Revise las etiquetas de la comida que compra a sus hijos

Revise las etiquetas de la comida que compra a sus hijos

Muchos productos de consumo son hechos con ingredientes que representan un riesgo para la salud.

fg

Al ir al supermercado o al comprar productos empacados es indispensable revisar las etiquetas para confirmar cantidades y componentes.

Foto:

123RF

07 de septiembre 2016 , 12:07 a.m.

A la hora de ir al supermercado, a la tienda o a cualquier lugar en el que se vayan a comprar productos alimenticios para los niños, es importante hacer una revisión de los componentes y de las cantidades en las que se presentan, en especial, porque muchos de los productos de consumo diario son fabricados con ingredientes que representan un riesgo para la salud.

“En primera instancia es importante consumir alimentos locales, sanos, frescos, orgánicos y de temporada”, aseguran voceros de Educar Consumidores.

Con este proceso, según los expertos, la familia está garantizando que los niños no consumirán conservantes, colorantes, azúcares, entre otros ingredientes, o químicos que pueden venir en exceso o provocar alteraciones en el adecuado desarrollo del pequeño.

Sin embargo, si los padres deciden que definitivamente van a comprar productos empacados para su hijo, deben aprender a analizar algunos datos a la hora de tenerlos en sus manos, pensando llevarlos a casa:

Generar consciencia

“A pesar de que los productos que se encuentran en el mercado colombiano cumplen con las normas de etiquetado nacionales, una de las primeras cosas que se debe saber es que en las etiquetas no está toda la información que los padres requieren para saber si un producto en realidad es nocivo o no para la salud del niño. Hay que ser conscientes de ello”, afirman los expertos de Educar Consumidores.

Por ejemplo, las etiquetas no dicen si el producto es peligroso, si tiene efectos secundarios o si su contenido está siendo regulado por las autoridades o en procesos de verificación.

“La Organización Mundial de la Salud ha venido haciendo un gran esfuerzo por lograr que esto cambie”, y en países como Chile ya se ha logrado.

Allí, la OMS logró etiquetados como el de ‘rombos’, en los que cada producto debe tener una marca que anuncie a los compradores si es alto en azúcares, calorías, grasas saturadas o sodio.

El etiquetado

De todas maneras, las etiquetas con las que cuentan los productos en Colombia permiten conocer una información básica.

“Un padre de familia debe detectar un buen etiquetado, que es precisamente el que le permite saber muy rápidamente los contenidos de los alimentos. Además, les permitirá aprender a distinguir la compra, para que el tiempo de demora en estantería para escoger un producto sea mínimo”, aseguran los voceros.

En segunda instancia, “lo ideal es comparar entre productos, y buscar los que menos cantidades de azúcares, sodio o grasa contengan, entre otros, a nivel general”.

Pero, sumado a estos dos pasos, los padres deben aprender a diferenciar entre los productos que son comestibles y los que son alimentos, pues, “el hecho de que se encuentren en el supermercado no significa que realmente tengan propiedades alimenticias y nutricionales”.

Se vuelve útil, entonces, saber qué es lo que traen a nivel general las etiquetas de los alimentos verificando estos cinco aspectos:

1. Tamaño de la porción; 2. Contenido calórico; 3.Contenido nutricional (grasas saturadas y trans, sodio, azúcares y fibra); 4.Valores Diarios Recomendados (VDR) y 5.Lista de ingredientes.

A pesar de ello, todavía sucede en varios países que la información que nos suministran corresponde a lo que podría consumir una persona promedio, es decir, un adulto. Pero no se tiene en cuenta que los valores nutricionales cambian si se habla de un niño pequeño.

Las porciones

Para el caso de las bebidas, por ejemplo, una de las grandes preocupaciones de los padres a la hora de comprar un jugo para la lonchera de sus hijos es la cantidad de azúcar que contiene.

“Mamá y papá deben revisar la etiqueta y analizar que más o menos cada bebida azucarada de 250 mililitros, contiene 26 gramos de azúcares, es decir, alrededor de 5 cucharaditas. Pero, un envase puede contener dos porciones, lo que quiere decir que realmente el niño está consumiendo 10 cucharaditas de azúcar.

Esto sobrepasa la cantidad diaria recomendada por la Asociación Americana del Corazón (AHA), por sus siglas en inglés, que es de tan solo seis cucharadas”.

“Si un infante sobrepasa las cantidades recomendadas en un solo vaso de jugo, y a ello le suma todo lo que vaya a consumir durante el día, incluidos sólidos y líquidos, entre lo que se cuentan harinas, postres u otros productos; la cantidad real de azúcar que consume a diario es alarmante”.

Lo mismo sucede con el sodio, pues las cantidades sugeridas al día son menores a los 2.000 miligramos, y ciertos productos vienen con hasta 70 mg por porción, que se suman a los otros comestibles que el niño ingiere al día.

La clave

Según los expertos de Educar Consumidores, la clave está en generar conciencia y que los padres comprendan que los hábitos alimentarios sanos comienzan en los primeros años de vida de un menor.

Otro aspecto importante es concientizarse de que una dieta saludable ayuda a proteger a los niños de la malnutrición en todas sus formas, así como de las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer.

“Sin embargo, el llamado sigue siendo, en primer lugar, a lactancia materna exclusiva los seis primeros meses y complementarla con otros alimentos hasta los 2 años o más. Sumado a ello, alimentar a los niños con comida orgánica de primera mano”.

Finalmente, es bueno consultar herramientas como la pág.: www.ewg.org, de una organización estadounidense conformada por profesionales de la salud, en la que los padres ingresan el nombre de un producto y aparecen datos como el grado de toxicidad que tiene para el cuerpo y los riesgos al consumirlo.

MARÍA DEL MAR QUINTANA C.
Redactora ‘ABC del Bebé’

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA