Agarra el ruido de la erre / En defensa del idioma
Análisis unisabana
Logo de la Universidad de La Sabana

Agarra el ruido de la erre / En defensa del idioma

Los mayores desaciertos están en palabras como “portarretrato”, “vicerrector” o “microrrelato”.

Agarra el ruido de la erre

La erre se duplica para dar el sonido fuerte solo si al lado derecho y al lado izquierdo hay vocales, como “zorro”o “corretear”.

Foto:

123rf

30 de junio 2017 , 01:12 a.m.

La letra erre en la lengua española representa dos sonidos: “r” y “rr” (este último es dígrafo: dos letras). Con la primera de estas pronunciamos términos muy conocidos (el sonido suave) como “caro”, “pero”, “cero” o “coro”, entre muchos otros. Con la segunda, duplicada, encontramos “carro”, “perro”, “cerro” o “corro”. En nuestra lengua, ese sonido es fuerte si la letra va al comienzo de una palabra, y no necesita duplicarse: “reparación”, “rígido”, “ruta”.

Hay frecuentes casos en que el sonido es fuerte también si esta letra va a mitad de una palabra, pero sin duplicarse: “enredo” o “sonrisa”, por citar solo esas dos palabras como ejemplos. Sin embargo, encuentro infinidad de muestras en que la “r” o la “rr” han sido usadas de manera equivocada, porque la duplican cuando no corresponde y la dejan sin duplicar cuando se requiere.

La norma, a pesar de ello, es muy fácil: siempre que la letra esté al comienzo de una palabra, se escribe sencilla: “r”. No hay excepciones; en español ninguna palabra empieza con erre doble. Y a mitad de palabra, la erre se duplica para dar el sonido fuerte solo si al lado derecho y al lado izquierdo hay vocales: “zorro”, “corretear”, “terreno”, “marrano”, “porrazo”. Si falta una vocal en cualquiera de los lados, a mitad de palabra se usa la “r” sencilla, pero indica sonido fuerte: “Enrique” o “Israel”, por ejemplo, al igual que “enredo” y “sonrisa”, que ya citamos atrás.

Ojo con los prefijos

En otra oportunidad tratamos el uso de los prefijos, esos trozos de palabra que se anteponen a otra para modificar el significado: “pre-acto”, “super-amigo”, “hiper-mercado”, “des-confiar”, “in-formar”. Por supuesto, aquí escribo esas palabras separadas de los prefijos (con guiones) solo para ilustrar ese uso, pero siempre deben escribirse unidas: “preacto”, “superamigo”, “hipermercado”, “desconfiar”, “informar”. Los prefijos van pegados a las palabras que modifican, sin guion ni nada.

Las excepciones de los prefijos: 1. Van unidos a la palabra que se anteponen si esta consta de un solo término. 2. Van con guion si se anteponen a una cifra o a palabra que comience con mayúscula: “super-8”, “pro-Unicef”. 3. Van separados si anteceden a un nombre que conste de varios términos: “super buena persona”, “pro niñez desamparada”.

Al punto: ¿Y cuál es la relación de los prefijos con el sonido y uso de la letra erre o ere? Vamos con esa aclaración:

Muchas personas olvidan la regla de que al comienzo de una palabra la letra “r” debe escribirse sin duplicarse, pero aun así esta conserva el sonido fuerte: “retrato”, “rápido”, “requisito”, “rector”, “recital”.

La confusión aparece cuando les anteponen algún prefijo a estas palabras, a veces forzado. Muchos usuarios perezosos han optado por escribir separadas las palabras de los prefijos correspondientes, o insertan el guion entre unas y otros. Y ya dijimos que eso es incorrecto.

Por tanto, aunque el “corrector” del computador señale con sus líneas sinusoidales, azules o rojas, algún error, desconfíen de ese indicio. Casi todos los ejemplos que cito aparecen señalados con las tales líneas en el computador en el cual escribo. De nuevo: las máquinas no piensan; los seres humanos sí. Muy atentos a los ejemplos que vienen.

“Retrato” es correcto, sí, porque empieza con “r” sencilla, y ese sonido es fuerte; sin embargo, “autorretrato” van con erre doble, “rr”, porque a ambos lados hay vocales; si no diría: --tore--; también va doble en “portarretrato”. Casos muy semejantes se presentan con los siguientes términos, que son correctos, van en una sola palabra (con el prefijo siempre pegado), sin guion de ninguna clase y no importa que aparezcan en la pantalla esas líneas rojas o azules: “Prerrequisito” (una sola palabra), “vicerrector” (sin guion), “megarrecital” (recital de gran proporción o tamaño), “microrrelato”, etc.

¿Han visto por ahí, en cualquier sector de la ciudad, el aviso “comirapidas”? Por supuesto, es un término forzado; pero a algún esnobista le dio por crear este frankenstein semántico, y de inmediato infinidad de mercaderes empezaron a copiarlo. Aparte de que falta una tilde, porque “rápido” es una palabra esdrújula, se inventaron el prefijo “comi” para indicar “comida”, sin contar que muchos ya confunden “rápido” con “liviano” o “ligero”: entonces, imaginamos a una hamburguesa campeona de los 100 metros planos. Para aclararlo, solo tomemos las sílabas en cuestión y leamos: “Co…mira... pidas”. Hay vocal a lado y lado; por tanto: “Comirrápidas” (siempre con el prefijo pegado).

¿Sí agarran el ruido de la erre con sonido rudo?

Con vuestro permiso.

JAIRO VALDERRAMA V.
UNIVERSIDAD DE LA SABANA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA