La desnutrición, un mal que carcome el organismo

La desnutrición, un mal que carcome el organismo

Los niños con bajo peso tienen ocho veces más probabilidades de morir por enfermedades infecciosas.

fg

Estudios recientes demuestran que un niño desnutrido en cualquier grado enfrenta riesgo de muerte.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

06 de noviembre 2016 , 01:46 a.m.

En La Guajira, todos los indicadores que miden la nutrición infantil son deficitarios, y las causas de este fenómeno entrelazan factores biológicos, culturales, sociales, económicos y políticos.

De este listado hacen parte la tendencia histórica de las comunidades a desconocer a los menores de edad como una prioridad; la elevada tasa de fecundidad (más de cuatro hijos por mujer), que ubica al departamento en el primer lugar nacional e impide llevar a la práctica la benéfica lactancia materna; el alto índice de analfabetismo, el inveterado abandono del Estado y los elevados niveles de corrupción.

Hasta hace poco se pensaba que solo los niños gravemente desnutridos podían morir. Sin embargo, estudios recientes demuestran que un niño desnutrido en cualquier grado enfrenta riesgo de muerte. Hay consenso en torno del hecho de que los niños con bajo peso, particularmente en la primera infancia, tienen ocho veces más probabilidades de fallecer por enfermedades infecciosas que aquellos con peso normal. Incluso se ha demostrado que cuando presentan pérdidas leves de peso, dicha probabilidad es hasta 2,5 veces mayor que la de un niño normal.

Razón tiene el axioma ‘todo niño desnutrido es un niño infectado’; eso quiere decir que la carencia nutricional impide a su organismo producir las proteínas que lo defienden de las enfermedades. El problema se agrava cuando la poca energía del niño se destina a luchar contra los males que lo atacan, lo cual lo debilita más, al punto de que todos los órganos quedan en un estado carencial tan severo que pueden dejar de funcionar.

(Especial: Lo que no comemos, capítulo La Guajira)

Cuando los pequeños llegan a ese punto, su salud cae en un círculo vicioso del que difícilmente salen. En ese estado, los atacan las enfermedades, principalmente las infecciosas; para defenderse, el cuerpo saca energía de todos sus órganos. Algunos llegan a un punto de no retorno y no mejoran, así se refuerce la nutrición. En poco tiempo se producen fallas multisistémicas. Por lo general, la causa de muerte se identifica con el último órgano que dejó de funcionar. Por eso se dice que fallecen de gastroenteritis, neumonías y meningitis, entre otros males. Estos diagnósticos sepultan la causa primaria, que es la desnutrición.

Estatura y peso bajos marcan de por vida a los sobrevivientes, cuyo cerebro queda subdesarrollado. Así, difícilmente tendrán buen desempeño escolar o trabajos bien remunerados.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
Editor médico de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA