Navidad: recuerdos de infancia más allá de los regalos

Navidad: recuerdos de infancia más allá de los regalos

Enseñe a sus niños el verdadero significado de las fiestas de fin de año.

Navidad con los hijos

Los recuerdos de navidades felices son el mejor regalo que un padre puede dejar a sus hijos.

Foto:

Jamal Saidi / Reuters

10 de diciembre 2017 , 11:50 p.m.

La Navidad es una fecha tan importante en la vida de un niño que deja una huella imborrable. No hay un solo pequeño para el que no sea interminable la espera de la Navidad. La añoran y desean que empiece el mes, pues ellos mismos se vuelven el centro de atención afectuosa de sus padres y demás miembros de la familia.

Además, este ambiente de convivencia les recuerda que son ‘queridos’ y ‘aceptados’ y los ‘tanquea’ emocionalmente.

Así mismo, los regalos son símbolos naturales del inmenso amor de sus allegados. Por todo esto es tan necesario fomentar las tradiciones familiares en estas ocasiones especiales.

La cena de Navidad, la misa de gallo y la novena de aguinaldos son oportunidades únicas para reunirse en familia y fortalecer los lazos afectivos.

Debemos reconocer que todos nos beneficiamos de celebrar la Navidad en familia y que en las tradiciones están la tranquilidad del orden y la pertenencia a un grupo.

Tenemos la posibilidad de escoger qué tipo de celebración queremos, pero no debemos privar a nuestros niños ni a nuestros adultos de estas experiencias únicas, que les brindan la oportunidad de sentirse queridos y protegidos por su familia.

Cuando venga la adversidad, tendrán de qué echar mano para hacer frente a los obstáculos. Es como si los recargáramos, poco a poco, de amor con esta magia positiva de la felicidad, que llega con las festividades de Navidad y fin de año. Estas proporcionan seguridad y apoyo moral que duran todo el año, y si se hace con amor y regularidad, se convierten en tradiciones cuyos efectos benéficos duran toda la vida. También ayuda a mitigar temores y, además, les da “herramientas de pertenencia”, que pasan a las próximas generaciones. Como adultos tenemos la capacidad de convertir la Navidad en algo maravilloso, al reunirnos en familia, con amigos y abrir el corazón.

Es importante inculcar a los niños que el tamaño de los regalos no es lo relevante, sino demostrar que se pensó en los seres queridos.
Ojalá en todos los hogares se convierta en tradición que los hijos den un regalo a sus padres. Hay que transmitirles que la Navidad es una época para dar y recibir.

Muestre a sus hijos que ellos siempre tienen algo que dar. Desde visitar un orfelinato, un ancianato o un hospital hasta pasar un rato con alguien que esté solo y necesitado. No importa qué ofrezcan, ya sean regalos, momentos o promesas. El recibir sin el dar no es un buen mensaje.

La Navidad es una magnífica oportunidad para despertar en nuestros niños sensibilidad social, darles seguridad y nutrirlos emocionalmente. Las familias deben permitirse grabar experiencias positivas de Navidad y darles una fuerza psicológica que perdure. Los recuerdos de navidades felices son el mejor regalo que un padre puede dejar a sus hijos. Si todavía no existen costumbres navideñas en su familia, nunca es tarde para comenzar. Feliz Navidad.

ANNIE DE ACEVEDO
Psicóloga y pedagoga

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.