El decálogo del papa Francisco para ser un buen creyente

El decálogo del papa Francisco para ser un buen creyente

Evitar tentaciones, frenar la corrupción y aprender de los jóvenes son parte del mensaje.

Misa en Medellín

El Papa pidió a los feligreses "ir a lo esencial". Además, el santo padre explicó que la fe no es algo estático, sino que "debe partir de una viva experiencia de Dios y de su amor.

Foto:

Alessandro Di Meo / EFE

09 de septiembre 2017 , 07:37 p.m.

En Medellín, el papa Francisco empleó un discurso más religioso que en Villavicencio y en Bogotá. Aunque les habló a todos los que acudieron masivamente a la misa campal en el aeropuerto Olaya Herrera como al centro de eventos de La Macarena, el mensaje iba particularmente dirigido a quienes quieren fortalecer la fe. 

Tanto el discurso en el centro de eventos como la homilía en el aeroparque contienen diez mensajes claves que advierten sobre cómo asumir a Jesús, cómo evitar las tentaciones, como frenar la corrupción y cómo aprender de los más jóvenes, a quienes llamó “callejeros de la fe”, porque verdaderamente dan ejemplo a los mayores quienes se asumen más espirituales.

Uno

El camino para seguir a Jesús representa mucho sacrificio al tiempo que purificación.

Una frase clave empleó el Papa: “Jesús, el Señor, les señala que cumplir es caminar tras Él, y que ese caminar los ponía (a los discipulos) frente a leprosos, paralíticos, pecadores”.

Dos

A Jesús hay que aprenderle tres lecciones que predicó durante su vida: ir a lo esencial, renovarse e involucrarse, le dijo a los colombianos Francisco.

Tres

Lo “esencial”, para el Papa, es “ir a lo profundo, a lo que cuenta y tiene valor para la vida”. Y eso es lo que recomendó a los discípulos de la fe en Cristo.

Y allí explicó que el discipulado no puede estar motivado por la costumbre. Y puso como ejemplo que los sacramentos no se toman por costumbre, se toman por fe.

Cuatro

“Renovarse”, en palabras del sumo pontífice es simplemente separarse de la zona de confort en la que nos acostumbramos a vivir. Y allí le llamó la atención a la Iglesia: “la Iglesia es «zarandeada» por el Espíritu para que deje sus comodidades y apegos”.
Esa sacudida también aplica para Colombia, dijo el Papa, ya que en el país hay muchas situaciones que deben ser superadas. Es necesario combatir con amor los hechos de no violencia para alcanzar la reconciliación y la paz, explicó.

Cinco

“Involucrarse”, explicó Francisco, es sencillamente no “permanencer indiferente ante el sufrimiento de los más desamparados y ultrajados”.

Seis

La recomendación del Papa para evangelizar a todos: “Seamos simplemente misioneros que llevemos la luz y la alegría del evangelio a todas las gentes”.

Siete

Si hay algo que ha quedado clarísimo durante la visita del papa Francisco  es el mensaje a los colombianos para que aprendan de los jóvenes. A ellos los ha exaltado y animado a no renunciar a sueños y a volar alto.

En Medellín ratificó: “Los jóvenes son naturalmente inquietos y, si bien asistimos a una crisis del compromiso y de los lazos comunitarios, son muchos los jóvenes que se solidarizan ante los males del mundo y se embarcan en diversas formas de militancia y voluntariado. Cuando lo hacen captados por Jesús, sintiéndose parte de la comunidad, se convierten en «callejeros de la fe»”.

Ocho

No pudo faltar la advertencia de quien desde la experiencia de la fe sabe reconocer los peligros, que están en todos lados, que están en Colombia y que hay que aprender a identificar para luego saber reaccionar.

Dijo el Papa: “¿En qué contextos se generan los frutos de las vocaciones de especial consagración? Seguramente en ambientes llenos de contradicciones, de claroscuros, de situaciones vinculares complejas”.

Nueve

Francisco se refirió a la corrupción. “El diablo entra por el bolsillo…”. “No se puede servir a Dios y al dinero”.

Diez

No hay que vivir de apariencias.

Francisco enseñó que de no seguir la fe en cristo desde el espíritu estamos permitiendo que los peligros acechen. “Las vocaciones de especial consagración mueren cuando se quieren nutrir de honores, cuando están impulsadas por la búsqueda de una tranquilidad personal y de promoción social, cuando la motivación es “subir de categoría”, apegarse a intereses materiales, que llega incluso a la torpeza del afán de lucro”.

ELTIEMPO.COM

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA