‘Hace tiempo’, un viaje al pasado paleontológico de Colombia

‘Hace tiempo’, un viaje al pasado paleontológico de Colombia

Científicos e ilustradores le dieron vida a este libro, que explica cómo era la biodiversidad antes.

Hace tiempo

Hace tiempo, un viaje paleontológico ilustrado por Colombia, se divide en tres capítulos: cómo, cuándo y quiénes.

Foto:

Hace tiempo

11 de mayo 2018 , 10:27 p.m.

Terminé de leer hace poco La sexta extinción, uno de los libros de la periodista estadounidense Elizabeth Kolbert, ganadora del Premio Pulitzer en 2015, en el que explica en 290 páginas cómo los humanos estamos siendo testigos de un acontecimiento dramático: la extinción en masa de un gran número de especies, causada por las transformaciones que hemos hecho los hombres del paisaje ecológico.

No es la primera vez que esto ocurre, ya ha pasado antes cinco veces. La más famosa de todas fue hace 66 millones de años aproximadamente, al final del Cretácico, cuando un gran meteorito colisionó contra la península de Yucatán, en México, y provocó la aniquilación de los dinosaurios y del 70 por ciento de los animales y plantas que habitaban este planeta.

Pero a diferencia de las anteriores extinciones en masa, la causa aquí sería otra: la humanidad. La deforestación, el rápido crecimiento demográfico, la contaminación, el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera, la caza furtiva, el comercio ilegal de especies y la sobrepesca son algunas de las acciones que están provocando que el mundo cambie más rápido de lo que las especies pueden adaptarse. En consecuencia, muchas caen en el camino.

Así que lo primero que le pregunté a Carlos Jaramillo, científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (Panamá), es si estaba de acuerdo con esta tesis, si en realidad nuestra especie está cortando la rama de la que se sostiene.

“Todas las especies, incluida la nuestra, se originan y extinguen a lo largo del tiempo geológico; es decir, a lo largo de miles de millones de años. Lo que pasa es que la tasa de extinción que hemos estado experimentando en los últimos 200 años es más alta que el estándar. Estamos transformando todo muy rápido, así que la pregunta no es si nos extinguiremos, sino a qué velocidad, dependiendo del manejo que les demos a los recursos”, explica Jaramillo.

El geólogo de la Universidad Nacional es el principal autor de Hace tiempo, el más reciente libro ilustrado del Instituto Alexander von Humboldt y el Smithsonian, elaborado por 28 científicos colombianos, que explica la biodiversidad actual de Colombia a partir de los restos fósiles que se han encontrado en distintos departamentos del país. Dividido en tres grandes capítulos, Hace tiempo intenta responder, como en todo gran historia, el cómo, cuándo y quiénes participan. Los expertos, acompañados de ilustraciones, cuentan cómo se ha dado la evolución y la extinción de las especies, y cómo el clima, la geografía y la gentética influyeron en eso.

Hace tiempo

El polen y las esporas no solo son cruciales en el proceso de reproducción de las plantas, también tienen usos en la medicina y paleontología.

Foto:

Hace tiempo

Jaramillo explica que nuestro planeta se originó hace 4.500 millones de años aproximadamente, la vida en los océanos surgió hace 3.800 millones de años, apenas hace 425 millones de años aparecieron las primeras plantas terrestres, mientras que el ser humano es un bebé en esto: llegó hace 300.000 años, “apenas”.

A lo largo de esos amplios periodos de tiempo se extinguen y originan nuevas especies, evolucionan y se adaptan otras, y con ellas también cambian el clima y el paisaje. Gracias al registro fósil se sabe, por ejemplo, que una especie dura en promedio 3’000.000 de años y que desde hace unos 485 millones de años han existido unos 1.600 millones de especies, de las cuales el 99 por ciento ya están extintas. “Los seres humanos ni siquiera hemos completado el 10 por ciento de lo que dura una especie en la Tierra”, dice.

Esos vestigios de vida que quedan solidificados dentro de rocas y dan una idea de cómo era el medioambiente en el que vivió un organismo son la clave para reconstruir el pasado de Colombia, que no siempre estuvo ubicada en el mismo lugar en el cual aparece hoy en los mapas. Como un rompecabezas vivo, las masas continentales se han desplazado, cambiando su forma y ubicación, lo que significa que

***
Hace tiempo

En África se ha hallado el mayor número de evidencias de nuestra trayectoria evolutiva.

