La UN, participante incansable en la construcción de paz

La UN, participante incansable en la construcción de paz

Desde los 60 hasta el proceso de La Habana, docentes han investigado las causas de la violencia.

Universidad Nacional de Colombia

La Nacional ha tenido una participación activa en el análisis del conflicto colombiano.

Foto:

Juan Diego Buitrago - Archivo / EL TIEMPO

22 de septiembre 2017 , 12:46 p.m.

La Universidad Nacional (UN) es un microcosmos del país. Así la describe el profesor Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz. De ahí que, según sus directivas, también sea una institución educativa interesada en aportar a la construcción de una sociedad mejor.“Sin duda, el mayor aporte ha sido involucrarse en los problemas nacionales”, afirma el rector de la universidad, Ignacio Mantilla.

Esto se ha logrado desde diferentes áreas del conocimiento y hacia distintos sectores de la sociedad. Sin embargo, de todos los problemas que aquejan al país, el aporte en el análisis y en la búsqueda de soluciones de la violencia y por lo tanto en la construcción de paz ha sido uno de los fuertes de la institución.

En esta área, el rol más reciente que ha jugado la UN en la paz fue en el proceso con las Farc. “El papel que jugó la UN en las negociaciones fue muy importante; por ejemplo, con la coordinación de los foros que se hicieron para compilar las propuestas que se enviaron a La Habana”, explica Mantilla.

Además, aseguró que una de las ventajas de la universidad es que genera confianza tanto en el Gobierno Nacional como en las Farc. “Es un interlocutor muy valioso para las dos partes”. Por ese motivo, desde que el presidente Juan Manuel Santos anunció el inicio de las conversaciones en Cuba con esa guerrilla, desde la UN se plantearon cómo podrían participar.

La respuesta fue crear el Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz dirigido por Alejo Vargas. “Desde la mesa de diálogo nos pidieron que hiciéramos un foro entorno al primer punto que se estaba discutiendo: el agrario”, asegura Vargas.
A partir de ese momento, en cada uno de los puntos a discutir se hicieron foros de los que salían ideas de la ciudadanía para encontrar propuestas y soluciones. De igual forma, para cada tema seleccionaron expertos que viajaban a Cuba para exponer sus opiniones y conocimientos sobre estos.

Desde la mesa de diálogo nos pidieron que hiciéramos un foro entorno al primer punto que se estaba discutiendo: el agrario

Posteriormente, el Centro de Pensamiento fue seleccionado para que, junto con la Conferencia Episcopal y Naciones Unidas, eligieran a las 60 víctimas de aproximadamente siete millones que hay en el país que viajaron a encontrarse con las partes de la mesa en La Habana.

Una vez culminó el proceso de paz, desde la mesa le pidieron a la UN que realizara un censo de las zonas veredales en las que se congregaban los excombatientes. Esta encuestó a 10.015 miembros de las Farc-EP y evidenció, entre otras cosas, que el 66 por ciento de los excombatientes pertenece a la población rural. “Lo que se busca con estos resultados es generar planes y programas que permitan llevar a cabo un proceso de reincorporación adecuado”, aseguró Vargas.

Además, el Centro de Pensamiento, junto con el Ministerio de Educación, promovió la red de universidades estatales en los territorios de mayor presencia de conflicto para que tengan apoyo para el posconflicto.

También se ha hecho un trabajo importante con el Ejército. “Desarrollamos con el Pnud la misma metodología que hicimos en las consultas con la sociedad para que los civiles expresaran qué tipo de ejército quieren y necesitan, como también cuáles son los problemas de seguridad que hay en sus regiones”, explicó el profesor Vargas.

Otro punto desde el que se ha trabajado la construcción de paz es desde la pedagogía de la misma. Por ejemplo, crearon un programa de televisión por medio del cual se explica en qué consisten los acuerdos de La Habana. O también, profesores de la UN han viajado a las regiones para trabajar con líderes, alcaldes, concejales y otros, para enseñarles cómo construir paz desde su cotidianidad.

UN, paz e historia

El acompañamiento de la UN a la construcción de paz no es solo de este último proceso de paz. En la extensa historia del conflicto siempre ha estado la presencia de esta institución investigando a fondo las causas, consecuencias y posibles soluciones.

Para Claudia Mosquera, directora del departamento de Trabajo Social, “la UN ha jugado un papel importante en varios ejes: el primero es que nació en los años 60 un eje de estudiosos de la violencia, los violentólogos”. Es el caso de Gonzalo Sánchez, actual director del Centro de Memoria Histórica. Por otro lado, en el 98, nacieron los ‘pazólogos’, que crearon iniciativas universitarias para la paz y la convivencia.

Desde este último grupo, según Mosquera, fue que se puso en el centro de la mesa el concepto del desplazamiento forzado como algo para, además de denunciar, de pensar. “Estamos cumpliendo con el objetivo de nacimiento de la UN en 1867 ayudar a la construcción de una nación”, concluye el profesor Vargas.

SIMÓN GRANJA MATIAS
Periodista de Educación
singra@eltiempo.com
En Twitter: @Simongrma

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA