Debemos superar la necesidad de aprobación /De tu lado con Alex

Debemos superar la necesidad de aprobación /De tu lado con Alex

La aprobación es una amante que siempre le va a romper el corazón.

¡Ojo! Diez factores que aumentan el riesgo de padecer de disfunción eréctil

10. La ansiedad , preocupaciones, estrés e incluso la carga laboral pueden producir que se interrumpa momentáneamente la aceptación y regulación de los estímulos que producen la erección.

Foto:

123rf

10 de abril 2018 , 10:56 p.m.

¿Se han dado cuenta que desde que tenemos uso de razón estamos entrenados para que todo buen acto, logro o comportamiento sea premiado con una carita feliz, con festejos o con algún tipo de alabanza por parte de nuestros padres o de nuestros profesores?

Cuando los niños hacen un dibujo, aunque sea una simple línea en un papel, por lo general los papás lo enaltecen diciendo frases como “es el dibujo más lindo del planeta”, acompañadas de gestos exagerados como si hubieran inventado la rueda. Y, a medida que van pasando los años, a muchos jóvenes los ‘felicitan’ con juguetes, paseos o permisos si sacan buenas notas o sobresalen de alguna manera. Por el contrario, si obtienen malas calificaciones hay consecuencias negativas.

Cuando niños, si actuamos como es considerado correcto, hay sonrisas; pero si hacemos algo considerado indebido, por insignificante que sea, hay frustración y rabia. Creo que este condicionamiento, el cual parece tan racional y una forma “normal” de crianza, nos hace un daño inmenso.

Lo más triste es que muy pocos superamos esta necesidad de aprobación en la adultez. Algunos la seguimos necesitando de nuestros padres hasta el último día de nuestras vidas

Desde que nacemos nos alientan a necesitar o, peor aún, a buscar la aprobación de terceros para reafirmar que sí somos lo suficientemente lindos, inteligentes, capaces o buenas personas. En vez de preguntarnos si estamos orgullosos de nosotros mismos cuando pintamos un mamarracho o preguntarnos si hicimos nuestro mejor esfuerzo –aunque no hayamos sacado las mejores notas–, tildamos casi todos los comportamientos como “buenos” o “malos”, “correctos” o “incorrectos”.

Lo más triste es que muy pocos superamos esta necesidad de aprobación en la adultez. Algunos la seguimos necesitando de nuestros padres hasta el último día de nuestras vidas. Otros pasan de necesitar la parental a la conyugal o la de un jefe. Y ahora, con las redes sociales, ya no solo buscamos la ‘carita feliz’ de quienes nos conocen sino de completos desconocidos.

Personas adultas bajan fotos en Instagram porque no obtienen suficientes likes, muchos borran mensajes en Twitter al recibir un comentario negativo y demasiados solo publican fotos de sus vidas “perfectas” en Facebook para conseguir más “amigos”.

Entendamos que la necesidad de aprobación de cualquier persona ajena a nosotros mismos nos hace sus esclavos y convierte su reacción en una droga. Somos felices cuando la recibimos y haríamos hasta lo imposible con tal de que no nos la quiten; y como cualquier droga, cada vez vamos a necesitar más y más para sentir plenitud.
Los dejo con esta frase sabia de Confucio: “Lo que el hombre superior busca en sí mismo, el inferior busca en otros”.

Alexandra Pumarejo@detuladoconalex

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.