Clavadista con asma inventó un dispositivo contra este mal

Clavadista con asma inventó un dispositivo contra este mal

Andrés Guerra es ingeniero biomédico y ganó el Premio a la Innovación de Dispositivos Médicos.

Andrés Guerra

El dispositivo creado por el ingeniero biomédico Andrés Guerra, en la Escuela de Ingeniería de Antioquia, ayuda a monitorear y a controlar los síntomas del asma para evitar las crisis.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

04 de enero 2018 , 09:53 p.m.

Andrés Guerra pasó de ser un niño asmático que dependía de los inhaladores a un clavadista de alto rendimiento que ganó medallas nacionales e internacionales, para convertirse finalmente en un ingeniero biomédico que creó un dispositivo que mejora la calidad de vida de pacientes con problemas respiratorios.

La historia comenzó a los 3 años de edad, cuando este paisa, nacido en Medellín, fue diagnosticado con asma. Vivió una infancia temprana con pocos juegos, falta de oxígeno y energía, control de síntomas y medicamentos; sin embargo, recuerda cómo le cambió la vida una recomendación médica.

“Los médicos les dijeron a mis padres que me inscribieran en clases de natación para fortalecer mis capacidades respiratorias. Empecé una vez a la semana y luego lo convertí en una rutina diaria con tres horas de práctica en las noches”, cuenta.

A los 9 años, Andrés ya era un deportista consumado que eligió como disciplina los clavados y a los 10 estaba representando a Colombia en Canadá. Participó en Juegos Suramericanos, Panamericanos y fue finalista mundial; asistió al primer Olímpico Juvenil de Clavados en México, entre otros eventos. Del niño asmático ya no quedaba nada.

Pero una decisión política volvería a darle un giro a su vida. Aunque preclasificó a un evento mundial, el participante fue otro. “Decidí dedicarme a estudiar para no depender de lo que otros decidieran por mí en el deporte”, explica. Así fue como se convirtió en ingeniero biomédico de la Escuela de Ingeniería de Antioquia (EIA) y su proyecto de grado fue diseñar un dispositivo para pacientes con enfermedades respiratorias, con el apoyo de un equipo interdisciplinario de la universidad, además de la financiación y el soporte para obtener la patente.

En noviembre pasado, la Cámara de Dispositivos Médicos e Insumos para la Salud de la Andi premió a Andrés y al equipo de investigadores que desarrolló Solubreath –como lo llamaron–, en la primera edición de este reconocimiento creado con el objetivo de estimular la investigación colombiana en torno a los dispositivos médicos que ofrezcan una opción para mejorar la calidad de vida de los pacientes y aliviar el sistema de salud.

“Además de fortalecer la innovación en tecnología médica del país, este reconocimiento busca apoyar las investigaciones, desarrollos y emprendimientos locales con el fin de proporcionar plataformas eficientes y flexibles para que sus descubrimientos sean una realidad que aporte a la salud del futuro”, dice Marisol Sánchez, directora ejecutiva de la Cámara de Dispositivos Médicos e Insumos para la Salud de la Andi.

Además de deportista de alto rendimiento e ingeniero, Andrés se convirtió en profesor de natación, lo que le permitió apoyar a pacientes con problemas respiratorios. A partir de esa experiencia fusionó sus conocimientos como ingeniero para crear el dispositivo pensando en quienes no tienen acceso a terapias o clases de natación para mejorar sus funciones respiratorias.

Andrés Guerra

Andrés participó en Juegos Suramericanos, Panamericanos y citas mundiales de clavados.

Foto:

Felipe Cuartas

Llegó el reconocimiento

Este dispositivo biomédico tiene dos componentes: la pieza que usa el paciente para hacerse monitoreo o terapia y una aplicación para registrar los resultados o dirigir la sesión de ejercicios. El dispositivo se conecta vía bluetooth a un teléfono móvil o a una tableta y le permite al médico revisar si la persona tiene los síntomas controlados o está en estado crítico.

“El valor agregado es que reproduce terapias respiratorias por medios audiovisuales a través de la interfaz gráfica que le explica que inspire, respire, descanse, de acuerdo con la programación realizada por un terapeuta”, explica Andrés, quien añade que generalmente los pacientes no llevan control diario del estado obstructivo de sus vías respiratorias.

Cuando surge una crisis se controla con inhalador o acuden al hospital –sigue Guerra–, donde la mayoría de las veces tienen que ser intubados o se toman medidas más drásticas; esto no solo genera molestias al paciente, sino costos, porque normalmente no reciben la atención necesaria de forma continua para evitar las crisis. “No hay que ser genio para darse cuenta de que un tratamiento en condiciones intermitentes no tiene beneficio a largo plazo. Con Solubreath, las terapias de 20 minutos mejoran la función pulmonar, como lo hice yo a través del deporte de alto rendimiento”.

¿Qué viene para Solubreath?

El premio le permitirá a Andrés viajar a Estados Unidos para relacionarse con industriales del sector y encontrar apoyo para terminar de desarrollarlo y comercializarlo.

“Este premio viene como anillo al dedo para encontrar el apoyo financiero y asesoría para que llegue pronto al mercado”, dice Andrés, quien explica además que Solubreath está en proceso para obtener los protocolos de validación y realización de pruebas que le permitirán cumplir el sueño de hacerlo masivo.

Sobre el asma

La Organización Mundial de la Salud define el asma como una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias que se caracteriza por ataques recurrentes de ahogo o dificultad en la respiración, que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra. Los síntomas pueden manifestarse varias veces al día o a la semana, y en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche. Para controlarla se deben evitar los factores que irritan e inflaman las vías respiratorias y, a corto plazo, usar medicamentos que se administran por inhalación según indicaciones del especialista.

¿Por qué se desencadena el asma?

– Alérgenos como ácaros del polvo doméstico presentes en la ropa de cama, alfombras y muebles, contaminación del aire o caspa de las mascotas.
– Infecciones virales respiratorias que a temprana edad causan cuadros agudos como bronquiolitis o infecciones del tracto respiratorio inferior.
– Humo del tabaco.
– Irritantes químicos en el lugar de trabajo.
– Contaminación atmosférica.
– El aire frío, las emociones fuertes (miedo, ira) o el ejercicio físico intenso.

EDNA ROJO
Especial para EL TIEMPO
En Twitter: @soymanzanadulce

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA