‘Para este Papa, renunciar sería una cosa normal’

‘Para este Papa, renunciar sería una cosa normal’

Valentina Alazraki ha hecho 140 viajes papales. Habla de momentos claves de últimos pontificados.

Valentina Alazraki, periodista mexicana

La periodista mexicana Valentina Alazraki trabaja desde hace 40 años cubriendo el Vaticano para el canal Televisa.

Foto:

Archivo personal Valentiba Alazraki

10 de septiembre 2017 , 02:59 p.m.

Valentina Alazraki ha hecho 140 viajes papales. Desde 1974 cubre el Vaticano para Televisa, el canal de televisión mexicano. Ha estado en los momentos más cruciales de los últimos pontificados: cuando murió Pablo VI, cuando llegó Juan Pablo II y durante el pontificado de un día de Juan Pablo I. Tuvo el privilegio de hablar con el papa Francisco durante una hora y media y estuvo en Colombia con el líder de la Iglesia.

Durante la visita papal, Alazraki habló con EL TIEMPO sobre las diferencias de personalidad entre los papas, de una hipotética renuncia del papa Francisco y de qué significa para Colombia y para la Iglesia su visita.

¿Cómo llegó a Roma y cómo se convirtió en vaticanista?

Llegué en 1974 a estudiar periodismo en Roma y tuve la suerte de hacer prácticas con Televisa, que sigue siendo mi empresa. Estudiaba en Roma y durante mis vacaciones iba a Televisa, México. Trabajaba gratis. Aprendí a hacer de todo y así, poco a poco, hasta que en el 78 me encontraba en Roma y me tocó cubrir la muerte del papa Pablo VI. Tenía planeado volver a México para trabajar en Televisa y hacer otra carrera en ciencias internacionales, pero después de que murió Pablo VI me pidieron que me quedara un mes más para el cónclave.

Me quedé, cubrí la elección de Juan Pablo I y, cuando me iba a regresar a México, el Papa murió. Decidí quedarme en Roma, hasta que eligieron a Juan Pablo II. En ese momento nos dimos cuenta de que empezaba un pontificado diferente, revolucionario, mediático. Mis jefes consideraron que era mejor que me quedara en el Vaticano.

Al poco tiempo, el Papa anunció su primer viaje internacional, con escala en México. Y subí a ese primer avión. Hice la primera entrevista al Papa. Antes, los papas no permitían que te acercaras con el micrófono. En la víspera me acerqué a él, escondida detrás de unas plantas frente al aula de las audiencias generales, y me le presenté con un sombrero de charro y el micrófono.

Al día siguiente, en el avión volví a entrevistar al Papa. Y pasó en el avión más de una hora contestando las preguntas de todos, en varios idiomas. Fue la primera rueda de prensa del Juan Pablo II.

Hoy hay muchas más restricciones por el protocolo. ¿Volvería a hacer algo así?

El sombrero de charro se lo di también al papa Francisco, cuando volamos a México el año pasado. Los mexicanos no somos muy dados al protocolo. Con el papa Benedicto XVI nunca lo habría hecho. Yo creo que el papa Juan Pablo II y el papa Francisco aceptan que te salgas del protocolo, sobre todo el papa Francisco, que no lo sigue para nada.

¿Qué tan distintos son estos tres papas que ha conocido?

Juan Pablo II fue elegido a los 58 años. Era un verdadero huracán: un hombre con una vitalidad y energía impresionantes, muy carismático. Tenías la sensación de dar vueltas a lo largo del pontificado con un líder que realmente hacía historia. Por un lado, era un hombre de acción, porque se metía de lleno en las situaciones de los países que visitaba, pero también tenía un gran misticismo, muy evidente sobre todo en la última parte de su vida a través de sus enfermedades, su sufrimiento. Allí descubrió una parte espiritual muy fuerte.

El papa Benedicto XVI es un hombre mucho más tímido, más reservado, con menos carisma y menos capacidad de comunicación con respecto al papa Juan Pablo II, que era un comunicador innato y, aparte, había sido actor y dominaba cualquier escenario. El papa Benedicto es un gran teólogo y pensador, con una profundidad de pensamiento impresionante.

