Para una buena encamada no importa el lugar / Sexo con Esther

Para una buena encamada no importa el lugar / Sexo con Esther

Si de pasarla bien se trata, solo bastan las ganas en su punto y tener con quien dejarlas andar.

Sexo con Esther

Según una encuesta, Londres, París y Auckland son las ciudades en las que las mujeres se meten con mayor frecuencia semanal bajo las sábanas.

Foto:

123RF

01 de julio 2017 , 05:06 p.m.

El gusto por la cama es universal, tanto que sería absurdo pensar que existe una raza o una región del mundo en las que el sexo haya dejado de ser la función natural que es.

A su manera, toda la humanidad ha buscado la forma de adaptar las costumbres y la cultura para que los polvos se disfruten así sea en cumplimiento del mandato biológico de conservar la especie. Mejor dicho, no hay encamada aburrida.

Sin embargo, hay que decir que en el caso de nosotras, las mujeres, muchas sociedades generan condiciones que terminan por regularnos el placer, al punto que no siempre le sacamos el máximo provecho al catre.

He dicho siempre que de feminista no tengo ni el forro, pero se ha demostrado que en aquellos sitios en los que la igualdad de género es una constante, el acceso a métodos anticonceptivos es un derecho, hay mayores oportunidades de educación y no tenemos desventajas en cuestión de ingresos; en esos contextos, las mujeres gozamos más del aquello, tenemos más orgasmos y somos proclives a meternos bajos las sabanas con más frecuencia.

Basta ver una encuesta hecha por el sitio de entretenimiento para adultos Lazeeva, que entrevistó a 450.000 personas para saber cuáles son los sitios en el mundo en los que las plantas bajas femeninas son más activas, y encontró elementos que confirman que la equidad está emparentada con los buenos polvos.

Londres, París y Auckland, de acuerdo con los resultados, son las ciudades en las que las mujeres se meten con mayor frecuencia semanal bajo las sábanas –más de dos en promedio–, seguidas de cerca por Los Ángeles, Chicago y Austin en Estados Unidos, donde ellas dedican dos jornadas a las tareas amatorias.

Los 10 primeros lugares los llenan Bruselas, Basilea, Liverpool y Ginebra y de ahí para abajo hasta completar cincuenta ciudades en las que, según las señoras, el sexo está despojado de esas sensaciones aburridoras que invitan más a dejar la ropa en su sitio que a entrar en acción.

Aunque no estoy segura de si la citada encuesta no incluyó ciudades fuera de Europa y Estados Unidos, llama la atención que en el dichoso escalafón no aparezca ninguna referencia a América Latina, a pesar de que otro análisis ubicaba a Brasil y México entre los más calientes del mundo en razón de que el primero tiene a los hombres como los segundos mejores amantes del planeta y, por su parte, los centroamericanos dicen tener al 63 por ciento de sus pobladores absolutamente satisfechos con el aquello.

¿Será que por estos lares, plagados de machismo y subdesarrollo, la delicia de los polvos solo la perciben los señores?

Me resisto a creerlo y reitero que para pasarla bien y retorcerse en la cama, solo bastan las ganas en su punto y tener con quien dejarlas andar sin importar el lugar. El resto son encuestas insulsas.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA