'Nuestra mascota es un cerdo tan inteligente que parece un ser humano'

'Nuestra mascota es un cerdo tan inteligente que parece un ser humano'

La familia que cuenta cómo es vivir con un mini pig en Bogotá, la tendencia que ya llegó al país.  

La historia de mi mascota

'J' nació en La Vega, Cundinamarca, en enero de 2016.

Foto:

Archivo particular

09 de mayo 2018 , 04:29 p.m.

Aunque no son famosos o personajes de la farándula, Diana y John no pasan inadvertidos cuando salen a la calle. La razón es el pequeño 'J’, un mini pig de dos años y cuatro meses que llegó a su hogar en enero de 2016, como regalo de una persona cercana. Actualmente, esta particular mascota se ha convertido en "un hijo" para esta familia.

Es un animal de piel negra, un tanto calvo, pequeños bigotes y hocico húmedo que nació un cinco de enero en un criadero de La Vega (Cundinamarca). Según sus papás, fue uno de los primeros de su especie en llegar a la capital. “La primera vez que lo vimos fue en redes sociales, en fotos con unos perritos. Le comenté a la persona que lo tenía en varias de las publicaciones con mensajes como 'me gusta' o 'me encanta'”, cuenta Diana.

Esta pareja de arquitectos ha tenido que convertirse en experta en materia de porcinos, pues es muy poca la información que hay sobre esta especie en el país. “No soy de mascotas porque soy alérgica a gran parte de las cosas del planeta tierra, pero con él fue diferente. No suelta pelo como un perro, no genera olor porque no tiene glándulas sudoríparas y es muy inteligente. Estos animales son muy parecidos a los humanos”, afirma la orgullosa mamá. 

No suelta pelo como un perro, no huele a feo porque no suda y es muy inteligente. Estos animales son muy parecidos a los humanos

El primero en tomar la iniciativa de adoptarlo fue John, quien aunque inicialmente solo iba a conocerlo, al verlo se conmovió tanto que lo llevó con él y compró todo lo que creyó necesario para la convivencia. Su esposa, Diana, dice que “de ver una cosa tan linda, tan tierna" fue imposible negarse a quedarse con él y por eso ahora está con ella el 90 % del tiempo.

Esa primera noche fue inolvidable, se despertaban cada media hora para confirmar que estuviera bien y siguiera respirando ante el cambio de ambiente. Al día siguiente tuvieron el primer susto, pues se enfermó y nadie les daba respuestas.

“No sabíamos qué hacer. Botaba toda la comida y si un cerdito no come es porque no está bien, pues son animales que toleran mucho el dolor. Tuvimos que buscar en internet y fue tenaz, porque tú ves sufriendo a tu hijito sin saber qué hacer. Lo peor es que vas donde veterinarios y te miran con extrañeza porque aunque son doctores solo saben de perros y gatos”, recuerdan.

Al final, gracias a una vecina del sector, descubrieron que se trataba de un problema de estómago y en un par de horas pudieron estabilizarlo.

Lo que todos se preguntan
La historia de mi mascota

'J' nació en La Vega, Cundinamarca, en enero de 2016.

Foto:

Archivo particular

¿Cómo va al baño? ¿Dónde lo tienen? ¿Qué hace para divertirse?  ¿Cómo come? Salir a dar un paseo con 'J' es, para sus amos, una entrevista constante con desconocidos que se reúnen alrededor para observar cómo se puede tener de mascota a un cerdito  de 5, 39 cm de altura, ropa a la moda y collar.
 
Y se han enfrentado a todo tipo de curiosidades, desde las más inocentes, como si defeca o si ronca al dormir, hasta otras más incomodas y molestas como si cuando se muera se lo van a comer en una lechona o si lo tienen como una opción de donante de órganos. 

"Siempre respondemos de manera amable. Es obvio que a muchos les genera intriga ver a nuestro gordo. Pero hay preguntas molestas, como la de la lechona. Es como si uno le dijera a un papá que si se va a alimentar de los restos de su hijo. La preguntadera con segunda intención se vuelve cansona", declaran.

Es obvio que a muchos les genera intriga ver a nuestro gordo. Pero hay preguntas molestas, como la de la lechona

Cada día hacen un descubrimiento nuevo. Por ejemplo, de sus salidas al parque pudieron entender que su instinto no es salir a correr sino hurgar, conocer su espacio, que no es tan sociable y que muchas veces puede estar en peligro porque cuando los perros llegan a hacerle el juego él los ignora pacíficamente y si lo intentan atacar, jamás se defiende.

También aprendieron a llevarlo siempre al mismo lugar o a zonas solitarias para no llamar mucho la atención, pues a estos animales no les gusta que cualquiera los acaricie. Y para dejarlo claro tienen un 'oloroso' sistema de defensa:  hacen fuerza, abren el ano y lanzan un aroma horrible.

Además, son animales limpios. A diferencia de un perro, 'J' no tuvo que ser entrenado. Para defecar, siempre busca su arena o tapete de entrenamiento y orina en un sifón. "Intuitivamente es muy limpio, no puede hacer del cuerpo en un lugar sucio y no le gusta que lo vean. Debe ser siempre con privacidad. Sus heces son como las de un humano, dependen de lo que coma", narra John. 

De cuando nadó por primera vez durante un viaje a Bucaramanga entendieron que ama el agua caliente y hacer burbujas con su hocico. Pero que también le huye al agua fría. De ahí que en días de lluvia corra como loco tratando de esquivar las gotas del aguacero.

 'J' come tres comidas principales al día y dos snacks. Y se alimenta como cualquier persona, pero sin sal y aceite, para que no le haga daño. Pero además,  quién lo creyera, este minipig tiene hábitos muy saludables: escupe la comida chatarra y su dieta se basa en  verduras y frutas. A veces come proteína animal. 

Intuitivamente es muy limpio, no puede hacer del cuerpo en un lugar sucio y no le gusta que lo vean. Debe ser siempre con privacidad

“Muchos preguntan ¿es chévere? Sí, es chévere pero demandan tiempo. Si no le puedes prestar atención, ellos mismos se enferman del estrés de estar solos. Por eso, cuando definitivamente no lo podemos llevar con nosotros le conseguimos niñera”, afirman.

Este mini pig con nombre alusivo al recordado agente 'J' de la película 'Hombres de negro' es para su familia una persona más, tanto que han llegado a pensar que es consciente de su propia existencia porque expresa de una forma muy específica cada uno de sus sentimientos medidos por el tono agudo de sus sonidos.

Consuela a su mamá cuando no ha sido un buen día, siempre mira a las personas a la cara a no ser que esté triste, señala lo que quiere con su cola en linea recta y ha desmitificado para quienes lo conocen los conceptos errados que se tienen de un cochinito: pues es un cerdo limpio, ordenado y tan inteligente que diferencia algunos colores y entiende palabras en inglés. 

Ficha técnica

Nombre: ‘J’ o conocido en las redes sociales como ‘J the mini’
Edad: 2 años y 4 meses
Tipo de animal: minipig
Medidas: del hocico al trasero 80 cm, el diámetro de su cuello 80 cm, peso 52 kilos y altura 39 cm.

La historia de mi mascota

'J' ya tiene más de mil seguidores en las redes sociales.

Foto:

DIANA MILENA RAVELO MÉNDEZ
Twitter: @DianaRavelo
ELTIEMPO.COM

¿Quiere que su mascota aparezca en EL TIEMPO? Escríbanos a diarav@eltiempo.com Todas las historias son valiosas para este espacio.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.