Consejos para que las quemaduras no arruinen su fin de año

Consejos para que las quemaduras no arruinen su fin de año

La pólvora no es la única amenaza en diciembre; también aumentan incidentes con líquidos calientes.

fg

Los niños requieren vigilancia y el ejemplo responsable de los adultos.

Foto:

Archivo particular

06 de diciembre 2016 , 11:24 p.m.

Las quemaduras son en Colombia un problema de salud pública. La primera causa son los accidentes en el hogar con líquidos hirvientes, seguidos de quemaduras por llama o electricidad. Y aunque la mayoría de estos incidentes se pueden evitar, la fragilidad de las campañas de prevención favorece la ocurrencia.

En la temporada de vacaciones escolares se registra de manera recurrente un aumento en las cifras de personas quemadas por estas causas, con una incidencia mayor en niños. Aunque existe la creencia de que en esta época la pólvora ocasiona el mayor número de lesionados, lo cierto es que también se incrementan por aceites, líquidos calientes y por gas.

El consumo de licor, los descuidos de los padres y la permisividad de las autoridades actúan como factores que favorecen la aparición de estos casos, en los que las principales víctimas son niños varones entre 8 y 14 años.
Hoy es el día de las velitas o noche de las velitas y el comienzo de las festividades de fin de año, pero tristemente también es la fecha en la que empiezan a aparecer noticias sobre quemados. Por eso es importante tener presente las recomendaciones que, a pesar de ser elementales, por lo general se pasan por alto.

Recomendaciones

Niños fuera de la cocina. Hay que evitar que los menores realicen labores en la cocina. Ningún niño debe manipular recipientes con líquidos hirvientes, ejecutar tareas que impliquen contacto con fogones u hornos encendidos, o participar en la preparación de alimentos sin supervisión de personas adultas ni las medidas de protección.
Las velas, solo para adultos. Ningún niño debe manipular velas. Su participación en las celebraciones debe limitarse a la de espectadores y bajo la supervisión de los mayores.

Cero pólvora. Ni pequeños ni adultos deben manipular pólvora. Es clave recordar que no existe pólvora segura. Las luces de bengala no son inocuas y hay que tener siempre presente que las chispas que desprenden pueden encender la ropa y producir quemaduras profundas.

Lejos de los borrachos. Es imperativo evitar que personas bajo los efectos del alcohol manipulen pólvora, participen en actividades en la cocina o tengan contacto con equipos de gas o electricidad.

Vigilancia. Los niños requieren vigilancia permanente y el ejemplo responsable por parte de los adultos.

¿Qué no hacer?

No aplique nada. Los aceites, el café, el aloe vera y la pasta dental, entre otras medidas caseras, pueden ser perjudiciales y empeorar la evolución de las quemaduras. Solo agua es la recomendación.

No hay que medicar. Los ungüentos, las cremas, el agua oxigenada, las soluciones desinfectantes y las gasas impregnadas de medicamentos no se deben utilizar. Las mezclas de sulfato de plata que en muchas farmacias se recomiendan para las quemaduras, también están contraindicadas.

No consultar. Pensar que las quemaduras se deben tratar en la casa por cuenta propia es un error que puede resultar fatal. Siempre hay que consultar.

Cómo se clasifican

Primer grado: son las quemaduras superficiales. Hay enrojecimiento, dolor y algo de inflamación en la piel. Son las más comunes y comprometen la capa más externa de la piel. Las producidas por el sol se encuentran en este grupo.

Segundo grado: La presencia de ampollas indica que capas más profundas de la piel, como la dermis, están comprometidas. Además de las ampollas, del enrojecimiento y el dolor, hay pérdida importante de líquidos a través de las áreas comprometidas.

Tercer grado: corresponde a las que lesionan todo el espesor de la piel y además comprometen otro tipo de tejidos.
Algunas clasificaciones incluyen un cuarto grado cuando hay compromiso de tendones, músculos y nervios.

¿Qué hacer en caso de una emergencia?

Separe
Hay que apartar a la persona de la causa de la quemadura (agua, producto químico, fuego, desconexión de la electricidad).

Retire la ropa
Hay que quitar las prendas de vestir que cubren o rodean el área quemada; de igual forma, pulseras, anillos o relojes que pueden comprimir o retener calor. Si la ropa está pegada a la piel, por nada del mundo hay que intentar desprenderla.

Solo agua
Es importante lavar la zona quemada con agua corriente. Hacerlo mínimo por 10 minutos continuos o más, es buena recomendación.

Cubra la lesión
Se aconseja tapar la lesión con una tela limpia o una gasa seca. No se deben aplicar cintas adhesivas, vendas elásticas o cualquier otro elemento que pueda comprimir y afectar la circulación.

Al hospital de inmediato
Las personas con quemaduras deben ser evaluadas, porque lesiones que parecen leves pueden complicarse en cuestión de horas. Consultar a los servicios de urgencias es una obligación de los padres o acompañantes.

*Cirujana plástica, exdirectora del pabellón de quemados y coordinadora del grupo de excelencia del Hospital Simón Bolívar, de Bogotá.

PATRICIA GUTIÉRREZ DE REYES
Especial para EL TIEMPO*

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA