Profesores universitarios a repensar la educación
universidad externado de colombia
Universidad El Externado

Profesores universitarios a repensar la educación 

Esto dejó el Primer Encuentro Latinoamericano de Enseñanza y Aprendizaje, en Barranquilla.

Biblioteca Constitucional U Externado

Los estudiantes del Externado y de otras instituciones consultan la colección constitucional. 

Foto:

Universidad Externado

23 de julio 2017 , 06:36 a.m.

Repensar la educación superior pasa por la urgencia de que los profesores se den a la tarea de reflexionar sobre su práctica docente y se les reconozca su rol estratégico en el proceso de formación de profesionales (docencia), y no solo en el proceso de producción de conocimiento (investigación).

Esa parece ser una de las conclusiones del Primer Encuentro Latinoamericano de Enseñanza y Aprendizaje en Educación Superior, organizado por el Centro para la Excelencia Docente de la Universidad del Norte en Barranquilla, la semana pasada.

Y tiene sentido. Centrar el proceso educativo en los estudiantes, (re) organizar la enseñanza para garantizar el aprendizaje de éstos y (re) pensar en la evaluación como herramienta formativa, son temas que se van abriendo un espacio en las universidades, especialmente por medio del trabajo de los centros de formación docente. Ya no es suficiente el trabajo académico alrededor del conocimiento disciplinar. Se hace necesario pensar en las capacidades de orden superior que deben desarrollar los futuros profesionales para que puedan hacer algo con esos conocimientos adquiridos.

Las empresas y organizaciones ya no están interesadas en tener colaboradores que se asemejen a 'enciclopedias andantes'

De acuerdo con Anastassis Kozanitis, profesor en el Departamento de Didáctica de la Université du Québec à Montréal, Canadá y consultor internacional, la metacognición – entendida como la capacidad de comprender cómo aprendemos– es la principal capacidad a desarrollar. Kozanitis afirma que no basta con evaluar productos finales y procesos, sino que es necesario retroalimentar lo que él denomina “el discurso”. El discurso no es otra cosa que la justificación que tiene cualquier proceso de toma de decisiones.

Y esta retroalimentación solo es posible mediante el uso de preguntas poderosas tales como: ¿por qué hizo lo que hizo?, ¿por qué optó por este método?, ¿cuáles fueron las razones que lo hicieron decantarse por este?, ¿por qué formuló tal o cual hipótesis?, ¿por qué utilizó los recursos que eligió? Además de la metacognición, esta actividad permite ejercitar el pensamiento crítico y auto reflexivo, la toma de decisiones y la resolución de problemas; también facilita la toma de conciencia sobre el proceso de aprendizaje y la responsabilidad del estudiante en él.

Este proceso, concluye Kozanitis, permite que el estudiante reflexione sobre cómo es la capacidad de aprendizaje y utilice dicha información para hacerse corresponsable de sus procesos formativos y pueda aprender cuando lo requiera. Sin embargo, la metacognición no suele ser una competencia que los profesores universitarios hagamos evidente en nuestras estrategias de enseñanza. De hecho, pocas veces hace parte de nuestra propuesta de evaluación.

La ‘aprendibilidad’ o learnability es una de las 10 competencias que deberá tener cualquier profesional en 2020 y la única del listado que garantizará la empleabilidad en el futuro

Desarrollar la metacognición tiene una aplicación concreta, interesante y necesaria. Reflexionar y tomar conciencia sobre cómo aprendemos, facilitará el desarrollo de la ‘aprendibilidad’. Las empresas y organizaciones ya no están interesadas en tener colaboradores que se asemejen a “enciclopedias andantes”. Requieren de profesionales flexibles y adaptables, con talento para aprender permanentemente.

De acuerdo con el estudio “La Revolución de las Competencias: Talento, empleabilidad y tecnología de ManpowerGroup” (2017), la ‘aprendibilidad’ o learnability es una de las 10 competencias que deberá tener cualquier profesional en 2020 y la única del listado que garantizará la empleabilidad en el futuro. Así las cosas, ¿no deberían los profesores propender por el desarrollo de dicha capacidad en vez de seguir empeñados en concentrarse en la impartición de conocimientos, que, aunque de vanguardia, con seguridad los estudiantes no recordarán en el futuro?

Sin duda, enfrentar este desafío exigirá de los profesores creatividad e innovación en sus prácticas docentes. Les demandará incomodarse. Pero, sobre todo, requerirá de la cuidadosa revisión de los objetivos de aprendizaje que proponen en sus cursos.
Porque, aunque nos cueste reconocerlo, nos centramos más en nuestro performance que en garantizar y constatar que nuestros estudiantes aprendan efectivamente lo que queremos enseñarles.

NOHORA PIEDAD ROBAYO
Coordinadora de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales.
Universidad Externado de Colombia

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA