Minsalud insiste en beneficios de poner impuestos a las gaseosas

Minsalud insiste en beneficios de poner impuestos a las gaseosas

En foro, afirmaron que gravar bebidas azucaradas favorecería salud pública. Industria respondió.

fg

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, aseguró que no se puede decir que imponer un impuesto a las bebidas es populista.

Foto:

22 de noviembre 2016 , 03:21 p.m.

La Universidad del Rosario organizó este martes un foro en el que varios expertos del sector salud y la propia industria de bebidas debatieron sobre la importancia de reducir el consumo de refrescos y gaseosas, en medio de la polémica nacional por el posible impuesto a las bebidas azucaradas que plantea la reforma tributaria.

Alejandro Gaviria, Ministro de Salud y Protección Social de Colombia, recordó en el evento que “hay una asociación clara entre el consumo de bebidas azucaradas y el aumento de peso en adultos y niños” y por eso la Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a los países a diseñar estrategias para reducir la ingesta. “No actuar es lo peor que podemos hacer”, afirmó Gaviria.

El funcionario señaló que una de las metas de la entidad es disminuir las muertes prevenibles por enfermedades crónicas no transmisibles, donde se enmarcan las asociadas al consumo de bebidas azucaradas. “Ese es el objetivo de hoy. Tenemos el reto de generar una comunicación adecuada del riesgo, es decir, encarecer relativamente los precios o atenuar la oferta de las sustancias dañinas. Y crear mensajes masivos de prevención y restringir la publicidad”, dijo.

“Decir que ponerle impuestos a las bebidas azucaradas es populista -aseguró Gaviria en referencia a los argumentos de la industria- es restarle rigor al debate. Y no creo que la OMS, preocupada en este tema, esté dedicada al populismo”.

En ese sentido, el Ministro dio cifras sobre los impactos positivos que llegaría a tener el impuesto a las bebidas azucaradas: “Bajarían a 18.000 los casos de diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer en cuatro años; tendríamos 700 muertes menos en el mismo periodo; y, proyectado al año 2020, con un impuesto del 20 por ciento, se ahorrarían 220.000 millones de pesos en el tratamiento de esta patología asociada”.

El ejemplo mexicano

México es uno de los países que ya puso un impuesto del 10 por ciento a las bebidas azucaradas. Simón Barquero, director del área de investigación en políticas y programas de nutrición del Instituto Nacional de Salud de ese país, aseguró que “el aumento en el consumo de azucares añadidos en adultos se asocia con un aumento de peso de 0.75 kg, lo que es estadísticamente significativo”.

La experiencia mexicana con el impuesto a dichas bebidas ha dado buenos resultados, según Barquero, quien señaló que el gravamen redujo el consumo de azúcar al día y ahorró 1 billón de dólares en la atención de las enfermedades relacionadas.

“Colombia tiene una tasa de crecimiento de consumo similar a la que tuvo México en años anteriores, por eso -añadió- es importante que el Gobierno preste atención sobre este tema”.

Además, agregó que se debe trabajar sobre tres premisas de prevención y control de obesidad, causada por las bebidas azucaradas: educación, responsabilidad ciudadana y políticas públicas. “Hábitos saludables influyen en la prevención de la diabetes, pero también los impuestos. Hay que hacer que la economía funcione, pero sin daños a la salud”, puntualizó el mexicano.

La respuesta de la industria

Aunque la evidencia médica y científica ha demostrado que el consumo de gaseosas o refrescos es perjudicial para la salud, Jorge Terrazas, director general de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas de México (ANPRAC), aseguró que el impuesto a estos productos tiene un efecto regresivo.

"Los que pagan más impuestos en México son los estratos bajos. En el primer año del tributo a las bebidas, claramente, el consumo bajó en un 2 por ciento, pero en el 2015 aumentó, lo que significa que las cifras de recaudo son superiores a las previstas", ejemplificó.

Finalmente, Terrazas agregó que la industria de bebidas azucaradas creció en un 1,2 por ciento, lo que demuestra que a pesar del impuesto del 10 por ciento en México, gran parte de los ciudadanos de ese país sigue consumiendo refrescos y gaseosas.

Redacción VIDA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA