Siguen los errores en noticieros y periódicos / En defensa del idioma
UNIVERSIDAD DE LA SABANA
Logo de la Universidad de La Sabana

Siguen los errores en noticieros y periódicos / En defensa del idioma

La falta de correspondencia entre el número o el género es uno de los mayores desaciertos.

En defensa del idioma

Es mucho más adecuado escribir y decir "de acuerdo con tu propuesta..." que "de acuerdo a tu propuesta...".

Foto:

123rf

07 de junio 2018 , 11:25 p.m.

Con motivo de una fastuosa boda en Inglaterra, un noticiero colombiano de televisión titulaba el pasado domingo 20 de mayo: “El príncipe Enrique siempre quizo estar en las guerras durante su servicio militar”*. Aparte del inquietante y supuesto gusto de un príncipe por las acciones bélicas, se nota que los desaciertos ortográficos continúan en casi todas esas emisiones y en muchas páginas de los diarios. Para este caso, quizás el redactor o digitador de turno confundió una forma del verbo querer (quiso) con el adverbio quizá.

En la televisión, a la persona encargada de transcribir los titulares de cada nota informativa se la califica de “digitador” o “generador de caracteres”, quien no siempre es un periodista; a veces es también el “graficador”. Este, con mucha frecuencia, recibe las instrucciones de forma oral, o se limita a copiar el texto de un guion que lleva incontables errores de escritura. Y se sospecha que allí se anida la mayor cantidad de desaciertos. Entonces, ¿qué papel cumplen en esta parte del proceso informativo los llamados periodistas profesionales? ¿Y quién revisa los textos que se publican en los periódicos?

Insistimos: el periodista informa y, también, educa. ¿Qué fijación quedará en la mente de un menor (y de muchos adultos) que lee en la televisión: “Inició la fiesta de reyes en el barrio Egipto”, “Mañana inicia el quinto ciclo de negociaciones con el Eln”, “Mañana inicia censo en Colombia”? En todos esos casos, lo correcto es “se inició” o “se inicia”, no “inició”. El “argumento” de una colega en un caso muy similar era que no cabía el titular en el espacio dispuesto para publicarlo. Entonces, si no caben, por ejemplo, las palabras “hacienda”, “hombre” o “huella”, ¿debemos quitarles la letra hache?

Además, esos errores también alteran el significado de la información. En la carrera 68B con calle 26 de Bogotá hubo un accidente de tránsito, y uno de los titulares del hecho decía: “Un choque en la 26 dejó una persona con lesiones leves”. Entonces, cualquier lector puede preguntarse por qué una persona con lesiones leves deja un choque en la 26. Y es claro que la tal persona, después del accidente, debió irse, porque “dejó” (el choque). Esos redactores ni siquiera consideran que si un complemento directo se refiere a una persona es un requisito anteponer la preposición a: “…dejó a una persona con lesiones leves”.

También otra admirada colega escribió en el periódico para el que trabaja: “A exigirle a los maestros para tener mejores alumnos”. Lo correcto: “…exigirles...”, porque el complemento indirecto es plural (maestros). Además, ella misma olvidó que el verbo exigir es transitivo y, por eso, es obligatoria la inclusión del complemento directo: ¡debe decirse qué se les exige a los maestros!

Otro diario de la capital aparece con un titular cliché: “Los bogotanos gozan la ciclovía”, excluyendo de un tajo a los residentes en Bogotá que no han nacido en esta ciudad y que también tienen todo el derecho de pasearse por las ciclovías.

De manera similar, un noticiero televisivo anuncia: “Capturan presuntos asesinos de menor en Bosa”, y otra vez uno pregunta: ¿Qué cosa capturaron esos presuntos asesinos de menor en Bosa? ¿Habrá querido decir el redactor (“digitador”) que
“Capturan a presuntos asesinos…”?
También faltó la preposición a.

En otro medio se publica: “Conozca quienes quieren ser alcaldes locales”, como si se invitara a toda persona que desee ser alcalde para conocer algo (pero no se dice qué). Y todo porque a algún escribiente omitió (¿o desconocía?) una tilde: “Conozca quiénes quieren ser alcaldes” (por ahora, no digamos nada de la cacofonía: “…quiénes quieren…”).

La falta de correspondencia entre el número (plural, singular, etc.) o el género (masculino, femenino, etc.) es uno de los mayores errores de quienes ofician de periodistas: “Comisión de paz del Congreso se reunieron con la ONU-Colombia” o “Selección Colombia Sub-20, obligado a ganar ante Brasil en el Sudamericano”. Para el primer caso, “Comisión” es un sustantivo colectivo (alude a un grupo, a varios) que debe corresponder en número con el verbo que lo acompaña: “Comisión de paz se reúne…”. Y para el caso de la “Selección Colombia”, esta es una expresión femenina; por tanto, debió escribirse: “Selección Colombia Sub-20, obligada a ganar...”.

Otros profesionales de la comunicación aún creen que este mundo es plano: “Trata de personas mueve US$ 32.000 millones cada año a nivel mundial”. Con respecto a este frecuentísimo yerro, se aclara que la diversidad topográfica en la Tierra es admirable tanto en las profundidades del Océano Pacífico como en la cima del Éverest; ¡no hay solo un nivel en el mundo! La expresión recomendada: “…cada año en el mundo”, ¡no “a nivel mundial”!

Con vuestro permiso.

JAIRO VALDERRAMA V.
*A manera de prueba, se conservan todas las fotografías y textos de los ejemplos aquí citados. Sin embargo, es más pertinente señalar los desaciertos (para no repetirlos) que exaltar su autoría.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.