Manglares, salacunas que mece el mar

Manglares, salacunas que mece el mar

Este ecosistema provee refugio y alimento a cientos de especies y es escudo protector de costas.

Manglares en Colombia

Colombia es uno de los cinco países de Latinoamérica que concentra la mayor cantidad de manglares.

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

29 de julio 2017 , 11:37 p.m.

A pesar de que Colombia es uno de los cinco países de Latinoamérica que concentra la mayor cantidad de manglares con unas 273.000 hectáreas contadas a la fecha, la situación es preocupante: se estima que, desde 1960, el país ha perdido el 57 por ciento de su cobertura de manglar. Una problemática que, según el Sistema de Información para la Gestión de los Manglares en Colombia (Sigma), se debe a amenazas como la tala y la quema, el uso de técnicas inapropiadas de pesca, los derrames de petróleo, el mal manejo de residuos, los cambios en el uso del suelo y su conversión a obras de infraestructura, viviendas y cultivos.

Sin embargo, también hay comunidades y organizaciones que, conscientes de la importancia de este ecosistema estratégico, se han dado a la tarea, en los últimos años, de trabajar por su conservación. No en vano, el pasado 26 de julio se celebró el Día Internacional de Conservación de los Manglares, fecha dedicada a la promoción de iniciativas que propendan por su preservación.

Y los esfuerzos ya se ven a nivel local. En San Antero, Lorica y San Bernardo del Viento, Córdoba, 15 organizaciones de mangleros y pescadores trabajan desde el 2012 en la restauración de la bahía de Cispatá a través de la reforestación del mangle, el cambio de comportamientos de la población y el desarrollo de planes de uso y manejo sostenible.

Por su parte, en Nuquí, en pleno pacífico colombiano donde se concentra el 74 por ciento de los manglares del país, con 201.178 hectáreas, ocho comunidades negras generaron un plan de manejo para el manglar en el que participan unas 2.000 personas. “Aquí se ha sembrado mangle en las zonas deforestadas, se capacitaron a las piangüeras y a los pescadores y se están implementando fogones ahorradores de leña con los que las familias han reducido en un 80 por ciento su uso que antes extraían del mangle”, cuenta Enrique Murillo Palacio, miembro del Consejo General Los Riscales.

A su vez, algunas organizaciones como Conservación Internacional y la WWF han generado, de la mano de los habitantes y las corporaciones autónomas regionales, planes de manejo integral para recuperar las áreas degradadas. Todos, esfuerzos que están cambiando el rumbo de estas ‘salacunas’ de vida y evitando su extinción. ¿La razón? Su valor ecológico, ambiental y social es incalculable e irremplazable. Aquí una muestra de ello.

EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA