nada de severas restricciones que nos sometan a presiones indebidas y nos aparten de nuestro espacio interno de equilibrio”.

Aunque Åkerström defiende este modo de vida, sabe que el lagom tiene limitaciones para ella. “La belleza de lagom es que se manifiesta de manera diferente en distintas situaciones, y, por lo tanto puedes elegir qué elementos de esta estilo de vida quieres adoptar.

Por ejemplo, debido a que la mentalidad de lagom es muy considerada y trata de brindar espacio manteniendo la distancia y no incomodando al resto, ya que puede causar estrés, la otra cara es que las personas pueden sentirse excluidas y no totalmente invitadas a la cultura. Ese aspecto nunca lo adoptaré, porque provengo de una cultura basada en un fuerte sentido de comunidad donde saludamos a los extraños con cariño, o nos presentamos en la casa de un amigo sin previo aviso”.

Claves para seguir esta filosofía
  • Planificar las compras: Conocer y entender la manera como gasta su dinero es el primer paso para aprender a utilizarlo con sabiduría, sobre todo cuando llega el fin de semana. La idea es planear qué haremos el sábado y preguntarnos: ¿en realidad es necesario pasar la tarjeta sin prestar atención? Ni las compras ni las copas de más forman parte de este estilo de vida.
  • Acciones sostenibles: Tener más control sobre los recursos naturales es una pieza fundamental del lagom. Hace frío y necesitamos calentar el hogar, pero no es necesario tener la calefacción a tope. Lo mismo en el caso contrario, con el aire acondicionado. O sea, no se trata de tener la casa como una sauna o un congelador. En fin, se trata de ser un poco más responsables con los recursos naturales. 
  • Que el trabajo no se apodere de su vida: Trabajar no puede ni debe ser su vida. Los suecos lo saben, y por eso poco a poco han ido introduciendo jornadas diarias de seis horas. Pero como no vivimos en Suecia, podemos intentar aprovechar las (pocas) horas libres para despejarnos de la vorágine diaria. Practicar un deporte, tocar un instrumento, aprender un idioma son actividades que definitivamente le harán olvidar el montón de horas que pasó dentro de una oficina.
  • Sea feliz con lo que tiene: “Cuando tenga esto, entonces... estaré contento”. “Cuando llegue el verano, entonces... por fin seré feliz”. “Cuando baje de peso, entonces...”. El lagom dicta que debemos ser felices con lo que tenemos. No se trata de ser mediocres y conformarnos con todo, sino de aprender a disfrutar la vida tal cual se nos presenta. Ese es el secreto, al menos eso dicta esta filosofía.

A. TORRES
MERCURIO GDA (CHILE)

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.