El Papa frente a nuestra casa: la Tierra

El Papa frente a nuestra casa: la Tierra

Francisco se ha preocupado por el papel del ser humano frente a la naturaleza.

Papa Francisco sigue con su agenda

El papa Francisco ha demostrado de manera recurrente su preocupación por el medioambiente.

Foto:

Andreas Solaro / AFP

18 de septiembre 2017 , 07:18 p.m.

Ecología humana, educación responsable, espiritualidad ecológica, sostenibilidad integral que abriga lo social, económico y ecológico, calentamiento global, contaminación del aire y agua y pérdida de la biodiversidad.

Estos conceptos, que parecen propios de clases universitarias sobre manejo integrado de recursos, ecología de poblaciones y ecosistemas, biología del desarrollo, zoología o botánica, en realidad emergen de la segunda Encíclica del Papa Francisco -Laudato Sí-, enfocada en el papel del ser humano como parte fundamental de la naturaleza y en el respeto y cuidado de nuestra casa, el planeta Tierra, y su desarrollo sostenible.

Este documento va más allá de cualquier pensamiento religioso; es, de hecho, un texto realmente valioso de reflexión y acción para toda la humanidad frente al medio ambiente.

El rector de la Universidad del Rosario, José Manuel Restrepo Abondano, resumía de manera magistral el alcance de este documento en el Panel del Instituto Fiel “Por el planeta, un paso hacia la sostenibilidad” en cinco aspectos que debemos abordar con urgencia, inteligencia y acción: ser parte cierta de la ecología humana integral, tener clara conciencia de la dimensión ética del deterioro ambiental, fomentar permanentemente la educación con responsabilidad ecológica, realizar serios y certeros ajustes al capitalismo contemporáneo e interiorizar la necesidad que tenemos de que todos participemos en el cuidado y preservación de la naturaleza.

Ha finalizado la vista papal y varias enseñanzas en el plano espiritual, moral y humano nos dejó en su paso por diferentes regiones del país. Espero que una de ellas sea la misericordia con los recursos naturales, nuestros mares, selvas, desiertos y ríos, entendida en el sentido etimológico más profundo: sentir con cordis, es decir sentir con el corazón la desdicha que estamos causando a nuestra casa.

Monseñor Juan Vicente Córdoba, obispo de la Diócesis de Fontibón, enseña que vivimos en la era de la posmodernidad, en la que el camino a seguir se rige por la frase “siento, luego existo”.

Que todos entonces sintamos con misericordia nuestro planeta y actuemos de manera digna y correcta para hacer un mundo mejor.

ANDRÉS FRANCO HERRERA
Director del Departamento de Ciencias Biológicas y Ambientales de Utadeo

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA