Solicitan licencia ambiental para explotación cerca a Santurbán

Solicitan licencia ambiental para explotación cerca a Santurbán

Ambientalistas temen por el futuro del recurso hídrico del departamento y gran parte del país.

Minesa

Minesa empresa de propiedad cien por ciento de Mubadala pretende explotar, durante 25 años, nueve millones de onzas en concentrados de pirita y cobre.

Foto:

Cortesía de Minesa

07 de septiembre 2017 , 08:10 p.m.

Mientras todos los ojos del país están puestos sobre el papa Francisco, de agache pasó el estudio de impacto ambiental que radicó la Sociedad Minera de Santander (Minesa) para continuar con el proyecto de explotación de oro Soto Norte, que se desarrollaría en los municipios de California y Suratá, en Santander, cerca al Páramo de Santurbán.

Aunque el proyecto, que espera extraer durante 25 años alrededor de 9 millones de onzas de pirita y cobre, se encuentra por fuera de la línea de páramo, a 2.600 metros de altura sobre el nivel del mar, sigue generando incertidumbre sobre las futuras consecuencias ambientales que podría traer consigo la actividad en la zona.

De acuerdo con los documentos que recibió la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) —que incluyen cerca de 5.000 páginas con la evaluación de impactos ambientales, el resumen general del proyecto, la zonificación de manejo ambiental, la evaluación económica, la demanda de recursos naturales por parte del proyecto, entre otros— el objetivo de Minesa es “construir una de las minas más modernas y eficientes del mundo dentro de un concepto de gestión hídrica integral con total respeto al medioambiente y a las comunidades locales”.

Para ello, dice la empresa, no utilizará mercurio ni cianuro, no afectará la cantidad y la calidad del agua que abastece al acueducto de Bucaramanga, fortalecerá la minería tradicional que históricamente se ha hecho en la zona y contribuirá al desarrollo del departamento durante los próximos años.

“El Estudio da cuenta del profundo conocimiento ambiental y social del área de influencia del Proyecto a través de años de trabajo de campo, con más de 90 personas involucradas en la recopilación de datos entre profesionales y auxiliares, nueve estudios técnicos independientes realizados y una robusta red de monitoreo hidrológico e hidrogeológico”, le dijo la empresa a EL TIEMPO.

Sin embargo, para el miembro del Comité para la Defensa del Agua y del Páramo de Santurbán, Dadan Amaya, insistir en que Soto Norte no afectará el ecosistema del páramo es una gran falacia dado que “en la zona de influencia del proyecto confluyen cuencas hidrografías, zonas de sub páramo y de recarga de acuíferos que sería una irresponsabilidad técnica decir que un proyecto de semejante magnitud no afectará al páramo, que está tan cerca”.

Amaya advierte que las rocas de Santurbán poseen una característica distinta a las rocas que normalmente concebimos. “Estas son cristalinas pero están fracturadas, y dentro de esos espacios circula grandes cantidades de agua. Cuando Minesa empiece a abrir túneles, tal vez unos cientos de kilómetros, van a empezar a drenar los acuíferos”.

El documento entregado por la empresa a la Anla, asegura que “no realizará exploraciones de agua subterránea y tampoco pozos para captación del recurso; sin embargo, en su operación el agua que por infiltración natural llegue a los túneles será recolectada mediante las obras de captación de aguas subterráneas que también son llamados sumideros”.

Soto Norte se encuentra localizado dentro del sistema hídrico de la sub-cuenca del río Suratá, sobre las microcuencas del río Vetas y Suratá Alto. Además de varias microcuencas y quebradas como Angosturas, San Andrés, Barrientos, San Juan, Aserradero, Las Ánimas, La Catalina, Tiguerín y La Baja.

Por su parte, Gonzalo Peña, ingeniero civil y profesor de la Universidad Industrial de Santander, hace un llamado a la movilización y a entender el páramo y sub páramo como un todo.

“El gran problema del uranio consiste en que al estar disuelto en el agua tiene una vida de 4.500 millones de años. Esto quiere decir que durante todo este tiempo, para siempre, las aguas que vienen por el río Suratá que se juntan con el río de Oro y forman el río Lebrija, van a terminar en el río Magdalena y así de sencillo vamos a contaminar media Colombia”, expresó.

La Gran Alianza por el Agua de Bucaramanga está convocando una marcha el próximo 6 de octubre para mostrar su descontento frente al proyecto. Participarán movimientos sociales, académicos, artistas, estudiantes, e incluso la Alcaldía y el Acueducto Metropolitano.

También se han sumado políticos como el senador Antonio Navarro Wolff, quien sostiene que “la minería solo trae miseria al país”, argumentando que el aporte económico de esta actividad a nivel nacional no supera ni el 1 por ciento del IVA que tiene que pagar cada ciudadano.

MEDIO AMBIENTE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA