Trump pone en vilo la posibilidad de salvar al planeta

Trump pone en vilo la posibilidad de salvar al planeta

Decisión de retirarse del Acuerdo de París se da en años cruciales para frenar calentamiento global.

Estados Unidos seretira del Acuerdo de París

El anuncio de Trump genera mayor incertidumbre sobre cuánto más podría aumentar la temperatura y, con ello, las consecuencias que ya son visibles.

Foto:

Jewel Samad / AFP

04 de junio 2017 , 12:00 a.m.

La decisión de esta semana del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirarse del Acuerdo de París contra el cambio climático podría asemejarse a un escenario donde a un enfermo terminal le retiran en sus días más decisivos el medicamento que más necesita.

En esta analogía, el enfermo es el planeta, que en medio de una crisis ecológica sin precedentes se enfrenta a que el país más contaminante desde la Revolución Industrial y el segundo mayor emisor de gases en la actualidad (después de China) se desligue del único pacto global para evitar que las consecuencias del impacto humano en el clima sean irremediables.

Esta noticia llega en un momento crucial para el planeta. De un lado, en términos de diplomacia, los próximos años serán claves para que, efectivamente, los países cumplan con lo acordado en París mediante sus planes nacionales, pero también se agota el tiempo para actuar: el Panel Intergubernamental de Cambio Climático ha sido claro en afirmar que si se quiere evitar un completo desequilibrio, la ventana de oportunidad para alcanzar la meta de mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2 °C (respecto de la era preindustrial) se cierra en el 2020. Si no se logra, las emisiones no llegarán a cero para el 2050 y tampoco la temperatura se mantendrá por debajo de lo planeado.

“Superar la barrera de los 2 °C sería cruzar un umbral en el que no sabemos siquiera si la agricultura es viable”, asegura Isabel Cavelier, experta colombiana en negociaciones climáticas.

Dos golpes

Aunque desde el punto de vista legal la retirada de Estados Unidos del acuerdo tendría efectos solo en noviembre del 2020, el golpe de Trump al planeta se da en dos niveles. Del lado político, el gigante norteamericano se aleja de liderar la transición del modelo energético de combustibles fósiles al de energías renovables, y podría entorpecer las negociaciones de los próximos años.

Estados Unidos y China son los responsables del 40 por ciento de las emisiones de gases como dióxido de carbono y metano, que generan el calentamiento global.

“Su retirada es un desincentivo muy grande para que muchos países cumplan sus compromisos nacionales”, explica José Manuel Sandoval, quien formó parte del equipo negociador de Colombia durante la cumbre en París.

La acción climática le pertenece a esta generación, tanto de científicos como de ciudadanos

Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente, explica que otro impacto negativo es el golpe al Fondo Verde del Clima, que transfiere dinero a países como Colombia y al que Trump anunció que no aportará recursos.

De cara a lo ambiental, el anuncio de Trump genera mayor incertidumbre sobre cuánto más podría aumentar la temperatura y, con ello, las consecuencias que ya son visibles: el deshielo de los polos, el aumento de sequías e inundaciones extremas, la propagación de enfermedades y la intensificación de fenómenos como el Niño y la Niña, que ya han golpeado a nuestro país.

La Organización Meteorológica Mundial proyecta que en el peor de los escenarios, con la salida de EE. UU., el aumento en los modelos podría ser del orden de 0,3 grados Celsius. A esto se le suma la evidencia científica que muestra que la Tierra lleva dos años consecutivos de romper su récord de temperatura.

Actuar es apremiante. Jorge Gutiérrez, investigador en cambio climático y vulnerabilidad del Ideam y Naciones Unidas, lo explica así: “Acciones posteriores a esta década sin haber cumplido las metas actuales son una utopía. La acción climática le pertenece a esta generación, tanto de científicos como de ciudadanos”.

‘Con o sin Estados Unidos’

A pesar de ese escenario pesimista, la reacción a la decisión Trump ha traído esperanza: China y la Unión Europea preparan un acuerdo para liderar acciones climáticas y comerciales, e India y Brasil, otras de las naciones que más contaminan, piden mantener las condiciones del Acuerdo de París.

En el caso nacional, Colombia se sumó al pronunciamiento del High Ambition Coalition (HAC), el grupo de países que promovió la adopción del acuerdo, y el presidente Santos lamentó la posición de su homólogo estadounidense al recordar que nuestro país es uno de los 15 más vulnerables a los efectos del cambio climático. La fuerza de los gobiernos locales también puede cambiar el rumbo. Tras el anuncio, cerca de 68 alcaldes de ciudades de EE. UU., en representación de alrededor de 36 millones de ciudadanos, se comprometieron a alinear sus políticas con el acuerdo.

De otro lado, el sector privado también abre otros caminos. Hasta los mismos accionistas de la multinacional de hidrocarburos Exxon Mobil se manifestaron en contra de la salida anunciada por Trump.

Las cifras del mercado también lo demuestran: 8,1 millones de puestos creó la industria de energías renovables solo en el 2015, mientras que los sectores de carbón y minería vienen descendiendo su participación en el mercado laboral.

Para Christiana Figueres, exsecretaria de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y quien lideró el pacto político logrado en Francia, la tendencia a descarbonizar la economía ya está bajo la influencia de las fuerzas del mercado, más que de la política.

En ese nuevo escenario, entonces al enfermo planeta se le suman nuevos cuidados a pocos años de que las consecuencias sean irremediables para su salud.

Argumentos de Trump y los contrargumentos

Energías limpias

“Las restricciones energéticas que ha impuesto el Acuerdo de París sobre EE. UU. podrían costar hasta 2,7 millones de empleos perdidos para el 2025”: Trump.

Varios economistas lo desmienten. Y un estudio de la Agencia Ambiental de EE. UU. estimó que el Plan de Energía Limpia de Obama generaría hasta 80.000 nuevos puestos de trabajo en 2020, lo que equilibraría las pérdidas de empleo en, por ejemplo, el sector del carbón.

Un grado menos

“Aunque el Acuerdo de París se aplicara plenamente, se estima que produciría una reducción de solo 0,2 grados con respecto al aumento esperado en el 2100”: Trump.

Antes del Acuerdo de París, se estimó que el aumento estimado de la temperatura global para el año 2100 sería de entre 4 y 5 grados respecto de la era preindustrial, si no se toman medidas. Si todos los países cumplen, el crecimiento podría ser de un grado centígrado menos.

¿Preocupado?

“Como alguien que se preocupa profundamente por el medio ambiente, no puedo apoyar un acuerdo que castigue a EE. UU., como lo hace este”: Trump.

Sus acciones no muestran preocupación por el ambiente. Además de proponer polémicos proyectos de extracción petrolera, reactivación carbonífera y uso de áreas protegidas, Trump se ha caracterizado por recortar la financiación de la ciencia climática.

El compromiso colombiano

Aunque Colombia todavía no ha ratificado el Acuerdo de París porque el proyecto de ley para hacerlo aún continúa en trámite en el Congreso, lo cierto es que el país tiene trazadas unas metas nacionales en relación con el pacto que se deben materializar en los próximos años. Se trata de disminuir al 2030 el 20 % de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Abecé del cambio climático

¿Qué es el cambio climático?

Es la mayor amenaza medioambiental de la Tierra. Desde los inicios de la Revolución Industrial hasta hoy ha habido un aumento de la temperatura del planeta a causa de la quema de combustibles fósiles, como petróleo, carbón y gas. Los científicos advierten que si la temperatura mundial promedio, que es de poco más de 14 °C, sube dos grados, los impactos ambientales, sociales, económicos, políticos y culturales perjudicarán inevitablemente a todas las regiones del mundo.

¿Cómo se evidencian sus efectos?

De acuerdo con el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), la temperatura de la Tierra ha venido aumentando desde mediados del siglo pasado, algo que trae como consecuencia el deshielo de los polos, el aumento del nivel del mar, la extinción de especies, cambios en la agricultura y el desplazamiento de las poblaciones humanas.

¿El aumento de la temperatura es natural?

Aunque el planeta ha estado en un cambio constante y ha pasado por épocas como las glaciaciones, lo que vivimos hoy no es un fenómeno natural, sino una grave consecuencia de las actividades humanas.

Con la industrialización iniciada en el siglo XIX y el consecuente consumo de combustibles fósiles ha aumentado la emisión de gases con efecto invernadero, que retienen el calor.

LAURA BETANCUR ALARCÓN
Redactora de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA