El arte de ser mujer / De tu lado con Alex

El arte de ser mujer / De tu lado con Alex

Una columna sobre ser mujer sin llegar a ser una mala imitación de un hombre.

07 de agosto 2018 , 06:20 p.m.

“El arte de ser una mujer nunca implica ser una mala imitación de un hombre”. Olga Knopf

¡Amo ser mujer!  Entiendo que haber nacido como tal implica que tengo que dar ciertas batallas que tal vez al género masculino no le ha tocado, pero esto es lo que nos ha hecho fuertes, resilientes y maravillosas.

No es una debilidad es un reto y un privilegio.

Nos hemos ido ganando espacios en los ámbitos sociales, laborales y políticos y cada día los esfuerzos de nuestras antecesoras y de mujeres valientes de hoy en día, van dando fruto.

Sin embargo, no creo que este camino labrado, por arduo que haya sido, nos dé permiso de creer que somos superior a los hombres, ni nos otorga el derecho a constantemente menospreciarlos. Soy feminista en el estricto sentido de la palabra.

Debemos luchar por nuestros derechos en todos los aspectos, pero sin dejar de lado lo fabuloso de la feminidad ni odiando a los hombres por el simple hecho de serlo.

Ojalá aprovechemos nuestras diferencias para complementarnos y ayudarnos en vez de atacarnos.

Tampoco siento la necesidad de demostrar mi poderío femenino desnudándome enfrente de extraños, aunque respeto completamente las que deciden hacerlo.
No tengo que gritarle a los cuatro vientos que no necesito que me abran puertas, me corran sillas ni me inviten a comer. No me siento menos “poderosa” porque me gusta que me ayuden con una maleta pesada, ni porque me enamore que me escriban cartas de amor y me dediquen canciones. Y mucho menos me quita nada del terreno que hemos ganado como mujeres consentir a mi pareja en todo lo que pueda, llevarle el café a la cama ni prepararle su comida preferida.

No soy menos “mujer independiente” ni “empoderada” por alabarlo y hacerlo sentir “poderoso” a él también.

El verdadero poder viene de ser auténticas y confiadas sin compararnos con los hombres ni con ninguna otra mujer. Es saber que somos valiosas y tener amor propio ante todas las cosas. Si tenemos esto claro jamás permitiremos que nos maltraten. Estaremos tranquilas estando soltera o casadas. Seremos plenas con hijos o decidiendo no tenerlos. Apreciaremos nuestro cuerpo si es 90-60-90 o si es maravillosamente voluptuoso. Entenderemos que el tiempo pasa y que las arrugas son parte del proceso. Les enseñaremos a nuestras hijas a respetar sus cuerpos y a tomar su sexualidad con orgullo y mucha consciencia. No seremos envidiosas de nadie ni tendremos que ofendernos por un piropo respetuoso. Seremos mujeres con orgullo pero sin tanta rabia.

ALEXANDRA PUMAREJO
De tu lado con Alex

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.