El párkinson podría originarse en el intestino

El párkinson podría originarse en el intestino

Los pacientes experimentan temblores, rigidez muscular, lentitud y deterioro al caminar.

fg

Actualmente, las terapias se centran en aumentar los niveles de dopamina en el cerebro, pero estos tratamientos pueden causar efectos secundarios graves y a menudo pierden efectividad con el tiempo.

Foto:

Bernando Toloza

06 de diciembre 2016 , 11:25 p.m.

Europa Press. Investigadores del Instituto de Tecnología de California (EE. UU.) descubrieron, en ratones genéticamente predispuestos a la enfermedad de Parkinson, que el origen de esta enfermedad puede estar en el intestino, lo que explicaría los motivos por los que los pacientes tienen problemas digestivos años antes de sufrir los primeros síntomas.

“Por primera vez hemos descubierto un vínculo entre el microbioma intestinal y el párkinson, por lo que creemos que las enfermedades neurodegenerativas podrían tener su origen en el intestino y no solo en el cerebro, lo que abre nuevas posibilidades de tratamiento”, explicó el investigador Sarkis Mazmanian, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista Cell.

El párkinson está causado por la acumulación en las neuronas de proteínas a-sinucleína anormales, lo que ocasiona efectos particularmente tóxicos en las células que liberan dopamina en las regiones cerebrales que controlan el movimiento. Como resultado, los pacientes experimentan temblores, rigidez muscular, lentitud de movimiento y deterioro al caminar.

Actualmente, las terapias se centran en aumentar los niveles de dopamina en el cerebro, pero estos tratamientos pueden causar efectos secundarios graves y a menudo pierden efectividad con el tiempo. Por ello, y con el objetivo de hallar terapias más seguras y eficaces, los científicos analizaron la microbiota intestinal, allí observaron que los pacientes poseen una flora alterada, con problemas gastrointestinales y alteraciones como estreñimiento, que usualmente degenera en déficits motores.

El experimento se hizo en ratones modificados genéticamente con una enfermedad de tipo párkinson que vivían en jaulas normales, no estériles o en un ambiente libre de gérmenes. En este sentido, cuando se les suministró un tratamiento con antibióticos, los ratones criados en jaulas libres de gérmenes mostraron menos déficit motor y menos agregados de proteína a-sinucleína mal plegada en las regiones del cerebro involucradas en el control del movimiento.

De hecho, estos ratones mostraron un rendimiento casi normal en tareas como recorrer una viga, retirar un adhesivo de su nariz o descender por un poste. Asimismo, el tratamiento tuvo un efecto similar al ambiente libre de gérmenes en la mejora de los síntomas motores en ratones predispuestos a estos trastornos.

Al contrario, los ratones criados en las jaulas libres de gérmenes mostraron peores síntomas motores cuando fueron tratados con metabolitos microbianos, llamados ácidos grasos de cadena corta, o cuando recibieron trasplantes fecales de microbios intestinales de pacientes afectados.

En este estudio, los microbios intestinales cooperan con un factor genético específico para influir en el riesgo de desarrollar la enfermedad.

EUROPA PRESS

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA