¿Fracasó la justicia en Colombia? / Opinión
ANÁLISIS UNIVERSIDAD LIBRE
UNIVERSIDAD LIBRE

¿Fracasó la justicia en Colombia? / Opinión

La desconfianza del sistema lleva a tres de cada 10 personas a tomarse la justicia por propia mano.

Linchamiento

Presunto ladrón murió tras ser golpeado y herido por la comunidad.

Foto:

Archivo El Tiempo

11 de mayo 2018 , 06:51 p.m.

La cultura del ‘ojo por ojo, diente por diente’ se volvió costumbre en el país. Actualmente, el 30 % de los colombianos prefiere cobrar venganza cuando son víctimas de un delito antes que denunciar. Solo en Bogotá, entre 2014 y 2017, cerca de 300 personas fallecieron por linchamiento, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Si revisamos las cifras internacionales, Colombia es el quinto país en Sudamérica donde sus ciudadanos más justifican la violencia por cuenta propia. El 30 % de los colombianos ve con buenos ojos esta acción. Solo somos superados por Paraguay, Perú, Ecuador y Bolivia, naciones que tienen índices de aceptación de esta práctica entre su población, que van del 37 al 42%, respectivamente.

Los anteriores indicadores, revelados en una reciente investigación de la Universidad Libre, confirman que el sistema judicial no solo colapsó sino que también fracasó.

Las estadísticas son claras. La congestión judicial hoy supera el 45 % y gracias a su inoperancia, en 2017 solo se resolvieron 396 demandas de 2’647.615 que ingresaron a los juzgados, es decir, en Colombia menos del 1 % de los procesos que entran en un año a los despachos se resuelven con sentencia. Vergonzoso.

La poca o nula legitimidad que tiene el sistema entre la sociedad también deja mucho que decir o pensar. Según la Fiscalía General de la Nación, la impunidad hoy está sobre el 99%. La razón: El 69 % de las personas no acuden a la justicia a denunciar, entre muchas justificaciones, por desconfianza en los jueces. La prueba está en que actualmente solo 24 de cada 100 delitos se comunican a las autoridades.

Otros datos recientes de la Cámara de Comercio de Bogotá y del Ministerio de Justicia indican que el 70 % de la gente considera que la justicia es “muy lenta”. Con relación a su imagen, de acuerdo con una encuesta de Gallup, el 83 % de los consultados afirma que esta es negativa.

En la práctica, la gente no le cree al sistema porque en el país las estadísticas comprueban que tres de cada 10 delincuentes que son capturados en flagrancia quedan libres. Así lo confirma el Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana, según el cual entre junio y diciembre de 2017, los bogotanos ayudaron a capturar a cerca de 8.100 delincuentes, más o menos 45 ladrones al día. Tristemente el 80 % los aprendidos resultan ser menores de edad, lo que dificulta su judicialización y en menos de 48 horas quedan libres; o no se puede abrir proceso ya que nadie denuncia. Lo peor, a veces la cuantía del delito, según las autoridades, es tan baja que no hay lugar a la penalización.

Otro dato no menor es la congestión del sistema. Actualmente, un proceso ordinario que debería definirse en máximo 12 o 24 meses, se demora hasta 5 o 10 años.

En el país solo hay 11 jueces por cada 100.000 habitantes y a cada uno le correspondió el año pasado 390.974 procesos, de los cuales el 99 % no tuvo sentencia. En contexto, el índice de jueces por cada 100.000 habitantes a nivel internacional, según la Organización de Estados para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), es de 65, pero en Colombia este indicador apenas llega a 11 evidenciando un déficit superior al 50%.

Con relación al número de despachos que evacuaron más procesos judiciales comparados a los que ingresaron, en 2017 solo un 18% de los juzgados logró ese nivel de eficacia. En otras palabras, de un total de 5.295 juzgados que hay en el país, solo 953 están haciendo cumplidamente la tarea pero no siempre de la manera correcta, ya que por correr a resolver los procesos, dada la presión que ejerce el Consejo Superior de la Judicatura, las sentencias están quedando mal elaboradas o se resuelven de forma mediocre.

Ahora, no se trata de justificar la mora judicial, pero mientras que en Colombia haya cerca de 5.200 despachos judiciales para resolver los problemas de aproximadamente 49 millones de personas, será muy complicado creer que en poco tiempo se va a resolver la crisis en la administración de la justicia.

De continuar esta situación, el sistema colapsará y en 10 años se tornará insostenible. La carga laboral promedio será de 3.715 procesos por juez, la congestión de 71,5% y el tiempo para resolver los casos de 2 años y medio.

En conclusión, la respuesta no es aumentar el número de jueces, manos seguir cayendo en el mediocre populismo punitivo en el que se busca crear leyes, normas y castigos antes que educar y sensibilizar a la gente de la necesidad de portarse bien no como delincuente.

Un dato final, desde que se creó el congreso de la República, se han expedido 5’967.000 leyes. Y en el Congreso de Derecho realizado en Buenos Aires, Argentina, el año pasado, se afirmó que la mayoría de estas se encuentran vigentes.

Reitero, la solución no es generar castigos sino aprender a comportarnos si queremos tener un país civilizado.

LAURA GUEVARA 
UNIVERSIDAD LIBRE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.