Viagra: dos décadas y más firme que nunca

Viagra: dos décadas y más firme que nunca

Lea aquí cómo fue descubierta y todo lo que hay que saber sobre esta pastilla ‘milagrosa’.

Viagra para la impotencia sexual

El Viagra se convirtió en una esperanza para los hombres con impotencia sexual.

Foto:

123RF

27 de marzo 2018 , 10:31 p.m.

Como ocurre con muchos avances de la humanidad, el Viagra fue descubierto por accidente. Hace algo más de dos décadas, investigadores de la farmacéutica estadounidense Pfizer experimentaban, con el citrato de sildenafilo, un nuevo medicamento para la angina de pecho y la hipertensión, pero cundía el desánimo: todas las pruebas daban resultados negativos.

Lo curioso era que los hombres que tomaban este nuevo medicamento ‘padecían’ un inesperado efecto secundario: una erección. Y relataban que su competencia sexual les mejoraba.

Y a raíz de esos inesperados resultados, la farmacéutica orientó la mirada y las investigaciones hacia los problemas de erección de los señores y dio en el blanco porque era la solución para un problema velado que afectaba a la tercera parte de los hombres mayores de 40 años.

Justo el martes, hace 20 años, la Agencia de Estados Unidos para la Alimentación y los Medicamentos (FDA) aprobó este milagro azul. Y desde entonces muchos hombres echan mano de esta ayuda, al punto de que la consideran un aliado cercano. Aunque no se tiene certeza del número de personas que consumen Viagra en sus versiones de marca y genéricas, lo cierto es que su aparición también sirvió a para desnudar el problema de la impotencia masculina y cambiar de tajo la cultura secular en los hombres mayores de todo el mundo.

Su uso se ha extendido a tal grado que si bien las normas indican claramente que debe consumirse bajo fórmula médica –debido a que está contraindicado en algunos casos–, en países como Colombia tanto el Viagra como casi medio centenar de registros de sildenafil se consiguen fácilmente en las farmacias.

Muchos de sus usuarios son, de hecho, jóvenes que no necesariamente los requieren, razón por la cual también esta clase de medicamentos se han vuelto ‘drogas recreativas’, pues aumentan la duración y el número de relaciones, al tiempo que hacen más corto el tiempo de ‘recuperación’ entre relación y relación.

No todo es felicidad

Aquí hay que ser claros e insistir en que antes de tomar este componente azul, sobre todo en personas mayores, es necesario someterse a un examen completo para descartar problemas cardiovasculares y establecer si se consumen o no otras drogas que, tomadas simultáneamente con el sildenafil, puedan acarrear riesgos; es el caso de los nitratos para bajar la presión arterial.

Abraham Morgentaler, autor del libro ‘El mito Viagra’ y profesor asociado de urología en la Escuela de Medicina de Harvard, insiste en que este tratamiento no conviene a todos los pacientes.

“Mucha gente ha tomado Viagra por su felicidad personal, pensando que una buena erección resolvería sus problemas relacionales, y quedaron decepcionados”, dijo.

El experto llama la atención por el abuso de este fármaco por parte de los jóvenes, aun sin necesitarlo: “Lo toman quizá porque no tienen experiencia o son tímidos, y el Viagra les da mayor confianza”, sigue el experto. “Toman este medicamento para ser aceptados, pero temo que se pierdan la oportunidad de tener intercambios emocionales reales con una pareja, basados en la realidad y no en una mitología”, concluye Morgentaler. Pero, más allá de las precauciones, sin duda –al igual que ocurrió con la píldora anticonceptiva en los 60– el Viagra se ha convertido, en sus primeros 20 años, en el pilar de una nueva revolución sexual.

¿Cómo actúa?

El producto tiene una acción muy específica sobre la fosfodiesterasa 5 (que se encuentra en el pene y es la enzima que destruye la actividad del óxido nítrico y permite que éste vuelva otra vez a su estado de flacidez. El sildenafilo (viagra) inhibe esta enzima (fosfodiestereasa 5) y permite, por tanto, mantener la erección mientras aumenta la duración de la acción del óxido nítrico.

Fuentes: Agencias, José Miguel Silva, urólogo hospital San Ignacio. Hernán Aponte, Urólogo, Hospital U. San José.

Diez datos que todos quieren saber sobre la pastilla azul...

¿Qué pasa con los enfermos del corazón?

En teoría no hay contraindicación, siempre y cuando el médico haya, inicialmente, evaluado que el paciente pueda tener actividad sexual sin problemas. Ahora, si el enfermo del corazón toma vasodilatadores con base en nitratos, no puede tomar la pastilla azul.

¿Cómo se llevan el Viagra y el alcohol?

Con un par de tragos no se presentan interacciones, pero en grandes cantidades el alcohol puede deprimir las funciones sexuales, y el soldenafino, por sí solo, no puede contrarrestar ese efecto.

¿Qué pasa si las erecciones son normales y se toma?

Algo que es normal no se puede normalizar más; es decir, no habrá una respuesta más allá de lo normal. Si hay disfunción eréctil, entonces sí actúa el medicamento.

¿Las mujeres lo pueden consumir?

Como es un vasodilatador, aumenta la circulación a nivel genital y esto, en algunas de ellas, puede tener algunos efectos positivos; pero los mecanismos de excitaciones son diferentes, así que no se ha demostrado que mejore el placer de manera absoluta.

¿Qué pasa si se toma Viagra y no se tienen relaciones?

Si no hay un estímulo sexual, no pasa nada.

¿Esta pastilla cura la impotencia?

No. Controla la enfermedad.

¿Hay una edad límite (máxima y mínima) para tomarlo?

No. Mientras el individuo con disfunción eréctil tenga capacidad física y mental para tener actividades sexuales, puede usarlo.

¿Ayuda a tener más eyaculaciones?

No, hay hombres que pueden tener orgasmos más seguidos, pero esto no es por la pastilla.

¿Con cuánto tiempo de anterioridad se debe tomar?

Se recomienda consumirla, como mínimo, una hora antes de tener relaciones sexuales. Preferiblemente con el estómago vacío y acompañada de un vaso de agua, porque es un medicamento hidrosoluble. Aunque también existe la opción masticable, cuyo efecto se siente aproximadamente a los 30 minutos.

¿Qué pasa con una sobredosis?

La dosis recomendada es de 50 miligramos. Tres pastillas (150 mg) lo único que pueden provocar es una caída de la presión arterial.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO
En Twitter: @SaludET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.