Foto:

Hace tiempo

Para medir el tiempo, el ser humano ha acudido a diferentes medidas: un año se divide en meses; un mes, en días; un día, en horas, y una hora, en minutos. Son útiles para una escala de vida humana, pero pierden relevancia cuando hablamos de escalas enormes, como las de la historia de la Tierra: millones y miles de años.
Una de las variables que pueden usarse para escudriñar en el pasado y así entender la vida actual en la Tierra es el clima. Si un fósil de un organismo tropical se encuentra en una zona fría, por ejemplo, se puede deducir que el lugar tuvo temperaturas altas alguna vez.

El gran problema es que en los últimos dos siglos, la temperatura ha aumentado de forma acelerada, como consecuencia del dióxido de carbono y otros GEI que se emiten con las actividades del hombre. De seguir así, científicos calculan que la temperatura global podría aumentar cerca de 4 °C.

“Hay mucha evidencia que nos dice que el ser humano es el principal agente de cambio y de pérdida de biodiversidad. Es un motor de intensa transformación, nunca ha habido una especie similar. Tampoco es algo catastrófico, somos agentes de adaptación, podemos encontrar alternativas y generar cambios positivos si queremos”, dice Luz Helena Oviedo, ecóloga y editora de Hace tiempo.

¿Quiénes habitaron en Colombia?
Hace tiempo

Una de las formas de adentrarnos en nuestro pasado es el estudio de los fósiles.

Foto:

Hace tiempo

Retrocedamos la cinta 60 millones de años atrás y ubiquémonos en El Cerrejón (La Guajira). Una culebra, de unos 1.100 kilogramos de peso, arrastra su cuerpo, de aproximadamente 15 metros de largo y 65 centímetros de ancho, al acecho de peces, cocodrilos y tortugas para saciar su hambre. La titanoboa se enrolla alrededor de sus presas hasta que las mata por asfixia o paro cardiaco, y luego se las traga.

Otra escena, esta vez entre 15 y 7 millones de años atrás, en los departamentos de Tolima, Huila, Amazonas y La Guajira: un gigante domina los humedales. El purusauro, pariente cercano de las babillas y los caimanes negros, mide 10 metros de largo y pesa cerca de 5 toneladas, como un bus. Está plácidamente amañado en la Amazonia, en donde tiene el suficiente espacio y alimento para seguir creciendo y engordando.

Un perezoso gigante, uno de los mamíferos terrestres más grandes de Suramérica, se escabulle entre las ramas de los árboles, avanzando por extensas sabanas o viviendo a grandes alturas en las cimas de las montañas. Se asoma el animal, de hasta 6.000 kilogramos de peso, con parsimonia pero con mayor actividad y agilidad física que los actuales. Pese a su gran tamaño —algunos podían superar los 5 metros de altura en posición erguida—, la cacería de los humanos y los rápidos cambios de clima influyeron en la extinción del casi el 90 por ciento de los géneros de perezosos que existían hace 10.000 años.

Estos son tres ejemplos de animales que alguna vez vivieron en Colombia, y ayudan a entender las condiciones actuales de la biodiversidad del país. “La evolución de las especies tiene un gran componente histórico al que llamamos contingencia. Mientras que nos resulta imposible explicar por qué alguien se ganó la lotería, la contingencia nos permite entender por qué ocurrió un evento si lo miramos hacia atrás. Son una serie de accidentes históricos que nos permiten entender completamente una especie”, explica Jaramillo.

Esa es la idea de Hace tiempo, un libro pensado para un público joven, creativo, que pregunta y se cuestiona, que reconoce la relación que tiene el hombre con la naturaleza.

“La invitación para los investigadores y maestros es que piensen en productos de comunicación distintos, que partan de la premisa de que la ciencia es para todos”, remata Oviedo, quien emprendió un tour por Colombia para dictar talleres a los maestros de distintas instituciones públicas.

TATIANA PARDO IBARRA

tatpar@eltiempo.com
Twitter: @Tatipardo2

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.