El papa Francisco es sobre todo un gran pastor. Un hombre muy sencillo, muy cercano, muy humano, también muy carismático, con una gran capacidad de conexión, de empatía con la gente y con los periodistas. Cuando era cardenal decía siempre que no le gustaba la prensa, no daba entrevistas. Pero desde el primer vuelo a Brasil como papa se descubrió como un comunicador extraordinario.

¿Qué tan desgastante es acompañar al Papa en todos sus viajes?

Son viajes agotadores. Sobre todo porque por protocolo y seguridad tenemos que llegar a los actos dos horas antes que él. Si el Papa empieza a las 9, tenemos que estar ahí a las 7. Si consideras todo el movimiento de lo que pasa antes, muchas veces en esos vuelos te despiertas a las 4, a las 5 de la mañana. Aparte, nuestros papas han tenido en sus viajes agendas muy apretadas.

Cuando Juan Pablo II era joven podía hacer diez actos al día. Era algo impresionante. Recorríamos los países de un lado a otro. Por ejemplo, cuando estuvimos en Australia, recorrimos el país de norte a sur, de este a oeste, con distancias largas. Son muchas horas de vuelos, escuchar los discursos, interpretarlos. Sí, es un trabajo agotador. Pero hacer esto es muy interesante.

¿Cree que se podría dar la renuncia del papa Francisco como sucedió con el papa Benedicto XVI?

Pienso que sí, porque él mismo lo ha dicho. Nos ha dicho que si se encontrara en las circunstancias, él seguiría el ejemplo del papa Benedicto, porque considera que abrió un camino institucional. El papa Francisco siempre dice que antes los obispos no llegaban a ser eméritos porque vivían menos. Ahora, como viven muchos más años, hay muchos más obispos eméritos. Entonces, ¿por qué no más papas eméritos?

Él me dio una entrevista al cumplir dos años de pontificado. Me dijo que tenía la sensación de que su pontificado no iba a ser largo. Es algo que ha repetido varias veces en los vuelos. Le pregunté por qué y me dijo que no lo sabe, pero tiene esa sensación: que Dios lo puso aquí por poco tiempo. Decía que dos o tres años, ya han pasado cuatro.

Si él se viera incapacitado para seguir gobernando, renunciaría. Él ha dicho que la Iglesia necesita papas con todas las facultades, que no puede estar en manos de personas enfermas y con capacidades reducidas. Para él sería normal renunciar.

Usted estuvo en la visita que Juan Pablo II hizo a Colombia. ¿Cómo ve la que hizo el papa Francisco?

Cuando vino Juan Pablo II también se hablaba de guerra, pero esta vez vivimos la visita del papa Francisco de una manera diferente. Vimos cómo el Papa habló de este proceso de paz y de qué manera evitó cualquier instrumentalización política, esa era su idea: no apoyar el sí ni el no, ni ratificar este acuerdo.

Su mensaje fue hablarles a todos los colombianos para que intenten erradicar las causas de este conflicto tan largo: la injusticia, la corrupción, el narcotráfico. Tratando de curar estas heridas y buscar reconciliación. Este fue el tema de esta visita.

Juan Pablo II viajó después de dos acontecimientos dramáticos: la toma del Palacio de Justicia y la avalancha de Armero. Recuerdo un momento muy impactante cuando él fue a rezar en Armero frente a esa cruz para recordar a todas las víctimas. Otro momento que no olvido fue en Popayán, cuando un indígena se salió del libreto y empezó a denunciar la violación de derechos humanos que sufrían las comunidades indígenas. Un sacerdote quiso callarlo, y el Papa le pidió que continuara.

Han sido momentos diferentes y dos visitas muy simbólicas.

JOSÉ ALBERTO MOJICA
Enviado especial de EL TIEMPO*

* Periodista acreditado ante la Santa Sede para acompañar al papa Francisco

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA