Elegir gafas de sol, más que una cuestión de estética

Elegir gafas de sol, más que una cuestión de estética

Expertos coinciden en que escoger bien estos accesorios determina la salud futura de los ojos.

Gafas de sol

A la hora de proteger los ojos no solo hay que tomar precauciones en lugares de clima cálido o de altas temperaturas, como se cree.

Foto:

123RF

23 de junio 2018 , 09:00 p.m.

Así como cuidamos la piel o la alimentación, es vital vigilar la salud de los ojos. Ahora que llegan las vacaciones y la exposición a la luz solar se duplica, es muy importante elegir bien unas buenas gafas de sol que protejan estos órganos de los potenciales riesgos de los rayos ultravioleta.

“Pasamos mucho tiempo frente al sol y esa luz ultravioleta que daña la piel también puede dañar los ojos, por lo que es muy importante llevarlos bien protegidos”, afirma la presidenta de la Sociedad Internacional de Optometría del Desarrollo y del Comportamiento (Siodec) de España, Gloria Hermida.

A la hora de proteger los ojos, la experta advierte que no solo hay que tomar precauciones en lugares de clima cálido o de altas temperaturas, como se cree.

Uno de los contextos que más puede poner en riesgo la salud ocular es la nieve: se pueden producir quemaduras en el ojo frente al potente reflejo de la luz solar en este tipo de superficie gélida. En estos casos, la recomendación es emplear cristales de categoría 4, que son los que dejan pasar menos luminosidad gracias a su opacidad. “A la larga, son muchos años y horas de exposición al sol. Cuanto más protegidos tengamos los ojos, mejor. Es necesario filtrar esa luz ultravioleta”, insiste la médica.

Así, con el objetivo de mantener en buen estado nuestros ojos, estos son los principales conceptos que, según los expertos, se deben tener en cuenta a la hora de elegir unas buenas gafas de sol.

Asegurar la calidad

Elíjalas asesorado por un optometrista y en un local especializado. Existen muchas tipologías de gafas según la intensidad del filtro de los cristales. Si son buenas, deben traer un folleto que especifique esta información. “Hay cuatro categorías: la 4 es la más oscura y se emplea sobre todo para la nieve; la 3 es la más común, y la 2 y la 1 son lentes menos oscuras y dejan pasar más la luz”, aclara Gloria Hermida, de Siodec.

Protección mínima

Es necesario que tengan filtro UV (ultravioleta). Cualquier clase de gafas que se venda en una óptica cumple con los requisitos contra la luz ultravioleta, que es lo que puede perjudicar los ojos, pero fuera de un establecimiento óptico no se garantiza que esté presente. “Llevar una lente oscura y sin este filtro puede dañar mucho el ojo, porque cuando hay oscuridad la pupila se agranda y deja pasar más luz. Con esta lente sin filtro UV entrará mucha luz”, alerta la experta.

Personalizadas

En cuanto a los tonos, en general las personas miopes ven mejor a través de las lentes marrón, mientras que los hipermétropes, a través de los colores verdes. También hay lentes con mucha curvatura y personas que no los toleran. Por ello, se aconseja seguir las recomendaciones del optometrista en todo momento para ajustar las gafas a las necesidades del comprador.

La importancia de los materiales

Para confeccionar los cristales se emplean diferentes materiales. Antiguamente se usaban más las lentes de cristal, pero ahora generalmente son orgánicas. Este tipo de lentes se caracteriza principalmente porque, si se caen las gafas, el cristal no se rompe. Además, pesan menos. Hermida recomienda elegir este tipo de material, incluso en gafas graduadas.

Gafas polarizadas

“Son una gran ventaja, sobre todo para las personas que conducen mucho o están en el mar, porque polarizan la luz y eliminan muchos los reflejos y los brillos”, asegura.

Cuidado con la estética

Si está barajando la opción de adquirir lentes espejo, que se pusieron de moda hace unos años, la portavoz de Siodec destaca que, si bien es un asunto más de estética que de salud visual, sí se trata de cristales que hay que cuidar un poco más, porque se deterioran más rápido.

La salud, primero

Precisamente, advierte Hermida, a la hora de comprar gafas, muchas veces prima la parte estética y no se siguen las indicaciones del optometrista, cuando lo más importante debería ser la salud visual.

El error más grave

El fallo más serio a la hora de comprar las gafas es hacerlo fuera de un establecimiento óptico, sin la asesoría de un especialista ni garantía sobre la calidad. En estos lugares no oficiales se desconocen las condiciones o características idóneas de las gafas y las necesidades ópticas del usuario, poniendo en grave riesgo la salud de los ojos.

EUROPA PRESS
En Twitter: @europapress

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.