¿A qué le tienen miedo los niños y por qué?

¿A qué le tienen miedo los niños y por qué?

Conozca cómo ayudar a sus hijos para que pierdan el miedo a la oscuridad y las pesadillas.

fg

No deje a sus niños solos cuando expresen que temen a algo ni menosprecie su sentir.

Foto:

123rf

28 de diciembre 2016 , 03:48 p.m.

Puede sonar familiar que su pequeño se despierte gritando en la noche, que llame desde su cuarto para que prenda la luz o revise si debajo de la cama hay un monstruo... En tal caso, las relaciones entre la ficción y la realidad podrían estarlo confundiendo un poco.

Sin embargo, no hay de qué preocuparse. Las pesadillas y los miedos nocturnos pueden considerarse normales en los niños, pues su naturaleza hace que en ciertas edades experimenten temor frente a la oscuridad, los monstruos imaginarios, las máscaras, los animales y hasta actividades como ir al doctor.

Lo importante es que como padre maneje bien el momento y brinde seguridad a sus pequeños; además, debe entender que es normal porque es una etapa en la que “el ser humano se está desarrollando y conociendo, explorando el mundo, por lo que hay cosas que no logra entender del todo”, explica Milena Moncada, psicóloga clinicoinfantil.

Sueños que los hacen llorar

Precisamente, todas las cosas nuevas que están descubriendo los niños son las que “pueden provocarles miedo o ansiedad; eso se traduce mucho en las pesadillas que suelen tener. El cerebro, en el momento del sueño, elabora lo vivido durante el día en imágenes y experiencias oníricas para darle sentido al mundo”, sostiene la psicóloga.

Así mismo, es fundamental comprender que “en el ciclo de sueño-vigilia normalmente soñamos, y esos sueños tienen un contenido de lo que nosotros vivimos. Entonces, las pesadillas de los niños están asociadas a eventos o sucesos que ocurrieron en su día”, subraya Johanna Romero, directora de la especialización en Psicología Clínica de la Niñez y la Adolescencia de la Universidad de La Sabana.

En ese sentido, el rol de los padres es apoyar a sus hijos y supervisar las actividades que hacen en su vida diaria, relacionada con ver imágenes como el computador o el televisor; en estas, tal vez, puedan ver contenido que a su edad no logran asimilar, resalta Romero. Agrega que esto se debe hacer para evitar “exponerlos a situaciones que les generen algún tipo de temor o miedo, que se pueda evidenciar en pesadillas muy recurrentes”.

La oscuridad intimida

Hablando en términos de edad, los expertos en la materia consideran, sin generalizar, que en la edad de entre 5 y 7 años, los niños temen principalmente a la oscuridad, los animales grandes, los monstruos y a dormir solos, esto último relacionado con lo primero.

Cabe aclarar que, de todas maneras, “a los niños no podemos medirlos con una regla; digamos que los autores y las personas que hacemos investigación identificamos como unas normalidades (en esas edades), pero cada niño es un caso”, expresa Romero.

Ahora bien, la mejor manera de dimensionar por qué los niños le tienen miedo al momento en que las luces se apagan es entender que “aún están internalizando los conceptos de noche, silencio, tiempo de descanso y soledad; esto suelen asociarlo con algo negativo, un aspecto muy relacionado, a su vez, con la cultura y las creencias de su entorno”, según Moncada.

En relación con el tema del miedo en los niños existe un estudio realizado por Vicente Caballo, autor en temas de infancia y adolescencia, junto con Sally González, Verónica Alonso y María Jesús Irurtia, llamado ‘Los miedos infantiles: un análisis por edades y sexo’, que arrojó entre sus resultados que existen claras diferencias entre niños y niñas, “informando que las niñas tienen un mayor nivel de temor que los niños en 60 de los 80 ítems de los que consta el instrumento”, describe el artículo científico, producto de una investigación en niños costarricenses entre 9 y 12 años, en la que se calificaron los miedos en: situaciones de peligro, animales pequeños, crítica/castigo, médico/hospitales, y lugares misteriosos/oscuros.

Los padres también crean miedos

Si bien el rol principal como padres es guiarlos en ese camino de superar los miedos que tienen con la compañía y la seguridad que generan a sus hijos, también puede ocurrir que en ciertas acciones que realizan les estén creando temor a algo; aunque lo hagan de manera involuntaria. Es importante saber que los niños tienen como modelo a sus padres y, por tanto, actúan desde el ejemplo que les dan.

Johanna Romero dice que “si una mamá teme a los ratones y se desespera y grita cada que ve uno, o se sube encima de la silla, el niño va a tender a hacer lo mismo a pesar de que no ha tenido ningún tipo de contacto con ese animal”.

Además, la doctora Milena Moncada agrega: “La actitud de los padres ante sus propios miedos influye en la percepción que tiene el niño, desde muy pequeño, a diferentes eventos de la vida”, lo que significa que el comportamiento de los padres tiene conexión directa con algunos miedos de los niños, por lo que es necesario trabajar en ello y, de ser necesario, buscar ayuda especializada.

Cómo ayudar a sus niños

Después de conocer que el miedo a la oscuridad y las pesadillas puede denominarse ‘normales’ en los pequeños, es importante que sepa cómo apoyarlos en los momentos en los que los experimentan, sin caer en el exceso. Por ello, Milena Moncada y Johanna Romero, ambas profesionales en psicología clínica, hacen algunas recomendaciones importantes para atender en casa.

1. Terapia de juego

Buscar actividades divertidas en torno a prender y apagar la luz, esto puede ayudar a producir confianza.

2. Dé seguridad

Los niños traducen la emocionalidad de los padres. Para que se sientan seguros, muéstrese tranquilo ante las situaciones.

3. Recursos

Con cuentos y videos usted puede trabajar los miedos en sus pequeños y ayudarles a ver que son superables.

4. Dialogue

Es importante que sostenga charlas cálidas con ellos, en términos sencillos y comprensibles. Conozca a qué le temen y hágales ver que usted está ahí.

5. Con equilibrio

No regañe ni mucho menos menosprecie su miedo; tampoco les dé la razón, pues el objetivo es calmarlos.

6. Verifique

Asómese bajo la cama si su hijo dice que hay algo debajo de esta para demostrarle que no hay nada, así le hará entender que le cree, pero que no hay por qué temer.

7. Sin mimar

Los padres deben ayudarles a superar los miedos, pero sin romper reglas, como dormir juntos, pues perderán los avances.

8. No exagere

No los sobreproteja. Si se asustan, no actúe como si no se pudieran defender. Ellos necesitan su guía, no que les hagan todo. Deben enfrentar sus miedos.

MELISSA ÁLVAREZ CORREA
Escuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA